Recordando películas: «Las alas de la paloma» (Alberto Postiglioni)

La intimidad de dos mujeres y un hombre

Iain Softley (n. 1956) es un director inglés que analiza la psicología de sus personajes y muestra los conflictos de éstos con esmerada dedicación, relatando los sinsabores de la vida de los mismos.

Una voluminosa novela (The wings of the Dove) de Henry James (1843-1916) es la base con la cual el director y su guionista Hossein Amini, armaron el andamiaje sólido de la estructura argumental del filme. Tratando de destacar lo más sobresaliente de la novela; la psicología de los tres personajes principales y el entorno socio-físico que los rodea. Además, muestra la sofisticada visión de un mundo refinado, apelando a lujos de ambientación y detalles de vestimenta cuidadosamente elegida, para que el toque de realidad permita al espectador el pase “mágico” de ir hasta 1910 y disfrutar de un buen relato y, por supuesto, acercar una versión muy libre, pero fiel al contenido de una obra literaria escrita a principios del siglo XX.

La intimidad de dos mujeres y un hombre

Más que un retrato de la alta sociedad de la Inglaterra de 1910, la película se introduce en la intimidad de dos mujeres y un hombre, descubriendo sus amores, ambiciones y miedos. Pero, también, por intermedio de ellos giran una variedad de personajes ilustrativos de una época, particularmente de una clase social: una tía aristocrática y ambiciosa, un noble con necesidades económicas, entre otros.

La tarea de llevar a una síntesis que permita el deslizamiento sin rozamientos con la novela al lenguaje visual y al mismo tiempo que deje constancia del contenido ético de la obra literaria, está logrado con lucidez narrativa.

El libreto describe, hábilmente, el comportamiento de Kate (Helena Bonham-Carter), Millie (Allison Elliot) y del periodista Merton (Linus Roache) y el destino que los encierra a los tres en un triángulo forzado por los deseos de Kate, la pasión de Millie y la intencionada displicencia de Merton.

El amor y la ambición

El amor y la ambición son los elementos motores que mueven a las dos mujeres y al hombre, además la muerte los precipita a un final que los une.

La muerte es el factor determinante de la intriga perversa de Kate y del apresuramiento por vivir cada día como un experimento maravilloso de Millie. Pero no todo es tan nítido para ellos, porque quedan enredados en una sutil tela de confusiones que hace que la inmoral estrategia de Kate y la complicidad de Merton queden disimuladas por el encanto exterior que seduce, doblemente por amistad y amor, a Millie. Para dar la sensación de rara inocencia que envuelve a los primeros y engaña a la segunda. El relato recurre a elocuentes y delicados detalles descriptivos; los encuentros amorosos de Kate y Merton primero en la estrecha vivienda del periodista en Londres, después en los espacios de la ciudad de Venecia; las conversaciones de Millie y Kate, las sonrisas cómplices de las dos muchachas; los paseos de Millie y Merton bajo la lluvia.

Fotografía, actrices y actores

La fotografía del portugués Eduardo Serra (n. 1943) es una aliada formidable para ilustrar las sugerencias de la narración, recorre los gestos de aristócratas reunidos en una cena con sus brillos y ostentaciones, luego en un contraste feroz muestra el oscuro y deprimente lugar donde se fuma opio con miradas perdidas en la “nada”, o descubre el contraluz de un palacio en Venecia y, en la media luz de una callejuela, un apresurado y clandestino encuentro amoroso.

Las actrices y actores como en casi todas las películas inglesas tienen un desempeño impecable. En esta ocasión Helena Bonham-Carter despliega una cantidad de recursos, sus ojos expresivos permiten en el encuentro con una delicada actriz, sus compañeros no desentonan: Allison Elliot le toca un papel difícil, el de una joven con una enfermedad terminal que quiere vivir su gran amor a pesar de todo, sabe aprovechar los gestos, la leve sonrisa, las lágrimas apenas disimuladas; Linus Roache, es un sobrio periodista arrastrado por la ambición de su amante. El resto cumple con eficacia en breves pero efectivas apariciones; la fría y madura belleza de Charlotte Rampling como la tía autoritaria, Michael Gambon como el patético padre de Kate.

“Las alas de la paloma” (The wings of the Dove) Reino Unido- EE. UU. 1997. Dirección: Iain Softley. Guion: Hossein Amini (basado en la novela “The wings of the Dove” de Henri James). Fotografía: Eduardo Serra. Montaje: Tariq Anwar. Música: Ed Sheamur. Dirección de arte: Martyn John, Andrew Sanders. Vestuario: Sandy Pewell. Elenco: Helena Bonham-Carter, Linus Roache, Allison Elliot, Alex Jennings, Charlotte Rampling, Michael Gambon, Ben Miles, Philip Wright, Alexander John, Elizabeth McGovern, Shirley Chantrell, Diabna Kent, Georgio Serafini, Rachele Crisafulli. Duración: 103 minutos. Estrenada el 12 de julio de 1998, en las salas: Cinemetro, Pta. Carretas, Plaza Arocena 4.

Alberto Postiglioni (Exclusivo para accu.uy, 08/03/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *