Archivo de la categoría: Archivo

“Iron Man 3” (Sergio Moreira)

Extremistas

El vengador metálico de Marvel vuelve al ataque, en su tercera película individual y cuarta aparición en el Universo Marvel. A priori todo nos hacía creer que era el fin de una trilogía del héroe de los colores de Progreso, con la esperada aparición del Mandarín (el enemigo mayor de Iron Man) e inspirado en la saga “Extremis”, aparecida en el 2005.

La dirección deja de ser de Jon Favreau, quien dio buenas señales como director en esta saga, pero no así en las películas por fuera de esta (Elf, Zathura, Cowboys & Aliens) y pasa a las manos de Shane Black, que nos trae su segundo trabajo como director tras Entre besos y tiros. La diferencia del nuevo director se nota a las claras, ya no hay tanta seriedad en el personaje, de hecho todo pasa a ser una gran broma con dos momentos brillantes (el reloj de Dora y el título de su autobiografía), pero que pierde peso a la hora de mostrar a los enemigos de Stark.

Podía haber sido uno de los filmes más oscuros, teniendo en cuenta que se enfrentaría al Mandarín, un malvado personaje chino que posée diez anillos de poder que lo convierten en uno de los magos más poderosos del planeta. Sumado a este, el Extremis, una droga que logra convertir a los seres humanos en seres mejorados.

Lo que hace el director en esta entrega es convertir al Mandarín en un personaje tonto e insulso, de la misma forma que casi dos décadas antes Joel Schumacher había hecho con Bane en la película Batman eternamente.

En esta entrega Iron Man pierde su armadura tras un ataque a su hogar (que también pierde) y en el tiempo que tiene, deberá reparar su armadura, luchar contra los ataques de pánico generados por su participación con los Vengadores y tratar de convivir con un niño que lo quiere ayudar.

El guión no está tan bien ajustado como debería, aún en las fallas que tenía la segunda entrega, el guión se amoldaba bien, aquí no tanto. Los efectos tampoco son excelentes, aunque tanto la banda sonora como la fotografía se ven muy bien.

Robert Downey nuevamente salva la plata, en este vehículo creado pura y exclusivamente para su participación, Ben Kingsley hace lo que puede con el personaje peor delineado del filme. El comienzo de la Fase 2 de Marvel Comics deja mucho que desear, tiene buenas escenas de acción, pero no logra la calidad Marvel ya expuesta en filmes como X-Men, Iron Man o El hombre araña de Raimi.

Iron Man 3 carece del rock’n’roll de las dos anteriores y se centra más en el personaje de carne y hueso antes que en el metálico. La vida amorosa de Tony es lo que se muestra más aquí, así como el crecimiento y maduréz del millonario. Un poco excedida en duración, esta tercera entrega es apenas un spin-off (especie de película derivada) de Los Vengadores.

Como toda película Marvel, hay que esperar al chiste final (luego de los largos títulos finales), que involucra un personaje conocido quien también milita en éste grupo de héroes.

La boletería manda y este título ha superado a las dos entregas anteriores, esto significa que Tony Stark volverá, como lo reza un cartel tras los títulos. Esperemos que vuelva pero en mejores manos que en esta oportunidad.

Iron Man 3” (2013) de Shane Black, con Robert Downey Jr. (Tony Stark), Gwyneth Paltrow (Pepper Potts), Don Cheadle (Coronel James Rhodes), Guy Pearce (Aldrich Killian), Rebecca Hall (Maya Hansen), Jon Favreau (Happy Hogan), Ben Kingsley (El Mandarín), Paul Bettany (Jarvis), Miguel Ferrer (Vicepresidente Rodríguez), Bill Maher, Joan Rivers, Stan Lee (Jurado de concurso), Mark Ruffalo (Bruce Banner). Basado en el comic original creado por Stan Lee y Jack Kirby y en “The Invincible Iron Man: Extremis” de Warren Ellis y Adi Granou. Productores ejecutivos: Stan Lee y Jon Favreau. Duración: 130’

Sergio Moreira (06/05/2013)

“Mi villano favorito 2” (Sergio Moreira)

El despreciable más querible

Cuando en 2010, el dúo de directores Chris Renaud y Pierre Coffin, llegaron al cine con Mi villano favorito sorprendieron por su originalidad. Era la primera vez que en un dibujo animado el villano era el héroe (luego vendría algunos meses después Megamente, repitiendo esta premisa); pero no sólo eso, el personaje se vería en el dilema de tener que criar unas niñas huérfanas; lo que lo llevaría a convertirse en padre sin haberlo previsto.

Este año los mismos directores nos proponen una secuela, lo que demuestra que tenían más para contar sobre los personajes. La frescura del guión demuestra que no es simplemente una jugada económica, sino que hay mucha tela para cortar en el universo del personaje.

Gru, uno de los villanos más queribles del cine de animación, es convocado por una liga antivillanos para colaborar con ellos, por lo que se alejará cada vez más de su pasado maligno, para ser en esta instancia un espía de los suyos o de los que fue. Es en ese marco que aparece El Macho, un malo latino que resulta muy gracioso. Por otra parte, los Minions, sus súbditos son raptados uno a uno por una mano desconocida. Los planes del malo de turno se verán más claros en los últimos tramos del filme, donde aparecerán unos Minions muy agresivos.

Divertida película para público infantil, pero que puede ser disfrutada por los adultos que los acompañen. Mi villano favorito 2 entra en ese tipo de cine de animación que está hecho con respeto por su público. Nuevamente la poca audacia de la distribución nos trae sólo la copia doblada al español, lo que hace que nos perdamos de las voces originales de: Steve Carell, Kristen Wiig, Miranda Cosgrove y Russell Brand.

Mi villano favorito 2” (Despicable Me 2, 2013) de Pierre Coffin y Chris Renaud. Duración: 98’

Sergio Moreira (04/08/2013)

“Guardianes de la galaxia” (Guillermo Zapiola)

Encantos de las viejas matinés

Olvídense de Ray Bradbury, o de los escritores de la Nueva Cosa de los años sesenta (Dick, Aldiss, Ellison, Ballard, Farmer). Olvídense incluso de la áurea era de Campbell de los años cuarenta (Asimov, Van Vogt, Poul Anderson), aunque algo de Fredric Brown o del más juvenil Robert Anson Heinlein hay en esta aventura de ciencia ficción.

La sustancia de la película viene de más atrás, de los años treinta, de las historietas de Flash Gordon o Buck Rogers, de las “space operas” de Harlan Ellison, Jack Williamson o Catherine L. Moore. Lo sorprendente es el ingenio, el humor y la frescura que exhibe el resultado.

Una pandilla de bribones simpáticos (un bandido humano interpretado por Chris Pratt que parece inspirado en el Han Solo de Harrison Ford; una combativa guerrera extraterrestre; un mapache con inteligencia humana; un vegetal humanoide) une fuerzas para combatir al usual perverso interplanetario que aspira a controlar el Universo y puede destruirlo. La aventura está poblada, naturalmente, por espléndidamente editadas escenas de acción y por el previsible despliegue de efectos especiales que ciertamente llena el ojo, pero afortunadamente no se agota en eso.

A diferencia de la mayoría de los recientes films de ciencia ficción o de superhéroes, Guardianes de la galaxia se las arregla para que cuando algo no está explotando o rompiéndose en la pantalla, lo que sucede sin embargo importe. El punto de partida es un guión inteligente, capaz de crear personajes imperfectos, vulnerables y queribles, cuyas relaciones llegan a interesar y que hasta tienen un arco dramático: vacilan, cometen errores, se arrepienten, toman de pronto una decisión heroica. Y hay un permanente humor en el diálogo, que apuesta a la réplica ingeniosa y frecuentemente a la divertida alusión a fenómenos de la cultura popular del siglo XX. Alguien debería enviarle a Michael Bay una copia de este film antes de que perpetre el próximo Transformers: quizás así aprenda de una vez que es posible fabricar un entretenimiento de gran espectáculo que no ofende la inteligencia. Liviana y sin pretensiones (no hay mensajes New Age como en Avatar), la película corre simpática y veloz. No es poca cosa.

Guardians of the Galaxy” Estados Unidos, 2014. Director: James Gunn. Con: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Lee Pace, Michael Rooker, Karen Gillan, Djimon Hounsou, John C. Reilly, Glenn Close, Benicio Del Toro. Duración: 121′

Guillermo Zapiola (El País, 31/07/2014)

“Guardianes de la galaxia” (Analía Filosi)

Humor bien elaborado

No es otra de superhéroes común y corriente. Es una que tiene mucho humor, mucha parodia y protagonistas perdedores. Porque los cinco Guardianes de la Galaxia no son seres serios, ganadores ni infalibles. Para nada. Se juntan por accidente, se ayudan a que sus tropiezos se conviertan en fortalezas, y salen a salvar a la galaxia de una destrucción que está en marcha y depende de la recuperación de una esfera. El líder es un humano secuestrado de la Tierra hace veinte años y que ahora se dedica a robar para su “jefe”, acompañado siempre de un casete de Canciones Memorables Volumen I. Lo secundan una chica de pocas pulgas, un mapache pistolero, un humanoide con forma de árbol y un vengador que no escucha razones. Enfrente tienen a un villano dispuesto a todo y una serie de personajes laterales que entran y salen de acuerdo a sus intereses. La mezcla se da también en el elenco, compuesto de conocidos –Zoe Saldana, John C. Reilly, Glenn Close, Djimon Hounsou-, voces conocidas para personajes no humanos –Bradley Cooper, Vin Diesel- y el pasaje a un primer plano de actores que hasta entonces eran secundarios del cine o la TV. Tal el caso del protagonista principal, Chris Pratt, más conocido por su papel en la exitosa comedia de TV, Parks and Recreation. Hay acción y efectos especiales de los buenos, pero nada diferente a lo que nos tienen habituados los films de superhéroes. La diferencia está en lo dicho en un principio: el condimento de humor bien elaborado y administrado que tiene una historia que, además de entretener, pretende presentar a un quinteto que sin duda nos acompañará en varias secuelas más. Así lo prometen en el final.

Guardians of the Galaxy” Estados Unidos, 2014. Director James Gunn. Elenco: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Lee Pace, Michael Rooker, Karen Gillan, Djimon Hounsou, John C. Reilly, Glenn Close, Benicio Del Toro, Laura Haddock, Sean Gunn, Peter Serafinowicz. Duración: 121′

Analía Filosi (Sábado Show, 02/08/2014)

“Guardianes de la galaxia” (Diego Faraone)

Antihéroes Marvel

Abocado frecuentemente al cine de superhéroes, el estudio Marvel Films ya había metido un golazo con Los vengadores, un largometraje de los más adictivos, de esos que huelen a matiné, que mantienen al espectador al borde de la butaca durante todo el metraje, encandilado con ritmos trepidantes y un espíritu lúdico desbordante. Este año los blockbusters vinieron muy flojos, desplegando fuegos de artificio rutinarios y repletos de lugares comunes, pero esta película retoma el nivel de lo mejor de Marvel Films y supone un dichoso reencuentro con el gran espectáculo.
Un grupo de marginados e inadaptados vaga por un remoto universo sideral: son ladrones, mercenarios, cazarrecompensas, bandidos de la más baja calaña que, como no podía ser de otra manera, coinciden en un mismo lugar queriendo matarse unos a otros, y comienzan a conocerse en una forzosa estadía juntos, al interior de una cárcel. El grupo no podía ser más disímil: Zamora, de lustrosa piel color verde, es una asesina perfecta; Quill, un aventurero mujeriego detestado y requerido por media galaxia; Groot, un humanoide con forma de árbol (o viceversa); Drax el destructor, un mastodonte que, consecuente con su apodo, sólo piensa en venganza y, no menos intimidante, Rocket es un pistolero mapache de capacidades intelectuales asombrosas, como resultado de experimentos genéticos. El trazado de los personajes es perfecto (y eso que dos de ellos son íntegramente digitales), cada uno presenta su atractivo y su escondida dosis de humanidad, y la conjunción supone una mezcla explosiva e hilarante, cuyo mayor interés radica en su incorrección. En un universo donde los valores morales no son claros, la vocación auténticamente antisocial de estos energúmenos se convierte en una fuente inagotable de efectivos chistes.
Si esta base de personajes (auténticos antihéroes dignos de las novelas negras) ya tiene un gran atractivo, el guión en su conjunto se presenta como un efectivo ejercicio lúdico. Quill, el protagonista, trae consigo un walkman a pilas con una selección grabada en casete, cuyo rótulo escrito a mano reza “música buenísima Vol 1” (el homenaje a la cultura pop de los años ochenta es constante) y todo el libreto está construido en torno a este artefacto y a las canciones allí contenidas, como “Hooked on a Feeling” de Blue Swede y “Cherry Bomb” de los Runaways, que se acompasan con la acción y dan fuerza al relato. Como en la vieja trilogía de
La guerra de las galaxias, la ciencia ficción espacial es una excusa para dejar volar la imaginación y construir un universo brillantemente orquestado de batallas espaciales, tiroteos con armas láser, peleas cuerpo a cuerpo y monstruos de diverso calibre.
Sobre el desenlace el buen nivel decae un poco, con reiteradas invocaciones a la amistad y a la comunión grupal que caen un poco en lo cursi y echan a perder un poco ese encanto anárquico de los personajes. Por supuesto, esta es la primera parte de una nueva franquicia, y visto el taquillazo que viene significando esta primera entrega, es de esperar que vendrán algunas más. Pero de mantenerse el ingenio, el pulso y las ganas de hacer presentes –afortunadamente el director británico y coguionista James Gunn también estará encargado de la secuela– no habría que dejarlas pasar. 

Guardians of the Galaxy” Estados Unidos/Reino Unido, 2014. Director: James Gunn. Elenco: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Vin Diesel, Bradley Cooper, Lee Pace, Michael Rooker, Karen Gillan, Djimon Housou, John C. Reilly, Glenn Close, Benicio Del Toro, Stan Lee. Duración: 121’

Diego Faraone (Brecha, 29/8/2014)

“Capitán América y el soldado del invierno” (Sergio Moreira)

La supremacía del Capi

Tres años después de su debut en el Universo Marvel Siglo XXI, vuelve el Capitán con más aventuras y más preocupaciones personales.

El personaje ya había aparecido en otras producciones, antes de este debut del 2011; no solo en la serie animada Capitán América (Captain America, 1966), sino en Capitán América, el vencedor (Captain America, 1944) con Dick Purcell como el Capitán, Captain America (1979) y Captain America II: Death to Soon (1979), ambas con Reb Brown y Capitán América (Captain America, 1990) de Albert Pyun, interpretado por Matt Salinger.

El atribulado capitán, que añora el Siglo XX, está de vuelta con un poco más de ganas, asumiendo que hay cosas que debe conocer de sus años de ausencia como Nirvana, Viaje a las estrellas, La guerra de las galaxias, el filme Rocky y Miles Davies, entre otros.

La nueva aventura lo enfrentará con varios fantasmas personales: el regreso de un viejo amigo que creía muerto y ver como se desmorona todo aquello en lo que cree; eso lo fortalecerá y lo hará más crítico de la política norteamericana.

Basado en la serie de historietas de “El soldado del invierno” creado por Ed Brubaker, quien a su vez se inspiró para realizarla en el videojuego “Bionic Commando” de 1987, el filme mantiene algunas de las cosas que marcaron a la historieta original, como la oscuridad del relato y la paranoia latente. En el filme H.Y.D.R.A. tiene mucho más poder de lo que se pensaba y encontramos a la agencia S.H.I.E.L.D. infiltrada; nuestro Capitán se las verá negras para saber en quien tiene que confiar. Acompañado de la ex espía rusa Viuda negra y tras el ataque a Nick Furia; Steve Rogers deberá volver a ponerse el traje de Cap. América para salvar al mundo, luchando con un tipo con súper fuerza llamado El soldado del invierno.

El filme está dirigido por los hermanos Russo, directores de Tres son multitud (You, Me and Dupree, 2006), así como de varios episodios de las series Arrested Development (2003) y Community (2009). Con esta película demostraron que no sólo pueden dirigir comedia, sino que también se manejan dentro del campo de la acción, aunque debemos decir que éste título resultó ser más violento que los anteriores de la saga Vengadores; se nota en demasía la deuda con la trilogía de filmes de Jason Bourne, quien ha cambiado el estilo de cine de espías de los últimos tiempos.

La película presenta a Halcón, un nuevo personaje que para quienes han seguido la historieta saben que es un viejo conocido que tarde o temprano debía aparecer; lamentablemente en el filme no se ahonda en él, quedando apenas un esbozo de lo que es en el cómic.

La curiosidad es que en paralelo con este filme, en un canal cable se exhibe la serie Agentes de S.H.I.E.L.D. (2013), la que no incide en la saga cinematográfica pero que si cambiará tras lo que ocurre en Capitán América y el soldado del invierno; otro logro de Marvel, él de no sólo lograr la unidad de todos los filmes, sino también combinarse con una serie televisiva.

Finalmente decir que no se debe abandonar la sala presurosamente, ya que hay dos finales más; uno apenas pasan los primeros títulos y otro al final de todo; en el primer final se muestran dos personajes importantes del universo Marvel, como son Quicksilver y la Bruja Escarlata, hermanos gemelos que son hijos (nada menos) que de Magneto, el principal enemigo de los X-Men. Aún no sabemos si esto significa que se unifican a esta otra saga, pero lo cierto es que son dos importantes personajes de la casa de las ideas (lema como también se conoce a la empresa Marvel).

Capitán América y el soldado del invierno” (Captain America: The Winter Soldier) Estados Unidos, 2014. Director: Anthony y Joe Russo (Joss Whedon dirige la escena posterior a los créditos). Con: Chris Evans (Capitán América), Samuel L. Jackson (Nick Furia), Scarlett Johansson (Viuda negra), Robert Redford (Alexander Pierce), Sebastian Stan (Soldado del invierno), Anthony Mackie (Halcón), Cobie Smulders (Maria Hill), Frank Grillo (Brock Rumlow), Maximiliano Hernández (Jasper Sitwell), Emily VanCamp (Agente 13), Hayley Atwell (Peggy Carter), Toby Jones (Dr. Arnim Zola), Stan Lee (Guardia del Smithsoniano), Ed Brubaker (Científico). Productor ejecutivo: Stan Lee. Guión: Christopher Markus y Stephen McFeely, basados en la historieta original creada por Joe Simon y Jack Kirby y en la historia de “El soldado de invierno” creada por Ed Brubaker. Duración: 138’

Sergio Moreira

“Avengers: Era de Ultron” (Fernán Cisnero)

Huele a espíritu adolescente

La escena inicial de Avengers: Era de Ultrón promete: en una sola toma se presenta a cada uno de Los Vengadores, a un ritmo desafiante para una película de dos horas y media.

Allí van entrando en escena de a uno los integrantes de esta banda loca de justicieros que incluye la petulancia de Iron Man, la sobriedad del Capitán América, la fortaleza de Thor, la belleza asesina de Viuda Negra, la bronca de Hulk y la puntería de Hawkeye. Juntos son dinamita o algún explosivo de mayor alcance a juzgar por el estado en que quedan las tres ciudades que convierten en campo de batalla. Sus rivales no son moco de pavo, como es de esperar de una pandilla de robots voladores comandados por una inteligencia artificial que es como la versión nefasta de Tony Stark, si es que eso es posible. Mientras el personaje de Robert Downey Jr. quiere, a su manera, salvar el mundo, este nuevo, el Ultrón del título, cree que lo mejor para llegar a la paz mundial es terminar con los humanos.

Todo es una sumatoria de explosiones, persecuciones, destrucción y peleas que Whedon, fiel a su estilo, consigue matizar con escenas de los superhéroes de civil confraternizando y jugando con seres humanos. Una serie de escenas oníricas (de humanos y de máquinas) le dan otro respiro de originalidad. Todo, igual, es rápidamente interrumpido por una nueva serie de explosiones, persecuciones, destrucción y peleas.

Lo mismo pasa con cualquier línea argumental compleja que solo tiene tiempo de esbozarse. La contraposición, por ejemplo, del infierno en que hemos convertido el mundo tecnologizado y la paz análoga de la familia nuclear es aplastada rápidamente por un guión que, aunque en dos horas y media, tiene sus propias complejidades que atender. Es tanta la información que maneja Whedon, tantos los cambios de personajes que en determinado momento se parece a un juego en el que al pasar de nivel, el peligro (y el villano) se renueva.

Eso puede hacer todo el asunto un tanto confuso. ¿No era que Ultrón era el mal mismo? Sí, pero quizás no tanto. ¿No era que Visión era la perfección hecha bondad? Bueno, sí pero no tanto. ¿No era que la Bruja Escarlata te deja la cabeza como loca? Sí, pero también tiene poderes telequinéticos. Es demasiado.

Quizás alguien más familiarizado con el universo Marvel explique esas idas y venidas. Al resto nos conviene dejarnos llevar por ese espíritu adolescente que Whedon consigue transmitir con esmero. No está tan mal.

Avengers 2: Era de Ultrón” (Avengers: Age of Ultron). EE.UU., 2015. Escrita y dirigida por: Joss Whedon basado en Los Vengadores de Stan Lee y Jack Kirby. Intérpretes: Chris Evans, Robert Downey Jr., Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner.

Fernán Cisnero (30/04/2015)

“Avengers: Era de Ultrón” (Diego Faraone)

Superpoblación

La primera de las entregas de Los Vengadores, además de ser una apuesta monumental y multimillonaria, seguramente haya sido de las mejores películas de superhéroes jamás filmadas. Dotada de una anécdota bien contada, bien montada y bien resuelta, con un ritmo notable, muchísimo humor, personajes sólidos y carismáticos, un guión que equilibraba la presencia de cada uno de ellos pero sin dejar a ninguno opacado y, sobre todo, con mucha frescura y efectos especiales que parecían puestos al servicio de la historia y no al revés, se convirtió en uno de los puntos más altos a los que había llegado hasta su momento la Marvel Studios. Después vino la maravillosa Guardianes de la galaxia y hasta puede decirse que la superó, pero la idea en su momento era impensable.

Justamente esas dos películas pueden darnos la clave de por qué esta nueva entrega de Los vengadores parecería perderse en el intento de llegar a esa altura y no lograrlo. Primero y fundamental: los vengadores de la primera eran seis, los guardianes de la galaxia eran cinco. Se trataban de cifras accesibles para poder dar una parte del protagonismo a cada uno, para plantear diálogos y acciones que presentasen una interacción entre ellos y que de esta forma se solidificaran como grupo, con el componente emocional necesario para otorgarles una unidad. En esta nueva entrega hay tres vengadores más: ahora son nueve, y quien mucho abarca poco aprieta. Los diferentes conflictos, las subtramas, los vínculos particulares que se tejen se pierden en una película que naturalmente se acaba recargando demasiado a lo largo de 141 minutos.
En segundo lugar, tanto Los vengadores como Guardianes de la galaxia zafaban notablemente de la fiebre destructiva que aqueja a muchísimos blockbusters estadounidenses, sobre todo desde los atentados del 11 de setiembre: esa necesidad de invertir millonadas en edificios derruyéndose, ciudades enteras siendo arrasadas, con civiles de por medio. Una búsqueda de catarsis que termina prescindiendo de la imaginación para convertirse en un ejercicio vacío de demolición y lluvias de escombros. Esta película tiene buenas escenas de acción, especialmente un plano secuencia al comienzo que muestra a los diferentes superhéroes entrecruzándose y desplegando sus poderes durante un operativo, y sobre todo, una lucha cuerpo a cuerpo entre Hulk y una versión hinchada y XG de Iron Man, acorde a la masa corporal del primero (una suerte de paquete de emergencias ideado para controlar al hombre verde una vez que se desquició totalmente), pero en general se llega a puntos en que esa destrucción urbana sin sentido abruma, perdiéndose el poder de impacto que en un principio se busca.

Y por todos lados se notan los malabares. Al guión le asoman indicios de estrategia premeditada: es muy probable que para una próxima entrega ya no se cuente con alguna de las más importantes estrellas que componen el cuadro (naturalmente, estamos hablando de grandes actores consagrados que bien podrían hartarse de malgastar su físico y su talento en otros blockbusters), y no sería raro que no accedieran a filmar más continuaciones. Por tanto, ya son sugeridos los retiros de varios de ellos, y se hace hincapié en la renovación. En estas vueltas se pierden más minutos que lo único que logran es que esta atiborrada superproducción se disperse aun más.

Avengers: Era de Ultrón” (Avengers: Age of Ultron). EE.UU., 2015. Escrita y dirigida por: Joss Whedon basado en Los Vengadores de Stan Lee y Jack Kirby. Intérpretes: Chris Evans, Robert Downey Jr., Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner.

Diego Faraone (Brecha, 06/05/2015)

“Avengers: Era de Ultrón” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

La misma sopa

A fines de los años treinta del siglo pasado, surge la que luego será “Marvel”, exitosa editorial de historietas. Por la misma época, los héroes de historietas serán llevados a la pantalla en producciones de rigurosa clase “B” y a través de films en episodios. Agotada esa modalidad de cine barato para proveer matinés, “Hollywood” ensaya la conversión de esos personajes en protagonistas de superproducciones. Allí están Superman, Batman, Robin y congéneres para probarlo.

Pero aquellos superhéroes de primera línea se cansaron (y el público también), dejando espacio a figuras secundarias: Capitán América, Thor, Hulk y un largo etcétera. Por cierto que estas criaturas, en solitario, también tuvieron su limitada vida útil.

Marvel, desde 2009, pasó a integrar el imperio Disney cuyas huestes engrosaron. Por cierto que a los públicos (¿infantiles?) del siglo XXI debían ofrecerse nuevas formas. En el caso de Marvel Disney, ello se traduce en films a los que no alcanzó un solo ídolo sino que se presentaron varios en simultáneo.

Estas “patotas” vuelven en una segunda parte de Los Vengadores (2012), con este Avengers: Era de Ultrón, reiterando director, actores, etc. y un relato que poco importa; desarrollando luchas en un ficticio país europeo, con participación de Bruja, Inteligencia artificial, Thor, Capitán América y adláteres inmersos en incesante alud de efectos especiales, por momentos, sin la “verosimilitud” a que nos tienen acostumbrados los expertos de Hollywood.

Un hábil lanzamiento a escala mundial, destinado a acrecentar la avidez del público (venta de entradas anticipadas, merchandising, etc.) generó records de asistentes y recaudación. Las imposibles luchas del bien contra el mal dieron sus frutos.

Avengers: Era de Ultrón” (Avengers: Age of Ultron). EE.UU. 2015. Dir.: Joss Wheldon. Con: Robert Downey Jr., Chirs Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johanson.

Álvaro Sanjurjo Toucón (Crónicas, 07/05/2015)

“Ant-Man: El hombre hormiga” (Nicolás Tabárez)

La gran historia de un pequeño héroe

Ant-Man es una divertida aventura de superhéroes, aunque a menor escala que las de sus colegas.

Iron Man fue el puntapié inicial del universo cinematográfico de Marvel, ese creciente conglomerado de películas, series de televisión y series vía streaming sobre superhéroes que están interconectadas entre sí. Eso fue en 2008. Cinco años antes, Marvel ya estaba trabajando en el desarrollo creativo de Ant-man: El hombre hormiga, que se vino a estrenar recién hoy, tras una producción aquejada por los problemas.

Esta era la candidata ideal para que el proyecto de Marvel finalmente enfrentara un fracaso. El director original de la película, Edward Wright, renunció un mes antes de iniciar el rodaje. La película sufrió cambios en su guión de forma casi constante, pero el producto final, si bien no es un producto excelente como Guardianes de la Galaxia (también de Marvel), es una sorpresa agradable.

A El hombre hormiga le cuesta arrancar. Tiene un inicio algo confuso, presentando en paralelo a dos personajes. Uno es el viejo Ant-man, Hank Pym (Michael Douglas), un científico que descubre una fórmula que le permite encogerse al tamaño de un insecto y aumentar la fuerza del individuo, al tiempo que desarrolla tecnología que le permite “hablar” con las hormigas. Pym fue superhéroe durante la guerra fría, pero la desaparición de su esposa Janet (también heroína) le deja un rechazo por los individuos con poderes. El otro personaje es su sucesor, Scott Lang (Paul Rudd), un ladrón de guante blanco que acaba de salir de prisión y quiere reformarse para darle una mejor imagen a su hija Cassie.

Pym recluta a Scott para que porte el traje de Ant-man y robe una tecnología similar desarrollada por su protegido, Darren Cross, un villano que tiene los mismos problemas que la mayoría de los villanos de Marvel: es demasiado chato y unidimensional.

Un superhéroe diferente

La aventura en la que se embarca Scott es delirante y bastante “rara”, lo que llama la atención en un mundo con dioses nórdicos y extraterrestres de todos los colores. Ant-Man es un superhéroe de segunda línea dentro del mundo Marvel y la película es consciente de eso. De hecho, lo usa a su favor y hasta se burla de ello.

De todas maneras, Ant-man no deja de ser una película del universo Marvel, que sigue una determinada fórmula narrativa. En algunos puntos se nota demasiado y se hace repetitivo, pero la cinta tiene un giro propio a esta fórmula que la hace más llevadera. Es que Ant-man es una historia más “chica”, no solo por la capacidad de su protagonista.

Scott Lang no busca salvar al mundo, sino que busca salvarse a sí mismo y a la gente que le importa, a su familia y a la de Pym. Esto se ve apoyado por la capacidad actoral de Douglas, Rudd y Evangeline Lilly, quien interpreta a la hija de Pym, Hope, y es uno de los personajes femeninos más fuertes del mundo Marvel, en una época donde los roles de las mujeres se miran con lupa. Otro punto alto a nivel de actuación es Michael Peña, cuyo personaje Luis se roba la escena con cada aparición.

Es innegable que Marvel (y Disney, su propietaria), cada vez tienen un mayor control sobre sus productos y se nota. Wright se fue del proyecto original aduciendo “diferencias creativas”, algo similar a lo que le sucedió a Joss Whedon. El director de las dos primeras películas de Avengers terminó su relación con Marvel por el desgaste que le significaba producir esas películas, donde la libertad creativa no es absoluta.

Con guiños

Parte del encanto de las películas de Marvel es la combinación de instancias habituales del cine de superhéroes con aquellas propias de otros géneros. En Ant-man hay guiños a las películas de robos y estafadores, así como una mayor presencia de la comedia, que la hacen diferente a las aventuras más solemnes del Capitán América o Iron Man.

Pero a pesar de ser una historia más pequeña y humana, Ant-man no deja de estar inserta dentro del Universo Marvel, por lo que están las infaltables menciones y apariciones de personajes de otros filmes de la saga, así como adelantos a las películas que vendrán (incluyendo el regreso de Scott Lang). Es que Ant-man es el final de la segunda fase de películas de Marvel, un final digno, pero dejando los puntos suspensivos para lo que se viene, una marca registrada de la casa.

Ant-Man: El hombre hormiga” (Ant-Man) Estados Unidos, 2015. Director: Peyton Reed. Elenco: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Corey Stoll, Bobby Carnevale, Michael Peña, Michael Douglas. Duración: 117’

Nicolás Tabárez (El Observador, 16/07/2015)