Recordando películas: «Historias cruzadas» (Alberto Postiglioni)

La emoción efectista

El filme estadounidense Historias cruzadas del director Tate Taylor, provocó diferencias entre los críticos uruguayos: unos a favor otros en contra. Empero, lo rescatable e interesante es la temática que desarrolla, esta tiene que ver con la situación (relaciones conyugales y laborales) de la mujer, particularmente afroamericana.

Como preámbulo debemos dejar claro que cada pueblo tiene el derecho de recordar sus vergüenzas; en Europa, las dos guerras mundiales, la Guerra civil española, el holocausto judío, la lucha étnica en la ex Yugoeslavia, para nombrar algunas del siglo XX; y la de toda la humanidad las hambrunas en África. En nuestra América del Sur tiene por supuesto recuerdos ingratos, pero vamos a ir a las que se refiere la película: al racismo feroz particularmente de los estados del sur de los EE. UU. y a los años que comenzaron los cambios sociales.

Los años sesenta en Jackson

La acción se desarrolla a principios de los años sesenta en Jackson una pequeña ciudad de Mississippi. Una joven blanca, de la alta sociedad del lugar, con aspiraciones de periodista y escritora se interesa por la vida de mujeres negras que trabajan de sirvientas en las mansiones de familias anglosajonas. Una de estas trabajadoras padece, entre otros sufrimientos, uno muy doloroso: la muerte de su hijo. Como vía de “escape”, a la ingrata realidad, escribe los acontecimientos que van pautando su vida. La solicitud de la periodista para que le ayude a recopilar sus experiencias y la de otras mujeres en sus mismas condiciones, estimula la rebeldía ante los abusos que han padecido; humillaciones, violaciones y asesinatos desde que sus antepasados fueron llevados como esclavos. El resultado es la recopilación en un libro titulado “The Help”, de Kathryn Stockett, que contiene una cantidad de historias diferentes, pero con el común denominador del mal trato recibido.

La mujer y la violencia doméstica

La película no pretende hacer una denuncia se inclina por la ficción que recoge fragmentos de una realidad que con toda seguridad fue más cruel. La propuesta no se agota en la segregación racial que muestra, también observa a través de algunos ejemplos la situación de la mujer y la violencia doméstica, con golpes por el lado de las trabajadoras y reduciendo a un papel decorativo la figura de las mujeres blancas en sus hogares, es probable que muy levemente, el tema requería más atención.

Es cierto que algunos personajes caen en el estereotipo, las mujeres blancas amas de casa casi todas perversas. Pero no debemos olvidar que esas mujeres fueron educadas en una sociedad racista y algunas, aunque no lo fueran por no quedar “mal” ante las otras se comportaban de esa manera.

La emoción efectista

Todo ese material esta mostrado en un tono que busca deliberadamente la emoción efectista, una niña blanca que llora abrazada a la sirvienta, el despido injusto, la negación a un préstamo de dinero, la mujer blanca y mala castigada. Todo desplegado estratégicamente para que el espectador sienta el rigor de algunas secuencias, esta acentuación dramática no está debidamente apoyada por el guion, escrito por el mismo director Tate Taylor, que cae en lugares comunes para demostrar lo que ya quedo sensiblemente expuesto en el contenido que aporta datos de los cambios sociales que se avecinaban (referencias a Martin Luther King, el asesinato de Kennedy) y que el mismo espectador va asumiendo sin necesidad que lo subrayen.

También es cierto que el talento particularmente del elenco femenino es solvente y creíble; Viola Davis como la sirvienta que escribe, Octavia Spencer la amiga, Emma Stone la periodista, Bryce Dallas Howard la blanca instigadora de las maldades racistas.

Es oportuno saber, para aclarar las cosas, que la escritora Kathryn Stockett nació en el mismo lugar que describe su historia y ella misma fue criada por una sirvienta negra, lo que supone que algo de autobiografía hay en el relato. Además, el director, la escritora y la actriz Octavia Spencer son amigos, entre los tres hicieron posible, antes que la novela (Criadas y señoras, título en español) se hiciera conocer por el gran público internacional, realizaron la película.

Historias cruzadas” (The Help) EE. UU. 2011. Dirección: Tate Taylor. Guion: Tate Taylor (basado en la novela “The Help” de Kathryn Stockett). Fotografía: Stephen Goldblatt. Montaje: Hughes Winborne. Música: Thomas Newman. Elenco: Emma Stone, Viola Davis, Bryce Dallas Howard, Octavia Spencer, Jessica Chastain, Sissy Spacek, Mike Vogel, Allison Janney, Anna O’ Reilly, Anna Camp, Emma Henry, Chris Lowell, Cicely Tyson. Duración: 146 minutos. Exhibida en el X Festival de Cine de Montevideo el 29/10/2011. Estrenada el 6 de enero de 2015 en las salas: Movicenter Montevideo, Hoyts Alfabeta, Grupocine Pta. Carretas, Torre de los Profesionales y Casablanca.

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 22/03/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *