Archivo de la categoría: Gente de Cine

Los que se fueron en 2013 (1) (Jaime Costa)

la-cage-aux-folles-edouard-molinaro

En esta página se ha dado cuenta oportunamente de la desaparición física de varias personalidades cinematográficas en 2013: Ferruccio Mussitelli, Duilio Marzio, Elías Querejeta, Carlo Lizzani, Sarita Montiel, Bigas Luna, Julie Harris, Roger Ebert, Ray Harryhausen, Esther Williams, Dennis Farina, Peter O’Toole, Joan Fontaine y Eleanor Parker.

La síntesis siguiente completa el panorama (no exhaustivo) de otros nombres conocidos que han pasado a la inmortalidad, comenzando por el rubro realizadores.

DIRECTORES:

EDOUARD MOLINARO (1928) director francés falsamente vinculado a la Nouvelle Vague, hizo Acorralado (1958, con Jeanne Moreau, Maurice Ronet), Una adorable idiota (1964, con Brigitte Bardot, Anthony Perkins) y especialmente La jaula de las locas (1978, con Ugo Tognazzi y Michel Serrault) y su secuela de 1980.

GEORGES LAUTNER (1926) director de policiales y comedias desde 1958, con Lino Ventura (El gran golpe de los melenudos, 1965), Louis de Funès (Los alegres vividores, 1965), Alain Delon (Encuentro en la playa, 1974), Jean-Paul Belmondo (El profesional, 1981) y la última Jaula de las locas 3 (1985).

HAL NEEDHAM (1931) antiguo stuntman, se convirtió desde 1977 en director de acción para Burt Reynolds (Dos pícaros con suerte, Hooper el increíble, El que no corre vuela, Los locos del Cannonball II; etc)

NAGISA OSHIMA (1932) saltó a la fama dentro y fuera de Japón con El imperio de los sentidos (1976) pero luego no fue tan explícito con El imperio de la pasión (1978), Furyo (1983) ni Max mon amour (1986) que igual tenían sus audacias temáticas.

MICHAEL WINNER (1935) británico internacional, comenzó como director interesante vinculado al angry cinema inglés (La salvaje, 1964), pero luego se fue a Hollywood a filmar westerns (¡Yo soy la ley!, con Burt Lancaster, 1971), temas de espionaje (Scorpio, 1973, con Lancaster y Alain Delon) y policiales con Charles Bronson, de discutible incorrección política (El vengador anónimo, 1974, y dos secuelas) entre cualquier otro compromiso comercial.

PATRICE CHÉREAU (1944) francés con profusa y comprometida carrera teatral, incursionó en la pantalla con la misma desafiante actitud: La carne de la orquídea (1975), El hombre herido (1983), La reina Margot (1994), Los que me aman tomarán el tren (1998), etc.

TED POST (1918) venía de la TV y tuvo una carrera poco lucida, pero con Clint Eastwood (La marca de la horca, 1977; Magnum 44, 1973) pudo lucirse e incluso hacer una película anti-guerra de Vietnam con Burt Lancaster (Infierno si salida, 1978) que tenía lo suyo.

BRYAN FORBES (1926) correcto actor británico de reparto devenido director de títulos interesantes: Mientras sopla el viento (1961, con Alan Bates, Hayley Mills), El cuarto indiscreto (1962, con Leslie Caron), Al filo del abismo (1964, con Kim Stanley, Richard Attenborough), Caudillo de los desalmados (1965, con George Segal, Tom Courtenay), La caja equivocada (1966, con Ralph Richardson, John Mills), Caída mortal (1968, con Michael Caine), La loca de Chaillot (1970, sobre Giraudoux, con Katharine Hepburn).

RICHARD C. SARAFIAN (1930) también venía de la TV y será recordado por aquella vigorosa corrida hacia la libertad que se llamó Carrera contra el destino (1970), además de Furia salvaje (1971, con Richard Harris) y Las familias del odio (1973, con Rod Steiger, Robert Ryan, Jeff Bridges).

DAMIANO DAMIANI (1922) italiano de títulos intensos y polémicos, supo destacarse en denuncias políticas y sociales a través de El sicario (1960, con Sergio Fantoni), El día de la lechuza (1968, sobre Leonardo Sciascia, con Claudia Cardinale, Franco Nero), Confesión de un comisario a un juez de instrucción (1970, con Martin Balsam, Franco Nero), Todos estamos en libertad condicional (1971, con Franco Nero, Riccardo Cucciola) y hasta adaptaciones de Alberto Moravia (El deseo insaciable o La noia, 1963, con Bette Davis, Horst Buchholz).

DENYS DE LA PATELLIÈRE (1921) francés para todo servicio, sobre todo de la qualitè y de los grandes divos, debutó detrás de Pierre Fresnay (Los aristócratas, 1955) y estuvo detrás de muchas más de Jean Gabin (Los dioses de barro, 1958; Todo un rebelde, 1959; Poker de ases…inos, 1965; El adorado fanfarrón, 1965), pero también como artesano en espectáculos como Un taxi para Tobrouk (1965, con Lino Ventura, Charles Aznavour) y Marco Polo, el magnífico (1964, con Horst Buchholz, Anthony Quinn, Orson Welles, Omar Sharif).

JIRI KREJCIK (1918) checo que se hizo conocer por Conciencia (1948), el colectivo El espejo de la vida (1958), Condenados a vivir (1958), Altos principios (1959) y Misa de medianoche (1962) en tiempos en que el cine de Europa del Este era muy apreciado por críticos y cineclubistas.

Nota: el hecho de que estos directores no tengan títulos destacados más recientemente no obedece a la causa de que hayan permanecido inactivos sino a que en su gran parte fueron atraídos por la TV y allí se quedaron para siempre.

Jaime Costa