Archivo de la categoría: Actualidad

“Clever” (Mariángel Solomita)

Amistad entre tuning y músculos

La historia de Clever empieza 10 años atrás, con dos compañeros de facultad buscando una película para hacer. Guillermo Madeiro pasaba cada día frente a una escuela de artes marciales maltrecha. Hasta que se decidió y entró. Y conoció a su dueño. Entonces comprendió que la inspiración estaba en la esquina de su casa. Federico Borgia, la otra parte de esta dupla, dice que a partir de ese momento empezaron a imaginarse al personaje principal de su primera ficción: Clever Pacini, 35 años, padre de un niño de 10. Un hombre que debe lidiar con un divorcio que no quiere, y fluctúa entre el caos (fiestas, cocaína, autos tuneados y ruidosos) y la disciplina (porque practica artes marciales).

“Clever no tenía nada que ver con la apariencia de Hugo Piccinini, el actor que lo interpreta. Lo imaginábamos como una especie de Arévalo Ríos pero queríamos trabajar con Hugo, así que escribimos para él”, cuenta Borgia. Clever tomó su forma: pelado, nariz aguileña, ojos verdes y barba pelirroja. Pero a Piccinini le llevó un año calzarse el personaje: tuvo que aprender artes marciales y entrenarse con dedicación para ganar musculatura.

El resto de los personajes y la escritura de las escenas llegaron con el tiempo y luego de una particular investigación. “Para sacar ideas y escribir, visitamos diferentes ambientes. Nos quedábamos en espacios que nos parecían interesantes y prestábamos atención al tipo de persona que nos da curiosidad”, explican a dúo.

“Nos gustan los personajes rotos con inclinación a la comedia. Que son extremos y antihéroes”, describe Borgia.

Un lugar central para desarrollar la historia fue San Antonio, pequeño y solitario pueblo de Canelones en el que se filmaron algunos cortos y en donde Guillermo Casanova rodó hace poco su nueva película. En la ficción San Antonio fue bautizado como Las Palmas.

“Nos propusimos filmar al pueblo de tal manera que luciera como uno cualquiera”, aclaran. Pero tomaron cierta extrañeza y misterio que se percibe en el aire, y que en la pantalla le da un tono fantástico a la narración. “Nos inspiró muchísimo y fue un placer filmar ahí. El otro personaje central se nos ocurrió en San Antonio cuando vimos una casa de familia que en la fachada tenía escrito Power Gym. Miramos por una ventana y vimos que funcionaba un gimnasio”, dice Madeiro.

Así surgió Sebastián, un forzudo que se siente un artista incomprendido en un pueblo de mediocres. Pinta, toca el piano, reza en latín, y soporta a una madre sensual que dibuja compulsivamente cuerpos de hombres desnudos.

Clever llega a Las Palmas en busca de Sebastián, porque quiere que le decore la chapa de su Chevette Tiburón para competir en un encuentro de tuning. Uno de los lujos de esta película fue conseguir que Sebastián sea interpretado por Antonio Osta, bicampeón mundial de fisicoculturismo que acá debuta como actor.

“Una vez nos dijeron que nuestros personajes son caricaturas pero que tienen carne, y que es eso lo que los hace reales y queribles”, comenta Madeiro.

Horacio Camandulle, por ejemplo, es un parroquiano del bar Las Palmas, usa peluca y toma la especialidad de la casa: helados palito de vino tinto. A Néstor Guzzini le tocó ser el malo: un mecánico sudoroso y malhumorado que trabaja rodeado de chatarra oxidada.

Los aliados.

La historia de Clever, incluye el entusiasmo y el apoyo de varios amigos. Desde que Madeiro entró a esa escuela de artes marciales hasta que el guión se filmó pasaron siete años. Y tres más hasta su estreno de hoy.

Entre los responsables del buen resultado de la película están el director de fotografía Ramiro González, el músico Ismael Varela (también conocido como Señor Faraón), y el montajista Juan Ignacio Fernández.

Los dos primeros ya había formado parte del equipo de Nunchaku (2011), un film experimento de esta dupla (cuya productora se llama Montelona Films) y que también tenía como eje de su argumento la amistad y la traición.

En Clever, su trabajo crece gracias a la inclusión de cineastas experientes, como el director de arte Gonzalo Delgado, la encargada de la ambientación Nicole Davrieux, y el equipo de sonido.

Otra participación relevante es la del artista plástico Alberto Saravia, que se encargó de hacer los diseños con aerógrafo (como el del Chevette, que quedó de recuerdo en una plaza de San Antonio), y otras estructuras muy bien logradas como la fachada del gimnasio (que quedó en la iglesia del pueblo).

En Clever la estética es fundamental para darle forma al ánimo buscado: una mezcla de comedia, drama y violencia. Por eso investigaron la paleta de colores mucho antes de empezar las charlas con los directores de arte. También planificaron varios detalles de decoración que ayudan a definir a los personajes, y escogieron locaciones que reflejasen el estado emocional del protagonista.

Clever llena de aire fresco al cine uruguayo, proponiendo un tratamiento lúdico y arriesgado de un drama íntimo.

En los festivales que ha recorrido suelen definirla como una sátira que desnuda lo frágil que puede ser la masculinidad. Pero estos amigos prefieren ver a su película como el encuentro de dos personas que se fabrican una ilusión para sentirse valorados en un entorno simpáticamente hostil.

Dirigir a un campeón de culturismo.

Aunque a estos cineastas no les gusta contar a través de los diálogos, el rol de Sebastián exigía un actor que pudiera soportar el peso de líneas difíciles, porque se trata de un personaje sensible encerrado en el cuerpo de un hombre forzudo. Luego de buscar, llegaron hasta Antonio Osta, bicampeón de fisicoculturismo: 120 kilos de musculatura. Osta se negó a hacer un casting, pero le gustó la idea de rodar. Los conquistó enseguida. De hecho aportó varias de sus particularidades para engrandecer al personaje, como su habilidad para tocar el piano y sus conocimientos de latín. También compuso un tema musical para una escena.

Mariángel Solomita (El País, 28/04/2016)

Julio García Espinosa: representante de una época (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Del cine a la revolución

El pasado 13 de abril, a los 89 años, falleció en La Habana, donde había nacido, el cineasta Julio García Espinosa. Era el último sobreviviente de los fundadores del ICAIC (Instituto Cubano del Arte de Industria Cinematográfica) que comenzara su actividad tan solo 83 días después del triunfo de la Revolución Cubana.

Realizador, guionista, docente, ensayista, fue una figura a la que más allá de coincidencias y/o discrepancias ideológicas y estéticas, debe reconocerse su labor en la construcción del cine cubano, a la vez que dejara su impronta en el llamado Nuevo Cine Latinoamericano.

En 1955 dirigió El Mégano, cortometraje considerado el principal antecedente del cine gestado luego del triunfo de la Revolución. Dirigió seis films de ficción y participó en diversos rubros, especialmente guionista, en títulos de la relevancia de Lucía (Humberto Solás), y La primera carga al machete (Manuel Octavio Gómez), entre otros.

Fue símbolo y representante de un tiempo de cambios en el cine de su país y del Tercer Mundo, especialmente en lo que a Latinoamérica concierne.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas)

Tendencia en el cine (Pablo Staricco)

superheroes

Todos los actores terminarán en un filme de superhéroes

A menos de un mes de que Marvel y Disney estrenen una de las películas de superhéroes con mayor reparto de estrellas en la historia del género con Capitán América: Civil War, una nueva elección de elenco en torno a otro héroe de la editorial de historietas confirma que los estudios ya consiguen fichar a estrellas recientemente consagradas con un premio Oscar.

El portal estadounidense Deadline indicó que Michael Keaton, nominado a Oscar 2015 a Mejor actor principal por Birdman o (la inesperada virtud de la ignorancia) (2014), tendrá un papel en Spider-Man: Homecoming (2017), un nuevo intento de los estudios Sony por relanzar en el cine al personaje.

Tras un acuerdo con los estudios Marvel –propiedad del conglomerado de Disney–, Sony trabajará en conjunto con la compañía dueña de la franquicia de Los Vengadores en introducir nuevamente al héroe arácnido, quien será interpretado por el joven actor Tom Holland. El intérprete inglés hará su primera aparición como Spider-Man en Capitán América: Civil War y, de acuerdo a las primeras impresiones de los críticos en Estados Unidos, su interpretación del personaje es “asombrosa”.

Pese a que todavía no se hizo el anuncio oficial, el rol de Keaton se suma a otra serie de fichajes de actores oscarizados que tendrán futuros papeles en películas de superhéroes en los próximos años.

Por ejemplo, Cate Blanchett –nominada recientemente al Oscar por Mejor actriz principal por Carol (2015)– será la villana de Thor: Ragnarok (2017), la tercera entrega de la franquicia liderada por Chris Hemsworth como el dios de origen nórdico.

Marvel también tiene fichados a otros actores de reciente pasaje por la ceremonia de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos. El martes se publicó el primer avance de Doctor Strange: Hechicero supremo (2016), película que será protagonizada por Benedict Cumberbatch (nominado a Mejor actor en 2015 por El código enigma) y Chiwetel Ejiofor, ganador de la codiciada estatuilla en 2014 por 12 años de esclavitud.

Del otro lado de la competencia por la taquilla, Ben Affleck (director de Argo, Mejor película en 2013) retomará el rol de Batman en dos filmes de La Liga de la Justicia, además de dirigir y protagonizar una película en solitario del héroe próximamente, según anunció Warner en la conferencia CinemaCon. También está confirmada la participación de J. K. Simmons –ganador del Oscar a Mejor actor de reparto por Whiplash: música y obsesión (2015)– en La Liga de la Justicia como el comisionado Gordon, otra señal de que el máximo galardón de la industria del cine y el género de superhéroes tienen una relación cada vez más estrecha. 

 

Pablo Staricco (El Observador, 15/04/2016)

Aquellos cines que el recuerdo atesora (1): Trocadero (Jaime Costa)

Las glorias del Trocadero

Ahora que el ex cine Trocadero se ha convertido en un Outlet, luego de haber albergado durante más de diez años a una secta religiosa, conviene repasar año a año algunos títulos fundamentales o al menos muy recordables de la historia del cine que pasaron por su pantalla en los 60 años en que las películas exhibidas para el público constituían la única razón de ser de esa privilegiada sala de 1.241 butacas en la mejor esquina de Montevideo. Fue regenteada por la empresa Glücksmann durante gran parte de su historia, como la principal sala de ese poderoso circuito de exhibiciones. Aquí están, año por año, los principales títulos estrenados en el Trocadero. Los datos de las películas mencionadas pueden consultarse en Cinestrenos, con acceso directo desde esta página. El asterisco (*) o (**) al costado del título indica que el film fue estrenado en forma simultánea con otra u otras salas.

1941. El gran dictador, Corresponsal extranjero, El halcón de los mares, La marca del Zorro, El ladrón de Bagdad, La carta, Espejismo de amor, La caravana de audaces, Lady Hamilton, Aquella noche en Río, …Y la cabalgata pasa, Fantasía, Sangre y arena, El ciudadano.

1942. La sospecha, El sargento York, Murieron con las botas puestas, Cumbres de pasión, Bola de fuego, Los hermanos Corsos, Nunca tendrás un centavo, La loba, Piratas del Caribe, Ser o no ser, Dumbo, El difunto protesta, Saboteador, Loquibambia, A través del Pacífico, Bandoleros del ayer.

1943. La guerra gaucha, El lobo humano, La quimera del oro (nueva versión sonorizada), Soberbia, La extraña pasajera, El hijo de las fieras, Fugitivos del infierno, Saludos amigos, Tres contra todos, Bambi, Bailando nace el amor, Hidalgos de los mares, Jornada de terror, La sombra de una duda, Camino de Marruecos, El dragón chiflado, Yo dormí con un fantasma, Me casé con una bruja, Carmen (Niní Marshall).

1944. Los verdugos también mueren, El fantasma de la Ópera, Carne y fantasía, La estrella del Norte, Alí Baba y los 40 ladrones, Detrás del sol naciente, El puente de San Luis Rey, Pasaje a Marsella, Sueños de gloria, La casta Susana.

1945. Alas y una plegaria, La camisa de Mabel, Soñando despierto, Un desolado corazón, La mujer del cuadro, La vanidosa, Los Tres Caballeros, El ruiseñor y el cuervo, Desde que te fuiste, Las llaves del reino, Laura, El enigma del collar, Lazos humanos, Te volveré a ver, La zarina, Wilson, Regreso a Bataan.

1946. El capitán Kidd, Como te quise te quiero, Todo por una mujer, Las campanas de Santa María, ¿Angel o demonio?, Mala mujer, El castillo de Dragonwyck, Cuéntame tu vida, La escalera de caracol, La liga de Josefina, El séptimo velo, Conflicto sentimental, Que el cielo la juzgue, Mañana es vivir, Una noche en Casablanca, Memorias de una doncella, Madonna de las siete lunas, Las Dolly Sisters.

1947. Los asesinos, Un hombre fenómeno, El hombre de gris, Tuyo es mi corazón, El extraño, El filo de la navaja, Tras el espejo, Amor en las sombras, El pecado de Cluny Brown, Ana y el rey de Siam, Música maestro, Al morir la noche, 13 Rue Madeleine, El huevo y yo, Lo que no fue, ¡Qué bello es vivir!, Larga es la noche, Lo mejor de nuestra vida, Roma ciudad abierta.

1948. Crimen sin castigo, Entre rejas, La dama y el fantasma, César y Cleopatra, Muerte en el corazón, Entre el amor y el pecado, Mi adorable rival, El capitán de Castilla, Simbad el marino, La luz es para todos, El abrazo de la muerte, Escalera al cielo, Un espectro travieso, Y los años pasaron, El callejón de las almas perdidas, La ciudad desnuda, El hombre inolvidable, Narciso negro, La cortina de hierro, Ana Karenina, La corona de hierro, Vida por vida, Yo creo en ti, Sangre de héroes, La calle sin nombre.

1949. Niñera último modelo, Carta de una enamorada, Sangre en las manos, Hogar, dulce hogar (comienzo de las funciones en régimen continuado), Sueños dorados, Monsieur Verdoux, El buen samaritano, La mujer del obispo, El fugitivo, Sueños de odio, Delirio de grandezas, La ventana, Horas de angustia, Por siempre Ambar (*), Río Rojo, Sendas torcidas, Los asesinos están entre nosotros.

1950. El ángel y el malvado, Ana Lucasta, Sangre en la luna, Manón (*), Cagliostro el desalmado, Rompiendo las cadenas (*), El gran gorila (*), Juana de Arco (**), Los amantes de Carmen (**), Los niños nos miran, El triunfador (*), Ritmo y melodía, Los miserables (*), Escándalo en la Opera (*), Clamor humano, Decepción (*), Me casé con un comunista, Capitán China, El carapálida (*), Una hora de vida (*), El demonio de la noche (*), Fabiola (**), A la sombra de la guillotina, Las zapatillas rojas (**), Las aventuras del capitán Blood (*), Adiós a la vida.

1951. La Cenicienta (**), Fantomas contra Fantomas (*), Calles de Laredo (*), Muerte en un beso (*), Stromboli (*), Cielo sobre el pantano (*), El proscripto (*), Vida de mi vida (*), La legión invencible (*), La modelo incógnita (*), Fiel a tu recuerdo (*), El ocaso de una vida, Mañana es demasiado tarde (*), Toros bravos (*), Sansón y Dalila (**), Nacida ayer, El tesoro de Jean Lafitte, Sangre negra, Lecho de rosas, Domingo de verano, Los muros de Malapaga, Es primavera (*), El castillo invencible (*), Y sobre nosotros el cielo, Vida de perros (*).

1952. La isla del tesoro (*), El maldito, La mentira candente, Rodolfo Valentino (*), Destino la Luna (*), La egoísta, La justicia injusta, Sinfonía otoñal (*), Locos de atar, Cyrano de Bergerac (*), Dos personajes fabulosos, Los cuentos de Hoffmann (*), Rashomon (*), Pasión prohibida (Crónica de un amor), Si yo fuera diputado (*), El príncipe bandolero (*), Umberto D, La Reina Africana (*), Arenas en llamas (*), Los ocho sentenciados, A la hora señalada (*), El camino de la esperanza.

1953. Alicia en el país de las maravillas (*), La bestia debe morir, La muerte de un viajante (*), El velo azul, Nápoles millonaria, La antesala del infierno (*), Río sagrado (*), Ambiciones que matan (*), El paria de las islas, Candilejas (*), Regreso de los hermanos Corsos, El mundo en sus brazos (*), Algo por qué vivir, Don Camilo (*), La amante del bandido, Moulin Rouge (*), Cuando los mundos chocan, Androcles y el león (*), Murallas de silencio, Milagro en Milán, Tempestad de pasiones.

1954. El hombre del traje blanco, Armiño negro, Otros tiempos, Cadenas de roca, Pan amor y fantasía (*), Escándalo en Roma (*), Melba, La muerte en las calles, Mar cruel, El caso Winslow, Puccini (*), Peter Pan (*), El regreso de Don Camilo, La provinciana, Nosotras las mujeres, Madame De…, La hazaña de Malta, Hans Christian Andersen (*), Acto de amor, Sin barreras en el cielo.

1955. Un día en el juzgado, El enemigo público Nº 1, Espadas cruzadas, El hombre del millón (*), Sublime obsesión (*), Rojo y negro, Guacho, Apache, Lucrecia Borgia (*), El caso Maurizius, ¿Es papá el amo?, El desierto viviente, Atila frente a Roma (*) (inauguración del CinemaScope), Veracruz (*), El revés de la trama, El escudo negro (*), Tema para un sueño (*), El alegre escuadrón, El transgresor.

1956. 20.000 leguas de viaje submarino (*), Mi marido y mi novio, La sirena del Caribe (*), El hombre, la bestia y la virtud, El 20 de julio, El patriota (*), French Cancan (*), No serás un extraño (*), Regreso del infierno, El último perro, Hombre hasta el fin (*), Del destino nadie huye, Lola Montes, El conquistador de Mongolia (*), El escándalo del siglo, El teniente era ella, Il bidone, Alejandro el Magno (*), Hombre sin rumbo, Proa al sol (*), Oasis, La noche del cazador, Carousel (**).

1957. La dama y el vagabundo (*), Amante a la medida, Anastasia, la princesa vagabunda (*), El rey y yo (**), Vida y música de Benny Goodman (*), Más allá de la duda, Ricardo III (*), Lo que el cielo nos da (*), Himno de batalla (*), Pan, amor y Sofía Loren (*), El Nilo en llamas (*), La revancha de Don Camilo, La mujer y el mar, El niño y el toro, El imperio del sol, Palabras al viento (*), La casa del ángel, El último cuplé.

1958. Las puertas rojas, En busca de un hombre, La Cenicienta en París (*), Adiós a las armas (***), Las noches de Cabiria, El joven extraño, Omar Khayyam (*), Rivales del rayo (*), Los dioses vencidos (*), Los 10 Mandamientos (entradas numeradas por secciones), Una parisién (*), Enséñame a querer, El pequeño ruiseñor (*), La violetera.

1959. El techo, El amor de Don Juan (*), Oklahoma (*), Sissi emperatriz (*), Los desconocidos de siempre, El viento no sabe leer, La orquídea negra, Crimen y castigo, Mon petit, Rosemarie entre los hombres, Yo fui el doble de Montgomery, Flor de mayo.

1960. Los reyes de la risa, Semana del cine español, Los asesinos del domingo, El espectáculo más chico del mundo, Acorralado, El bucanero (*), Gorila al asalto, Viaje al centro de la Tierra, Anna de Brooklyn, ¡Hundan al Bismarck!, El pequeño fugitivo, Ambición de gloria, Casa nueva vida nueva, Los tigres del mar, Un guapo del 900.

1961. Guerrilleros en las sombras, Fortunella, El boquete, El resto es silencio, La mano en la trampa, El puente, Romeo, Julieta y las tinieblas, Ella y sus millones, La adorable pecadora (*), Moderato cantábile, América de noche (*).

1962. El viudo alegre, Los falsos héroes, Nuestra ciudad arde, La pavorosa casa de Usher, París vive de noche, La noche, Juicio en Nuremberg, La primavera de las doncellas, Pueblo sin compasión, Uno, dos, tres, Los tres sargentos, Hombre en la esquina rosada, Amores célebres, La dama del perrito.

1963. Una vida difícil, La isla de héroe, Vivirás sin amor, Cartouche, Ana de los milagros, Dos buscando un destino, Los viciosos, El vals de los toreadores, La escuela del odio, El deseo loco, La Cigarra no es un bicho (135.000 espectadores, récord del año), El suspirante, Algo que parezca amor, David y Lisa, La banda Casaroli.

1964. Alma negra, El comisario, Psicosísimo, Venus imperial, El Club del Clan, Ana, Adorable Julia, Mar loco, Los evadidos, La reina del Chantecler, Cleopatra era Cándida, Rusia inédita (*), Buenas noches, Buenos Aires, Balada para un canalla, Cuando el corazón manda.

1965. (Huelga de cine norteamericano). Seducida y abandonada, RoGoPaG, Fiebre de primavera, Alta infidelidad, Omicron, Ritmo nuevo y vieja ola (*), Los indiferentes, La ragazza di Bube.

1966. La felicidad, Mi primera novia, Al filo del abismo, Cálmate, dulce Carlota, Nace una mujer, ¡Socorro! (*), Límite de seguridad, Morituri, Juramento de venganza, Un dólar marcado, Volver de entre las cenizas, El tercer día.

1967. ¿Qué pasa, Pussycat?, ¡Viva María!, Aventuras chinas en China, Judith (*), Bésame tonto, ¡Ahí vienen los rusos!, Por unos dólares más (*), Operación San Genaro, La sombra de un gigante (*), Por dinero casi todo, Alfie, Una mujer sin horizonte, Duelo en el Cañón del Diablo, Las pirañas, El grupo, Juego de masacre.

1968. Operación Trueno (*), Un perfecto y elegante crimen, El otro Sr. Hamilton, La amapola también es una flor, La armada Brancaleone, Trenes rigurosamente vigilados, Tiempo de masacre, La batalla de Argelia (prohibida luego de tres semanas en cartel).

1969. Al ponerse el sol, El cinturón de castidad, Manón 70, Días de ira, Shalakó, Buenas noches Alejandro (récord de 23 semanas en cartel), Sociedad para el crimen, Tortúrame y bésame, La brigada del diablo, Camino de la venganza.

1970. Buona sera, Mrs. Campbell, La religiosa, Las brujas, En el año del Señor, La batalla de Inglaterra, Bob y Carol y Ted y Alice, El cielo y el infierno, El espejo de los espías, Mi noche con Maud, La loca de Chaillot, Primavera en otoño, Patton, La bestia debe morir, Su apasionado noviembre, Fuego negro.

1971. El hombre que amo, Odio en las entrañas, ¿Ni vencedores ni vencidos? (*), Palabras de amor (*), Los años verdes (*), En una playa junto al mar (**), El rally de Montecarlo y los locos del volante, El amo de las islas, Reino salvaje (**), El tercer sexo se divierte, Solo (*), Love Story (*), El sheriff atrapado, Un guapo del 900 (*), Un tira, Carrera contra el destino, Octubre (versión sonorizada).

1972. Pequeño gran hombre, Cuentas a rendir, Las 24 horas de Le Mans (*), La maffia (*), Nino (*), Contacto en Francia (*), Embrujo de amor (*), Mi amigo Luis (*), El mensajero del amor, Me enamoré sin darme cuenta (*), La organización, Cabaret.

1973. El caso Mattei, Adiós cigüeña, adiós, Los secretos de la Cosa Nostra (*), La aventura del Poseidón (*), El evadido, El discreto encanto de la burguesía (cerrado dos semanas por el golpe de Estado), Andrea (*), La aventura es la aventura, Un hombre para respetar, Sueños de seductor, Asesino a precio fijo, El león joven, Trastevere, Trampa para un hombre solo.

1974. 007 Viva y deje morir (*), Tratamiento diabólico, Los tres mosqueteros, Un niño llamado Baxter, El último tren, Enséñame a vivir, Las locas aventuras de Rabbi Jacob, Sálvese quien pueda (*), Un hombre en estado interesante (*), Zardoz (*), La Mary (*), El dormilón.

1975. El viaje, La leyenda del Tamarindo, Especialista en el crimen, 007 y El hombre con el revólver de oro (*), El paraíso viviente (*), Juggernaut (*), El fantasma de la libertad, Los gauchos judíos, El joven Frankenstein.

1976. Mi adorado Benji, Contacto en Francia II (*), Licencia para matar, Carrera contra el destino, El cordero enardecido, Luciano, rey de los padrinos, Los aventureros del Lucky Lady. Los 3 días del Cóndor (*), El hermano más listo de Sherlock Holmes, Aristócratas del crimen, 3er Festival de la Pantera Rosa (*), La historia de Adela H, Flashman, el heroico cobarde, Jesucristo Superstar (*), Desafío a la ley, Joven genio busca empleo, Robin y Marian, La pareja dispareja, El embrión mortífero, La reencarnación de Peter Proud, Conducta indecorosa.

1977. Érase otra vez en Hollywood (**), La última locura de Mel Brooks, La venganza del hombre llamado caballo, Rocky, La banda de la Mala Pata, El otro Sr. Klein, La otra vida de Audrey Rose, Siete bellezas, La espía que me amó (**), Dos extraños amantes, Almas perdidas.

1978. La guerra de las galaxias (*), Valentino, Más allá de la medianoche, El exorcista II: el hereje (*), Otro hombre, otra mujer, Un taxi color malva, La amenaza, Momento de decisión, Madame Rosa, Las angustias del Dr. Mel Brooks, Noche de lluvia, Las rutas del sur, Infierno sin salida, Matilda, Jesús de Nazareth (**).

1979. Furia, Sucios, feos y malos, Asesinato en foco, El amor violado, Doble triunfo, Llega un jinete, La increíble Sarah, Una mariposa sobre el hombro, Triángulo de fuego, La taberna del infierno (*), El campeón (**), El dinero de los otros, Vivir el momento (*), Un burgués pequeño, pequeño (*), El síndrome de China (*), Rocky II: la revancha (**), Los guerreros, Una ventana al cielo, 2da. Parte, Tensión al amanecer.

1980. Fedora, Vibraciones del alma, Los caballeros de la cama cuadrada, Asignatura pendiente, Alien, el 8º pasajero (*), Los muchachos del verano, Desde el jardín, Apocalypse Now (**), La cuenta regresiva.

1981. Solo para adultos, Zulu Dawn, un amanecer sangriento, Más allá de la gloria, La hija del minero, La banquera, Superagente F-86 vs. la bomba que desnuda (*), La competencia (*), El león del desierto, La fórmula, Cuarto de hotel (*), Tres hombres para matar, La noche de los asesinos, Los locos del golf.

1982. Los seductores, Amor eterno, Evita Perón (*), El cerebro, Las cuatro estaciones, Martes 13, parte 2, Contigo toda la noche, Una extraña pasión, Su otro amor, El trío infernal, Todo fuego, todo llama (*), Victor, Victoria (*), El vengador anónimo II, El desafío, ¡Qué buena madre es mi padre! (*).

1983. Romance de un pirata, Ciudad en llamas, La revancha, El sonido de la muerte, Las hermanas alemanas, Scanners, los amos de la muerte, En nombre del Papa Rey (*), Las travesuras de Arnold, Las locuras de los Parchís, Pasión de amor, Amigos muy íntimos (*), Con el alma en los puños (*), Yo sé que tú sabes que yo sé (*), Herencia de un valiente (*), Mi adorable fantasma (*), La jungla de cemento (*), Mi profesora de francés (*), La dama perversa (*).

1984. Verdugos de la justicia (*), Krull (*), McQuade, el lobo solitario, El mundo maravilloso de Heidi, Tal para cual (*), El precio de la felicidad (*), Sin aliento (*), Como caído del cielo (*), Noches de pasión, Los estudiantes se divierten, El poder y la pasión (*), Pasajeros de una pesadilla, Padre e hijo (*), En retirada, Moscú en Nueva York, Los aventureros del tiempo.

1985. Sheena, la reina de la selva (*), Tatuaje al desnudo, Aguanta corazón (Noches de Copacabana), Campeones, Johnny Peligroso, Broadway Danny Rose (*), El último americano virgen, Calles salvajes, Los estudiantes debutan, Dinero fácil, Terminator, El imperio de los sentidos, Loca academia de conductores (*), Contrato de violación, Perfección (*).

1986. Cocoon (*), Loca patrulla de policía, Arriba los Pitufos, Fuerza siniestra (*), La cárcel más loca del mundo (*), Remo, sin armas pero mortífero (*), ¿Un muchacho como todos?, La joya del Nilo (**), El regreso de los muertos vivientes (*), ¿La inocencia del primer amor?: Lucas (*), Los matasanos (*), Quiero decirte que te amo, El guerrero americano, Rescate en el Barrio Chino, El hechizo de Aquila.

1987. Aliens, el regreso (*), Cocodrilo Dundee (23 semanas en cartel, récord que iguala el de 1969), La mosca, Señal de alerta, Depredador (*).

1988. Wall Street (*), Detrás de las noticias (*), Rambo III (*), Saigón, zona prohibida, Quisiera ser grande (*), Danko, al rojo vivo (*), Las puertitas del Sr. López (*).

1989. ¡Quién engañó a Roger Rabbit? (*), Cocktail (*), Secretaria ejecutiva (*), La mosca II, Traición al amanecer (*), Relaciones peligrosas (*), Mi novia es una extraterrestre (*), Arma mortal 2 (**), Loverboy, amante a domicilio, Batman (**).

1990. La guerra de los Roses (*), Tango y Cash (*), Mucho más que un crimen (*), Dick Tracy (*), Mira quién habla (*), Mujer bonita (*), El vengador del futuro (*), Línea mortal, La Sirenita (*).

1991. Duro de matar II (*), Se presume inocente (*), Recuerdos de Hollywood (*), Mi pobre angelito, Depredador 2, El principiante, Mira quién habla también (*), Tortugas Ninja II (**), Durmiendo con el enemigo (*), Terminator 2: Juicio final (*), Highlander II, Loca academia de pilotos.

1992. Punto de quiebra (*), JFK (*), Hook (*), Un destello en la oscuridad (*), El último boy scout, Bajos instintos (**), Batman vuelve, Culpable por sospecha, Alien 3 (*), Arma mortal 3 (*), Furia de venganza, La mano que mece la cuna (*), Obsesión fatal, Los imperdonables (*), Cambio de hábito (*), Drácula (*)

1993. El guardaespaldas (*), Cuestión de honor (*), Alerta máxima (*), El último de los mohicanos, Eternamente joven, Sin escape (*), Un día de furia, Aladdin (**), La asesina, El último gran héroe (*), Riesgo total (**), Loca academia de pilotos 2, El fugitivo (*), En la línea de fuego, El demoledor (*), Liberen a Willy (*), Mira quién habla ahora (*).

1994. Un mundo perfecto (*), Los tres mosqueteros (*), Cambio de hábito 2 (**), Zona de impacto (*), La edad de la inocencia (*), Papá por siempre (*), Filadelfia (*), El informe Pelícano (**), El rey León (****), Maverick (**), Terreno salvaje (*), Cuando un hombre ama a una mujer (*), Uno contra otro (**), Lobo (**), El cliente (**), Máxima velocidad (*), Wyatt Earp (*), El color de la noche (*), El especialista (**), Cuidado, bebé suelto (**), Entrevista con el vampiro (**).

1995. Frankenstein (**), Acoso sexual (**), Tiempos violentos (**), Leyendas de pasión (*), Street Fighter (*), Duro de matar 3: la venganza (**), Pocahontas (*****), Epidemia (*), Marea roja (***), El juez (*), Alerta máxima 2 (*), Lancelot, el primer caballero (*), Mentes peligrosas (*), Olvídate de París (*), Asesinos (**), La balada del pistolero (**), Toy Story (*).

1996. Un loco en África (**), Fuego contra fuego (*), Sensatez y sentimientos (**), Código flecha rota (**), City Hall, la sombra de la corrupción (*), El secreto de Mary Reilly (*), Pecados capitales (****), El jorobado de Notre Dame (*****), Día de la independencia (******), La roca (******), El insoportable (*******), El protector (****), Algo muy personal (****), Reacción en cadena (*), Eva Perón (*), Un hombre entre sombras (*), 101 dálmatas (****).

1997. Evita (******), El paciente inglés (**), Jim, el durazno gigante (*), Trainspotting (*), Con-Air (****), Hércules (**********), Batman y Robin (*****), Contracara (*****), Avión presidencial (*****), El complot (***), Entre dos fuegos (**), Sin rastro (*), Infierno bajo tierra (**), El lado oscuro de la justicia (**), Flubber (*******).

1998. Titanic (****), Invasión (***), Mulán (*****), Armageddon (******), Los expedientes X (****), El Chevrolé (**), The Truman Show (**), Bichos (******).

1999. ¿Conoces a Joe Black? (*****), Tienes un e-mail (***), Shakespeare apasionado (*****), El príncipe de Egipto (*****), Revancha (****), La emboscada (****), Tarzán (******), Un lugar llamado Notting Hill (***), Los 13 guerreros (*****), La maldición (***), Sexto sentido (****), El día final (*****), El mundo no basta (******).

2000. El proyecto Blair Witch (*****), Estigma (*****), American Pie (****), La playa (******), Milagros inesperados (****), Tres reyes (****), Hasta el último round (**), Scream 3 (***), Gladiador (*******), Misión imposible 2 (*******), Fantasía 2000 (******), 60 segundos (*******), Una tormenta perfecta (********), La casa de la montaña embrujada (***), U-571 (******), Otoño en Nueva York (*****), Jinetes del espacio (****), Reglas de combate (****), 102 dálmatas (***********), Los ángeles de Charlie (*******).

2001. Rumores (**), Límite vertical (******), Lo que ellas quieren (*****), El exorcista, nueva versión (****), Miss Simpatía (****), Trece días (***), La celda (***), Atlantis (******). (Cerrado el 20 de julio)

Todos los datos pertenecen a la base de Cinestrenos y fuentes propias. La profusión de estrenos simultáneos acentuada a partir de los años 90 se debe a la aparición de microsalas en diversos puntos de la ciudad: Alfa, Beta, Gamma, Ópera, Casablanca, Punta Carretas, Portones y Montevideo Shopping. La exhibición en más de una sala de esos complejos puede establecer pequeñas diferencias numéricas en los asteriscos consignados entre paréntesis pero se trata de datos meramente colaterales.

Gente de cine (I); Cary Grant (Jaime Costa)

Cary Grant

Alto, morocho y buen mozo

La canción la entonaba la gran Sophie Tucker (“Cause he’s tall, and dark, and handsome”) y parecía compuesta especialmente para Cary Grant, galán por excelencia de la época dorada de Hollywood para quien el tiempo parecía no pasar. Había nacido en Bristol, Inglaterra, en 1904 y se mantuvo más de tres décadas a la cabeza del reparto de exitosas películas donde hacía gala de una natural elegancia, un cabal sentido del humor y una cálida sonrisa esencialmente romántica, que ni siquiera su irresistible tendencia a la comicidad podía disfrazar.

Transitó por variados papeles en comedias, dramas y aventuras, dominando la escena con ese carisma especial que sólo las grandes estrellas poseen, y que en su época podía equipararse con el de Gary Cooper, Clark Gable, Errol Flynn, Ronald Colman o James Stewart. Como ellos, tuvo una larga carrera que no conoció la decadencia ni el ocaso porque supo retirarse a tiempo (cuando tenía ya 62 años que disimulaba muy bien), no sin antes intervenir en muchos títulos memorables cuyo recuerdo provoca, más que nostalgia, una genuina admiración.

LA FRASE DE MAE WEST. Archibald Leach había nacido el 18 de enero de 1904 en una familia de clase media baja y con apenas 14 años se unió a una troupe de comediantes donde no sólo aprendió el oficio sino que adquirió un espeso acento cockney que paseó por todos los music halls de Inglaterra. En 1920 la compañía emprendió una gira por Estados Unidos y el joven Leach decidió quedarse trabajando hasta de salvavidas para mantenerse. De regreso a Inglaterra hizo mucho teatro y volvió a América al final de la década como actor en Broadway y en giras por todo el país. Debutó en cine como marinero en el corto de la Paramount Singapore Sue en 1931.

Cuando ese estudio lo contrató a largo plazo, lo primero que hizo fue cambiarle el nombre por Cary Grant y refinar su acento. En 1932 se inició como uno de los galanes jóvenes del estudio y apareció en siete films, incluida La Venus rubia (Blonde Venus) con Marlene Dietrich. Pero el ojo certero de Mae West lo eligió para Nacida para pecar (She Done Him Wrong, 1933) de donde proviene la famosa frase “Come up and see me sometime” (algo así como “sube a verme alguna vez”, que dicho con la intención apropiada y una provocativa mirada de abajo hacia arriba, era una verdadera proposición). La West volvió a invitarlo para No soy un ángel (I’m No Angel, 1933), haciendo que la reputación de Grant subiera cada vez más. Con seis películas ese año, cuatro al año siguiente y otras tantas en 1935 el camino al estrellato estaba asegurado, pero había que trabajar duro.

UN COMEDIANTE DE PRIMERA. Terminado su contrato con Paramount, Grant decidió no atarse a ningún estudio y aceptó ofertas de RKO, Columbia y MGM, lo que le permitió un primer encuentro con Katharine Hepburn en Una muchacha sin importancia (Sylvia Scarlett, 1935, director George Cukor) y trabajar al lado de Jean Harlow en Suzy (1936), hasta que logró un gran éxito personal en la comedia de Hal Roach Fantasmas bohemios (Topper, 1937), primera de una serie de screwball comedies (comedias sofisticadas y de enredos) donde luciría un talento natural para personajes dislocados en situaciones disparatadas. En La pícara puritana (The Awful Truth, 1938, de Leo McCarey) se sacaba chispas con Irene Dunne a propósito de un divorcio que ninguno de los dos quería, pero en la memorable Domando al bebé (Bringing Up Baby, 1938, de Howard Hawks) debía componer a un distraído antropólogo en busca de una clavícula perdida de brontosaurio mientras la lelísima Katharine Hepburn, el vivaz perro Asta y un leopardo amaestrado le hacían la tarea mucho más difícil. El resultado era tan desopilante como magistral, en una de las mejores comedias de la historia del cine.

La cualidad de Cary Grant era que sin importar la situación absurda en que se mezclara, nunca perdía la elegancia ni la graciosa forma de protestar su inocencia, mientras las mujeres provocaban el caos. Así ocurría en Mi mujer favorita (My Favorite Wife, 1940, otra vez con Irene Dunne) pero un poco al revés en Ayuno de amor (His Girl Friday, 1940, de Hawks) donde él enredaba a la periodista Rosalind Russell para que no se casara con el tonto de Ralph Bellamy. Con Hawks volvería a trabajar en La novia era él (I Was a Male War Bride, 1949, con Ann Sheridan), donde aun vestido de mujer conservaba la elegancia, y en Vitaminas para el amor (Monkey Business, 1952, con Ginger Rogers) donde se convertía de maduro científico en muchacho alocado gracias a un suero para rejuvenecer. También el tándem Katharine Hepburn-George Cukor sabría contar con su chispeante personalidad en Vivir para gozar (Holiday, 1938) y Pecadora equivocada (The Philadelphia Story, 1940) y hasta Frank Capra le sacaría todo el jugo en la enloquecida Arsénico y encaje antiguo (Arsenic and Old Lace, 1941), que junto a la divertida comedia de aventuras Gunga Din (1939, de George Stevens) reúnen las actuaciones más desatadas de Grant.

TAMBIÉN UN ACTOR SERIO. Aunque su fuerte fuera la comedia, Cary apareció en aventuras como Sólo los ángeles tienen alas (Only Angels Have Wings, 1939, de Hawks), fue el capitán de un submarino en Rumbo a Tokio (Destination Tokyo, 1943), el vagabundo cockney del drama de Clifford Odets Un desolado corazón (None But the Lonely Heart, 1944, con nominación al Oscar incluida), hizo de Cole Porter en la biografía Noche y día (Night and Day, 1946), de un ángel en Un enviado del cielo (The Bishop’s Wife, 1947) y de un cirujano en medio de una revuelta política sudamericana en Crisis (1950, de Richard Brooks). Afortunadamente, en medio de esos títulos y de otras comedias menores, se cruzó en su camino Alfred Hitchcock para convertirlo en el ambiguo marido (¿asesino?) de La sospecha (Suspicion, 1941, con Joan Fontaine), en el enamorado espía de la CIA que debe salvar a una colega de la muerte en Tuyo es mi corazón (Notorious; 1946, con Ingrid Bergman), en el retirado ladrón de guante blanco que debe probar su inocencia en Para atrapar al ladrón (To Catch a Thief, 1955, con Grace Kelly) y en el playboy confundido con un agente del gobierno que ni siquiera existe en Intriga internacional (North By Northwest, 1959, con Eva Marie Saint).

Trabajar para todos esos directores talentosos (Cukor, McCarey, Stevens, Hitchcock, Capra, Hawks) le permitió a Grant no solamente explayar su versatilidad sino intervenir en una larga lista de películas importantes donde no deben faltar dos buenos títulos de George Stevens como la sentimental La canción del recuerdo (Penny Serenade, 1941, con Irene Dunne) y la inteligente comedia Tres contra todos (The Talk of the Town, 1942, con Jean Arthur y Ronald Colman). El actor podía adaptarse a variados papeles, incluso al médico-filósofo de Lo llaman pecado (People Will Talk, 1951, de Joseph L. Mankiewicz), aunque el público lo seguía prefiriendo como galán romántico de maneras elegantes y acento refinado, algo que Tony Curtis satirizó en Una Eva y dos Adanes (Some Like It Hot, 1959, de Billy Wilder) imitándolo puntillosamente después de haberlo observado en Sirenas y tiburones (Operation Petticoat, 1959, de Blake Edwards), donde había compartido cartel con él ese mismo año. Y encima Jack Lemmon le decía: “¿De dónde sacaste ese acento? ¡Nadie habla así!”. Mucho público supo festejar debidamente el chiste.

EL MADURO GALÁN ROMÁNTICO. A sus cincuenta años, Grant no rechazó la aparición de tonos grises en su prolijo peinado de raya a la derecha. Sin embargo, se negó a ser el galán de la juvenil Audrey Hepburn en La princesa que quería vivir (Roman Holiday, 1953) dejándole el lugar a Gregory Peck, y otra vez en Sabrina (1954) donde Humphrey Bogart (cinco años mayor que él) se quedó con el papel. Tampoco quiso ser el alcohólico actor en decadencia de Nace una estrella (A Star Is Born, 1954) ni el Humbert Humbert de Lolita (1962), papeles que luego hizo tan bien James Mason. Se negó a encarnar a James Bond a pesar de que Ian Fleming lo había elaborado a su semejanza, y rechazó suplantar a Rex Harrison en Mi bella dama (My Fair Lady, 1964) por lo que ese actor obtuvo el Oscar que nunca lo favoreció a él. Grant se sentía más a sus anchas enamorando a Deborah Kerr en Algo para recordar (An Affair to Remember, 1957, gran éxito de Leo McCarey), a Sophia Loren en Te veré en mis brazos (Houseboat, 1958), a Doris Day en Amor al vuelo (That Touch of Mink, 1962) o a su gran amiga Ingrid Bergman en La indiscreta (Indiscreet, 1958, de Stanley Donen). Precisamente con Donen formó la compañía Grandon y terminó filmando con Audrey Hepburn la comedia policial Charada (Charade, 1963), con la condición de que fuera ella la que lo persiguiera a él, a la sazón ya con 59 años. Nadie objetó la feliz combinación.

De cualquier modo, el veterano Grant veía acercarse su retiro al comprender que su tiempo había pasado. Luego de Camina, no corras (Walk, Don’t Run, 1966), que era una remake de la película de George Stevens El amor llamó dos veces (The More the Merrier, 1943), no volvió a la pantalla. Hacía el papel por el cual Charles Coburn había obtenido un Oscar, gran ironía para un gran ignorado por la Academia, que recién le otorgó un premio honorario en 1970. En ese largo retiro de veinte años (falleció el 29 de noviembre de 1986) se dedicó a los negocios, hizo algunas presentaciones personales con lecturas acerca de su carrera, y tuvo una única hija de su cuarto matrimonio con la actriz Dyan Cannon (luego hubo un quinto con Barbara Harris). Nunca hubo otro como él y ése debe ser el mejor reconocimiento a su grata personalidad y a su luminosa presencia estelar.

Jaime E. Costa (Una nota similar se publicó en “El País Cultural” el 12/03/2004)

Warner Bros (Jaime Costa)

Warner_Bros._Pictures_logo

El estudio de los hermanos Warner

Aunque los tiempos han cambiado y la era de los grandes estudios haya quedado atrás para siempre, el logotipo de la Warner Brothers sigue estando presente en algunas de las películas más taquilleras de los últimos años (las series Matrix, Harry Potter y El señor de los anillos, así como la franquicia de Batman y de Superman), como símbolo de una permanencia que ya lleva 90 años y establece al viejo estudio de Burbank como uno de los más longevos sobrevivientes de la gran época, ubicado aún hoy en primer plano junto a Universal (1912), Paramount (1916) y Columbia (1924).

Varias fusiones han contribuido a mantener con vida la empresa, desde que incorporara a la First National en 1929, a la Seven Arts en 1967 y poco después pasara a formar parte de la Kinney National Corporation en 1969. Luego, en 1971, se incorpora a la Warner Communications Inc., conservando el nombre de Warner Bros. para su producción fílmica, televisiva y discográfica, y actualmente es parte del conglomerado Time-Warner, que posee además la revista Time, la cadena de televisión CNN y la empresa informática American On Line (AOL).

VARIOS NOMBRES PARA UNA HISTORIA. Los cuatro hermanos Warner venían de desempeñar diversas actividades cuando se juntaron en 1904 en Youngstown (Ohio) para explotar el negocio de los nickelodeon (nombre de las primitivas salas de cine a comienzos del siglo XX). Sam era el proyeccionista, Harry y Albert se ocupaban de las finanzas y de la boletería, la madre Rose tocaba el piano y el joven Jack cantaba en los intervalos. Cuando los negocios mejoraron, intentaron la producción y la distribución de películas sin mucho éxito hasta que en 1918 estrenaron Mis cuatro años en Alemania, cuyas ganancias les permitieron abrir un pequeño estudio en Hollywood. Entre 1920 y 1922 produjeron dos o tres películas por año, pero en 1923 fundaron la Warner Bros. Inc., con Harry como presidente, Albert de tesorero y Jack y Sam como encargados de la producción. Ese año lanzaron 14 películas, incluida la primera de la serie del perro Rin-Tin-Tin.

Entre los primeros empleados de la nueva compañía estaba Darryl F. Zanuck, un empeñoso libretista que ascendió luego a tareas de jefe de producción del patrón Jack Warner. También Hal B. Wallis ingresó como asistente de publicidad y terminó sustituyendo a Zanuck cuando éste pasó a fundar la 20th Century Pictures en 1933. Cuando la WB contrató a Ernst Lubitsch en 1923, éste trajo consigo a Henry Blanke, que quedó luego como supervisor de producción del estudio. Lubitsch dirigió cinco películas entre 1923-26, incluidas The Marriage Circle y Forbidden Paradise (1924) y El abanico de Lady Windermere (1925). Esos nombres y esas películas comenzarían a cimentar los prestigios del nuevo estudio.

LA REVOLUCIÓN DEL CINE SONORO. La Warner no podía competir con los refinamientos de la Paramount (que se llevó a Lubitsch) ni con los lujos de la Metro-Goldwyn Mayer, fundada en 1924 y ya convertida en la empresa principal de Hollywood. Pero Sam Warner estaba interesado en experimentar con el sonido utilizando el estudio Vitagraph que había adquirido en 1925. Sus películas iban acompañadas con música grabada por una orquesta completa, pero la idea de agregar efectos sonoros se pudo poner en práctica recién cuando la empresa Vitaphone, en sociedad con Western-Electric, ofreció la posibilidad de sincronizar las imágenes con el sonido de discos especiales. El estreno de Don Juan (1926), con John Barrymore chocando su espada con Montagu Love, más otros ruidos y efectos musicales, causó sensación.

La experimentación continuó, aunque había resistencia a incluir diálogos en las películas. “No olvides que los actores pueden hablar, también”, le dijo Sam a Harry. Y éste respondió con la famosa frase: “¿Quién demonios quiere oír a los actores hablar?”. Sin embargo, en octubre de 1927, El cantor de jazz dejaba oír la voz del popular Al Jolson, que cantaba “Toot Toot Tootsie, Goodbye”, “Blue Skies” y “My Mammy” a la vez que golpeaba sus manos y decía: “¡No han escuchado nada todavía!”, una de las más célebres frases de la historia del cine. El éxito de este film semiparlante fue tan enorme que provocó una revolución en la industria, al mismo tiempo que decretaba la defunción del cine mudo. En tan sólo cuatro años, los hermanos Warner habían hecho todo eso, y harían mucho más en el correr de la década siguiente, pero Sam no lo vería porque murió súbitamente en 1927 tomando Jack el control de la producción.

UN ESTUDIO CON PERFIL PROPIO. Establecido junto a Paramount y M-G-M como uno de los estudios mayores de Hollywood (Columbia y Universal no llegaban a ese status aún, United Artists menos, RKO Radio se fundó en 1928 y Fox Films no se había unido aún con la 20th Century Pictures, lo que ocurrió recién en 1935), WB adquirió una importante cadena de teatros en 1928 e incorporó a la First National en 1929, con sus grandes estudios en Burbank. La Gran Depresión obligó empero a reducir costos y salarios, por lo que el estudio se definió por un tipo de film de bajo presupuesto pero de actualidad innegable: el tema del gangsterismo amparado por la corrupción y beneficiado por la Ley Seca estaba en la primera plana de todos los diarios, así que El pequeño César (con Edward G. Robinson, 1930) y El enemigo público (con James Cagney, 1931) lograron imponer a un antihéroe de perfil popular, que el público debía odiar por su perfidia pero a la vez acompañar a través de su ascenso y caída, con el interés adicional de una narración ágil, concisa y muy entretenida.

La identidad de estos films, que podían incluir temas más complejos con aires de tragedia social como Soy un fugitivo (I’m a Fugitive from a Chain Gang, con Paul Muni, 1932) se convirtió en marca de fábrica del estudio, que no sintió la sustitución de Zanuck por Wallis en 1933 y tampoco permitía diferenciar los estilos de directores como Mervyn LeRoy, William Wellman, Lloyd Bacon o Michael Curtiz. Eran más bien las estrellas las que ponían el sello, con la personalidad de Cagney, Robinson y Muni (y una vasta galería de actores secundarios de parejo rendimiento). De todos modos, la otra vertiente del estudio estaba enfocada hacia las películas musicales, con Al Jolson a la cabeza pero con un nuevo estilo a partir de La calle 42 (1933), donde el coreógrafo Busby Berkeley inventaba caleidoscópicos números de baile de corte espectacular e imponía a la nueva estrella Ruby Keeler en pareja con el crooner Dick Powell.

LAS GRANDES PRODUCCIONES. El éxito impresionante de La calle 42 provocó una serie de musicales muy parecidos entre sí, cada vez más caros, donde Berkeley imponía siempre sus coreografías llenas de lindas muchachas (incluida Ginger Rogers) en su serie de Vampiresas (Goldiggers) desde 1933 a 1937. A veces, como en Desfile de candilejas (Footlight Parade, 1933), James Cagney demostraba que era tan bueno bailando como haciendo de gangster malvado o de policía honesto, como en Contra el imperio del crimen (G-Men, 1935). Los musicales y los policiales Warner tenían perfil propio, pero la irrupción de Errol Flynn en 1935 (como el intrépido espadachín de El capitán Blood) aportó al estudio un nuevo género: el film de época, suntuoso y espectacular, donde el apuesto Flynn, generalmente en pareja con Olivia de Havilland y dirección de Michael Curtiz, recorría diversos géneros como La carga de la brigada ligera (histórica, 1936), Las aventuras de Robin Hood (aventuras, 1938) o Esclavos del oro (Dodge City, western, 1939), estas dos últimas en radiante Technicolor. En contraste, la ambiciosa adaptación de Sueño de una noche de verano de Shakespeare (1935) contaba con los prestigios nada menos que de Max Reinhardt.

Con Adversidad (Anthony Adverse, 1936), Warner intenta el suntuoso drama de época, género que con la ayuda de los europeos Anatole Litvak y William Dieterle le rendiría luego buenos dividendos. Las estrellas Bette Davis y Paul Muni se convertirían en los nombres más prestigiosos del estudio, complemento perfecto para las aventuras de Flynn, los musicales de Berkeley o las balaceras de Cagney y Robinson. Mientras Muni se lucía (y ganaba un Oscar) por La tragedia de Luis Pasteur (1936), le daba brillo también a La vida de Emilio Zola (primera película en ganar el Oscar para la Warner, 1937) y compartía el cartel con Bette Davis en Juárez (1939).

El temperamento de la Davis (que le traería permanentes problemas con Jack Warner) obedecía tanto a su exigencia como a su divismo. Mientras ganaba dos Oscars de la Academia —por Peligrosa (1935) y Jezabel, la tempestuosa (1938)— interpretaba con gusto y gana los melodramas más sublimes —Las hermanas (1938). La amarga victoria (1939), La solterona (1939)— y se peleaba con Errol Flynn por el encabezamiento del afiche en Mi reino por un amor (The Private Lives of Elizabeth and Essex, 1939), donde se afeaba para hacer de Isabel I de Inglaterra. Pero Flynn se conseguiría una Isabel de mejor carácter (Flora Robson) en El halcón de los mares (1940), un modelo de película de piratas. La llegada de la Segunda Guerra Mundial clausuró este brillante período del estudio que había dejado clásicos en todos los géneros, sin olvidar El bosque petrificado (1936), Ángeles con caras sucias (1938) y Héroes olvidados (The Roaring Twenties, 1939), en las tres de las cuales aparecía Humphrey Bogart, que sería la máxima estrella de la década siguiente.

SEGÚN PASAN LOS AÑOS. La década de los 40 fue la de mayor poderío de la Warner Bros., con resultados económicos excelentes y más que excelentes durante 1946-47. Gran parte del éxito se debió al ascenso de Humphrey Bogart, que de papeles secundarios generalmente como villano en films de gangsters alcanzó su consagración definitiva en Casablanca (1942), que ganó el Oscar y se convirtió en uno de los títulos románticos más queridos de todos los tiempos. Luego, de la mano de Howard Hawks, el actor confirmaría su mejor momento con Tener y no tener (1944) y Al borde del abismo (The Big Sleep, 1946), en pareja con la recién llegada Lauren Bacall, que sería luego su esposa en la vida real. En El tesoro de la Sierra Madre y Huracán de pasiones (Key Largo), ambas de 1948, Bogart trabajaría nuevamente con su amigo John Huston, un excelente libretista (Altas sierras, Raoul Walsh, 1941), convertido en director a partir de El halcón maltés (1941), las dos películas donde el actor se había convertido en estrella.

El otro nombre poderoso del estudio seguía siendo el de Bette Davis, con éxitos como La carta (1940, dirigida por William Wyler), La extraña pasajera (Now, Voyager, 1942), Alerta en el Rin (Watch on the Rhine, 1943), La vanidosa (Mr. Skeffington, 1944) y Vida robada (1946), melodramas centrados exclusivamente en su magnetismo y versatilidad. Sin embargo, la mano de hierro con la que Jack Warner dirigía el estudio le causó serios problemas con varias figuras preponderantes (lógicamente la Davis, pero también James Cagney y Olivia de Havilland, amén del propio Bogart), que se rebelaron y siguieron su camino por otros rumbos. Warner pretendió castigar a la Davis trayendo a Joan Crawford para El suplicio de una madre (Mildred Pierce, 1945) y la jugada le salió bien, porque ella ganó el Oscar de ese año, pero el alejamiento de las principales estrellas del estudio fue de algún modo perjudicial, porque no hubo figuras de recambio igualmente importantes.

De cualquier modo, la década había sido generosa con Warner por parte de la Academia: hubo muchos Oscars repartidos entre Gary Cooper (El sargento York, 1941), Mary Astor (La gran mentira, 1941), James Cagney (Triunfo supremo/Yankee Doodle Dandy, 1942), Paul Lukas (Alerta en el Rin, 1943), Jane Wyman (Belinda, 1948), Walter Huston (El tesoro de la Sierra Madre), Claire Trevor (Huracán de pasiones) y para los directores Michael Curtiz (Casablanca) y John Huston (El tesoro de la Sierra Madre). El mayor éxito comercial de la época fue, sin embargo, La alegría del regimiento (This Is the Army, 1943), un show musical de propaganda bélica. El departamento de dibujos animados se había afirmado también gracias a la presencia de Friz Freleng y Chuck Jones, con personajes tan populares como el Conejo Bugs, Elmer Guñón, Porky, Silvestre y Piolín, el pirata Sam, Speedy González y sobre todo el Coyote y el Correcaminos, con su irrefrenable carrera de risas.

ADIÓS A LOS BUENOS TIEMPOS

Conviene aclarar que WB no se había distinguido hasta el momento por el prestigio de sus directores, sino por el de sus estrellas, una aspiración que no era ajena a otros estudios de Hollywood. Sólo John Huston y Howard Hawks merecen el rótulo de realizadores personales y talentosos, pero Warner prefería a William Dieterle, Michael Curtiz, Raoul Walsh, Lloyd Bacon, William Keighley, Edmund Goulding, Irving Rapper, Jean Negulesco o David Butler, todos los cuales sabían lo que tenían que hacer y sabían hacerlo rápido: las películas debían tener un libreto bien trabajado, una trama concisa y un ritmo veloz. Ésa era la marca del estudio. Pero en los años 50 esa característica se fue perdiendo, lo que junto al alejamiento de Hal B. Wallis y de las viejas estrellas, al retiro de Harry y Albert en 1956 y al poder disminuido de Jack, conspiró para desdibujar el clásico y querido estilo Warner.

En 1958, la empresa dio pérdida, algo que no sucedía desde 1934. Aunque tenía en su haber algún gran film como Un tranvía llamado Deseo (1951, de Elia Kazan), Pacto siniestro (Strangers on a Train, 1951, de Hitchcock), Nace una estrella (1954, de George Cukor), Al este del paraíso (1955, de Kazan), Rebelde sin causa (1955, de Nicholas Ray), Moby Dick (1956, de Huston), Gigante (1956, de George Stevens), Más corazón que odio (The Searchers, 1956, de John Ford), Un rostro en la muchedumbre (1957, de Kazan) y Rio Bravo (1959, de Howard Hawks), la mayor parte de su producción se dedicaba a musicales en Technicolor con Doris Day y a westerns rutinarios con Randolph Scott. Algunas figuras de primer plano (Burt Lancaster, John Wayne) se quedaban poco tiempo, menos aún que Alan Ladd y Virginia Mayo, una sombra apenas de las estrellas de antaño. Para peor, la principal promesa de la década, el joven James Dean, murió a los 24 años luego de completar apenas tres películas y convertirse en ídolo popular y mito permanente. Ni Tab Hunter ni Troy Donahue podían calzar su medida y la única que perduró como estrella fue la joven Natalie Wood.

El sistema de los largos contratos se había terminado y eso afectó a la Warner (como a la Fox, MGM y Paramount) para favorecer a Columbia, United Artists y Universal, que se elevaron como los nuevos poderes de Hollywood en los años siguientes. Para Warner, las largas y soporíferas Sayonara (con Marlon Brando, 1957) y Mi tía (Auntie Mame, 1958, con Rosalind Russell) probaron que no había allí ningún estilo ni sello particular, aunque ganaran mucho dinero. Lo único que importaba desde 1953 era el CinemaScope y los espectáculos grandes, coloridos y pretensiosos (al igual que vacíos) como El cáliz de plata (1954, con el debut de Paul Newman), Tierra de los faraones (1955, un desastre de Howard Hawks) y Helena de Troya (1955, con Rossana Podestá y filmación en Italia). No hubo muchos Oscars en esa época.

LA NUEVA WARNER 

En 1964 Jack Warner hace una reaparición triunfal como productor de My Fair Lady que ganó ocho Oscars incluido el de mejor película. Sería su último toque personal antes de Camelot en 1967 y su retiro definitivo. Detrás quedaba la esperpéntica ¿Qué pasó con Baby Jane? (1962) donde las arrugadas Bette Davis y Joan Crawford no temían parecerse a los fantasmas de sí mismas. Los tiempos indicaban que películas como ¿Quién le teme a Virginia Woolf? (1966) y Bonnie y Clyde (1967) le daban lugar a nuevos directores como Mike Nichols y Arthur Penn, policiales como Bullitt (1968, de Peter Yates) marcaban un nuevo estilo en el género y El exorcista (1973, de William Friedkin) pasaría a ser el mayor éxito comercial del estudio al recaudar 88,5 millones de dólares y convertirse en un modelo del cine de terror.

Otro signo de los tiempos era la absorción de los viejos estudios de Hollywood por grandes corporaciones, donde la producción cinematográfica era solamente una parte de millonarias inversiones financieras. El costo de las películas subió a cifras siderales, lo que exigía a su vez recaudaciones gigantescas. Si El exorcista había costado apenas U$S 10 millones en 1973, Superman, la película invirtió U$S 40 millones en 1978 para recuperar U$S 82,5 millones. Otros éxitos de la Warner se debieron al ingreso de Clint Eastwood con su productora independiente Malpaso en la década de los 70, y a Steven Spielberg con su empresa Amblin en los 80. Las películas de Eastwood (interpretadas o dirigidas por él, o ambas cosas) y las producciones de Spielberg (dirigidas por él o por otros) estuvieron entre las más populares de esos años.

Ahora ya no se sabe cuándo un film es Warner, Columbia o Fox, porque no hay ningún signo particular que lo identifique. De hecho, es bastante difícil en la actualidad (y no importa demasiado, tampoco) conectar el título de una película con el estudio que la produjo. Vale la pena empero señalar que todo el material Warner hasta 1950 fue adquirido en un principio por la empresa United Artists para su explotación en la televisión a mediados de los años 50. Al ser absorbida esa empresa por la Transamerica Corporation en 1967, el stock WB siguió el mismo camino. Pero UA dio quiebra en 1980 y fue vendida a la Metro-Goldwyn-Mayer en 1981, pasando a funcionar como MGM/UA Entertainment. En 1985 el magnate de CNN Ted Turner compra MGM/UA por la cifra de U$S 1.500 millones y en 1986 la revende fraccionada, conservando para sí la cineteca de la MGM (incluyendo las películas Warner, pero no las de UA), que era lo que verdaderamente le interesaba: en su cadena TNT las exhibió abundantemente, amén de editarlas en video para que espectadores de hoy disfrutaran de los viejos clásicos. Al fusionarse Turner con el conglomerado Time-Warner, las viejas películas vuelven a su lugar de origen, por lo que ahora circulan en DVD y Blu-ray bajo la grifa WB. Son las vueltas que da la vida.

Jaime E. Costa (Una nota similar se publicó en El País Cultural, 2004)

Bibliografía consultada:

The Hollywood Story, por Joel W. Finler, Octopus Books Ltd., 1988.

A New Deal in Entertainment – Warner Brothers in the 1930s, por Nick Roddick, BFI Books, 1983.

Inside Warner Bros. (1935-1951), por Rudy Behlmer, Viking Penguin Inc., 1985.

Tom Hardy (Pablo Staricco)

El actor que brilla en la sombra de DiCaprio

Hubo dos formas en las que el actor británico Tom Hardy se destacó en 2015: gruñendo y utilizando un distintivo acento sureño. La primera corresponde a su casi silenciosa interpretación en Mad Max: Furia en el camino. Hardy encarnó al Max del título, previamente encarnado por Mel Gibson durante la década de 1980.

Con una barba larga, un cráneo mutilado y el distintivo acento ya mencionado, el actor inglés es el antagonista de Leonardo Di Caprio en el filme Revenant: El renacido. Como el explorador John Fitzgerald, Hardy es el responsable de iniciar el conflicto principal de la película de Alejandro G. Iñárritu.

Hardy tuvo el mejor año de su carrera. Porque, pese a que Hardy todavía está lejos de ser un actor capaz de arrastrar espectadores a las salas de cine, una vez que aparece en la pantalla grande es difícil ignorar su presencia.

Uno de los directores en darse cuenta de esa capacidad fue Christopher Nolan. Cuando se anunció la presencia de Hardy como el villano de Batman en el tercer filme de Nolan sobre el superhéroe, Batman: El caballero de la noche asciende (2008), varios de los fanáticos del personaje se mostraron escépticos. Hardy debía estar a la altura de la actuación de Heath Ledger como el Guasón, que hasta hoy sigue siendo considerada uno de los trabajos más destacados dentro del género. Pese a que El caballero… no logró la misma recepción de su entrega anterior, Hardy sí logró sobresalir exitoso con su papel como Bane, un villano con un fuerza casi sobrehumana y un intelecto igual de admirable.

Fue su trabajo vocal, así como su disposición para utilizar una máscara a lo largo de toda la película, lo que demostró que Hardy no es un actor común y corriente, algo que también se ve reflejado en sus otros proyectos.

La película Locke (2013), por ejemplo, consiste completamente en Hardy hablando por teléfono mientras maneja. Sorprendentemente, el filme es tan atrapante como cualquier thriller de acción que pueda encontrarse en cartelera. De la misma forma, sus papeles en los filmes Bronson (2008) y Warrior (2011) –en los que interpretó a un prisionero violento y a un luchador de artes marciales mixtas– también son la prueba de que el actor ha hecho de su físico una herramienta dramática.

Pero, más allá de esos ejemplos, hay otros en los que Hardy ha demostrado ser un actor dramático más que capaz. En todas sus labores vinculadas al mundo del crimen –la serie Peaky Blinders o los filmes Los ilegales (2012) o La entrega (2014)– parece haber un dejo de infortunio en sus personajes, cuya crueldad suele robarse varias escenas.

Próximamente, Hardy volverá a trabajar con Nolan en un filme de espionaje enmarcado en la segunda guerra mundial. En Uruguay, sin embargo, el actor aparecerá en los cines locales en marzo con Leyenda: La profesión de la violencia, en la que interpreta a los gemelos Ronnie y Reggie Kray, que reinaron en el bajo mundo londinense en las décadas de 1950 y 1960.

En este nuevo reto cinematográfico para el actor, Hardy deberá probar si puede repetir su empresa en Revenant: El renacido, en donde logró una actuación tan destacada como la de DiCaprio. EnLeyenda, Hardy deberá enfrentarse contra la única persona que puede igualar su talento: él mismo.

Cinco imperdible de Tom Hardy

  • Batman: El caballero de la noche asciende (2008)
  • Los ilegales (2012)
  • Locke (2013)
  • Mad Max: Furia del camino (2015)
  • Revenant: El renacido (2015)

 

Pablo Staricco (El Observador, 30/01/2016)

“Star Wars Episodio VIII” (Pablo Staricco)

Star Wars VIII

¿Qué actores oscarizados se suman?

Tras el arrasador éxito en taquilla de Star Wars: el despertar de la Fuerza, los fanáticos de la saga de ciencia ficción están expectantes ante las novedades sobre la nueva película de la franquicia: Star Wars Episodio VIII.

El filme, dirigido y escrito por Rian Johnson, comenzó hoy su rodaje, según se anunció a través de un video que muestra al director en una las locaciones mostradas al final de Star Wars: El despertar de la fuerza. El video también muestra a los personajes de Luke Skywalker y Rey, interpretados por los actores Mark Hamil y Daisy Ridley. El resto de la película será filmada en los estudios Pinewood en Londres.

Hamill, Ridley Carrie Fisher, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Lupita Nyong’o, Domhnall Gleeson, Anthony Daniels, Gwendoline Christie, y Andy Serkis serán los actores que retomarán sus papeles en el nuevo capítulo.

En tanto, Benicio Del Toro (ganador del Oscar) y Laura Dern (nominada al Oscar), serán las nuevas incorporaciones al elenco. Aún se desconoce qué papales interpretarán los actores, pero se sospecha que Del Toro encarnará a un nuevo villano de la saga.

El estreno de Star Wars Episodio VIII está previsto para el 15 de diciembre de 2017, en Estados Unidos, y a partir del 14 de diciembre de 2017 en Latinoamérica.

 

Pablo Staricco (El Observador, 15/02/2016)

Judd Apatow (Pablo Staricco)

El responsable de las risas en el cine

Jerry Seinfeld esperaba a un periodista en su apartamento de West Hollywood, -Los Ángeles- cuando vivía allí en 1983. Todavía faltaban seis años para que se estrenara la serie homónima que lo hizo mundialmente célebre, pero Seinfeld ya era una figura respetada en la escena de la comedia en vivo.

Para su sorpresa, al abrir la puerta de su hogar se encontró con un quinceañero portando una grabadora de casete en lugar del reportero adulto que él esperaba.

El entrevistador era Judd Apatow, hoy convertido en un ícono de la comedia cinematográfica moderna que ha impulsado la carrera de actores como Steve Carell, Seth Rogen y James Franco. Pero hace 33 años, Apatow era apenas un joven fanático de la comedia que se las ingenió para entrevistar a sus ídolos para su programa de radio del liceo, cuyo alcance de onda no superaba el estacionamiento del instituto, lo que dice bastante de su perseverancia para salirse con la suya.

El encuentro con Seinfeld es relatado en Sick in the head – Conversations about life and comedy, un libro autobiográfico en el que el director, productor y guionista comparte su pasión por la comedia con una compilación de entrevistas a figuras como Mel Brooks, Steve Martin y Adam Sandler, entre otros.

Pero más allá de su pasatiempo como entrevistador, Apatow es una de las figuras más prolíficas de la industria del espectáculo estadounidense actual. Ha tenido una de las carreras más exitosas en el cine de comedia de los últimas dos décadas y ahora busca afianzar esa notoriedad en plataformas como Netflix.

Dirigió éxitos de taquilla como Virgen a los 40 (2005) y Ligeramente embarazada (2007). y produjo otras tantas películas igual de populares como Supercool (2007) y Damas en guerra (2011). Recorrer su filmografía lo posiciona como el responsable de gran parte de los últimos hits de Hollywood a la hora de hacer reír y ahora probará ese talento en la pantalla chica.

Apatow estrenó ayer una nueva serie en Netflix titulada Love. La serie seguirá la relación paso a paso de una pareja a medida que se van conociendo. Desde una pareja de tórtolos atípica hasta una galería de personajes secundarios entre vulgares y entrañables, Love parece tener los ingredientes necesarios para adentrarse por primera vez en la cabeza romántica de Apatow.

Para sus seguidores más acérrimos, la ocasión es especial porque se trata del regreso de Apatow al formato televisivo tras su trabajo en Freaks and geeks, una serie que hoy tiene el carácter “de culto” debido a su rápida cancelación –solo se emitió su primera temporada de forma incompleta– y por haberle brindados a estrellas como Franco y Rogen su primera oportunidad laboral. En Uruguay fue emitida en Canal 12 a principios de la década del 2000.

Otro tipo de nerd

La obsesión por la comedia que Apatow define en su libro, comenzó cuando trabajó a los quince años como lavaplatos en un club de comedia. Allí experimentó de primera mano el acto de hacer reír en vivo.

Desde entonces, su popularidad parece deberse a dos elementos muy claros. Apatow ha sabido apostar inteligentemente al talento de artistas incipientes al principio de sus carreras como Jonah Hill –nominado en 2014 al Oscar por El lobo de Wall Street– por su capacidad para hacer reír. Además de eso, en sus obras ha tratado de escapar de las risas fáciles y en cambio lidiar con temáticas más serias como la vida en matrimonio y hasta el cáncer, algo que le ha generado cierto estatus de cineasta autor.

A la vez que un auténtico nerd de la comedia, se puede considerar a Apatow como el impulsor de una comunidad de numerosos colaboradores profesionales (actores, escritores y directores) que comparten su misma pasión y que no tienen inconveniente en prestar sus servicios al director por un par de horas y de forma gratuita, siempre y cuando sea para echarse unas risas.

 

Love, lo nuevo

Creado por Apatow, Love es la nueva apuesta del cineasta fuera de la pantalla grande, además de la serie Girls (HBO), en la que oficia de productor ejecutivo. Ya con una orden de dos temporadas por parte de Netflix, la primera temporada de 10 episodios de Love se emite allí desde el viernes. Está protagonizada por el actor Paul Rust y la actriz Gillian Jacobs, quienes no han tenido mucha exposición en Uruguay. Según explicó Apatow al portal HitFix, cada episodio de Love ha sido concebido como una película y sus creadores afirman ser conscientes de cómo ha cambiado el formato de consumo narrativo debido a plataformas como Netflix a la hora de elaborar el guión. “Es la historia de una relación”, indicó Apatow. “Cada episodio ve cómo esa relación avanza paso a paso. La primera vez que se ven, la primera vez que hablan, se llaman, salen. Hay una construcción lógica de la historia”, explicó el director. Dada la aproximación a la comedia romántica que Apatow ha preferido en muchas de sus películas, es de esperarse que Love tenga, además de varios momentos entrañables, situaciones cargadas de intercambios incómodos entre sus protagonistas en pos de provocar la carcajada de los espectadores.


Pablo Staricco (El Observador, 20/02/2016)

Premios Oscar (Pablo Staricco)

Las películas que se vienen de los ganadores del Oscar

Ganar un premio Oscar tiene varios beneficios para un actor o un cineasta. Sostener la estatuilla dorada es uno de los momentos más esperados para varios de los integrantes de Hollywood, dado el reconocimiento que significa obtener el galardón otorgado por la organización más importante en la industria del cine a nivel global.

Obtener el premio también significa una revaloración para los ganadores, quienes pueden negociar sus futuros sueldos con los estudios con mayor propiedad. Dado que los tiempos de producción del séptimo arte siempre van más adelantado que el encuentro entre el público con las películas, los estudios también se benefician si su futuro proyecto se encuentra, de repente, estelarizado por el último ganador de un premio Oscar.

De todas formas, las elecciones de los actores sobre sus próximos trabajos pueden ser cuestionables. Mientras estrellas ya establecidas como Leonardo DiCaprio se toman su tiempo para elegir minuciosamente su próximo paso, figuras recién novatas como las galardonadas actrices Brie Larson y Alicia Vikander parecen aprovechar toda nueva oportunidad creativa que llegue a su puerta en pos de seguir esculpiendo su filmografía.

Dentro de los futuros proyectos de los ganadores del Oscar en su última edición, se mezclan películas dramáticas con potencial para la próxima temporada de premios pero también proyectos más taquilleros como la legendaria franquicia de King Kong o la saga del agente Jason Bourne.

La Academia ha elegido celebrar el trabajo de este grupo de actores y cineastas. Ahora será el turno del público de decidir si desea seguir sus carreras con expectativa de volverlos a ver en un escenario sosteniendo la codiciada estatuilla dorada.

Leonardo DiCaprio

Mejor actor (Revenant: El renacido)

No está claro cuál será la próxima película del aclamado actor. DiCaprio está vinculado a tres proyectos. Por un lado, Conquest, un filme del guionista de Revenant: El renacido, Mark L. Smith. Por otro, The Crowded Room, sobre un hombre con personalidades múltiples. También se espera que vuelva a colaborar con Martin Scorsese en The Devil in White City.

Brie Larson

Mejor actriz (La habitación)

Tras la premiación la actriz volvió a Vietnam para continuar el rodaje de Kong: Skull Island, una nueva película sobro el monstruoso gorila. Previamente filmó el drama criminal Free Fire, de Ben Wheatley y la comedia musical Basmanti Blues, sobre una científica trabajando en India. Luego filmará The Glass Castle, del director Destin Daniel Cretton (Short Term 12).

Mark Rylance

Mejor actor de reparto (Puente de espías)

Rylance fue uno de los premiados sorpresivos de la noche, tras ganarle el premio a Sylvester Stallone, el candidato favorito. Próximamente, el actor británico participará en la película fantástica de Steven Spielberg, Mi amigo el gigante y también estará a la orden de Christopher Nolan, quien dirigirá el filme bélico Dunkirk, con Tom Hardy como protagonista.

Alicia Vikander

Mejor actriz de reparto (La chica danesa)

Vikander se ha vuelto una de las actrices más codiciadas. A futuro, protagonizará el drama histórico Tulip Fever (también vinculado al mundo artístico) y The Light Between The Oceans, junto a su actual pareja Michael Fassbender. Actualmente se encuentra en pleno rodaje de Jason Bourne junto a Matt Damon, una nueva entrega de la franquicia de acción.

Alejandro G. Iñárritu

Mejor director (Revenant: el renacido)

Aún sin un nuevo largometraje entre manos, el cineasta mexicano tiene otro proyecto bajo su manga: la serie The one percent, sobre una familia disfuncional integrada por los actores Ed Helms, Hillary Swank y Ed Harris. Iñárritu dirigirá los primeros dos episodios de la serie, que tendrá una temporada de 10 episodios y será emitida en Estados Unidos en la señal Starz. Aún no tiene fecha de estreno.

Pablo Staricco (El Observador, 01/03/2016)