«Raya y el último dragón» (Nicolás Medina)

El Regreso de Disney a la pantalla grande

El 13 de marzo se cumplirá un año de la inevitable llegada de la pandemia al territorio uruguayo. Y si bien la inestabilidad y los constantes cambios en los calendarios de estrenos (principalmente comerciales), anticipaban una época no precisamente favorecedora para la industria, no había ningún precedente que indicara lo que el virus del COVID-19 implicaría para las salas de exhibición comercial y para los estudios que dependen de la taquilla de este circuito de exhibición para seguir produciendo películas.

Disney tenía varios títulos programados para el 2020 que moverían la aguja a su favor al igual que todos los años, entre ellos estaban Mulan (la adaptación live action dirigida por Niki Caro), Unidos (producida por Pixar y dirigida por Dan Scanlon), Black Widow (la película solista de la integrante de Los Vengadores, producida por Marvel Studios) y Soul (producida también por Pixar, el nuevo éxito de Pixar dirigido por Pete Docter). El destino de estos títulos o no fue agradable o es aún incierto: Mulan fue estrenada en la plataforma de streaming Disney+ bajo el sistema de alquiler Premiere Access pero no llegó a cubrir ni la mitad de su presupuesto; Unidos llegó a ser estrenada (y reestrenada) en cines pero terminó también depositada en Disney + sin costo adicional (Nota de Editor: Antes que apareciera Disney +, estuvo en Amazon Prime); Black Widow aún no ha sido estrenada y Soul se convirtió en la primera película de Pixar en no ser lanzada en cines, y a pesar de la buena recepción por parte del público y la crítica, la cinta perdió la oportunidad de tener su estreno en vacaciones de invierno y volverse de las películas más taquilleras del año.

Y en medio de todas estas tragedias para el circuito del cine comercial, llegó Raya. Raya y el Último Dragón fue producida por Walt Disney Animation Studios y busca ser el próximo éxito animado de Disney luego de Frozen (2013), Grandes Héroes (2014), Zootopia (2016) y Moana (2016), las cuales actualizaron en más de un sentido las historias de Disney, aparte de llevarse numerosos premios incluyendo el reconocimiento como “Mejores Películas Animadas” en los Oscar. Raya forma parte de este canon mencionado, y si bien recicla elementos ya vistos varias veces en las películas de la casa de Mickey Mouse, también se arriesga e innova.

La historia de Raya nos ubica en el mundo de fantasía de Kumandra. Un mundo donde humanos y dragones vivían en completa armonía, hasta que la misteriosa aparición de unos monstruos conocidos como los Drunn, desató una guerra en la cual los dragones terminaron sacrificándose para proteger a la tierra y a los humanos. Años más tarde, la última línea de defensa ante los Drunn se quiebra, y Raya, la hija del jefe de Corazón (una de las cuatro facciones que conforman Kumandra), emprende una búsqueda en la leyenda de el último dragón, con la esperanza de restaurar la paz y el orden en Kumandra.

Dirigida por Don Hall (Grandes Héroes) y Carlos López Estrada (Blindspotting), Raya y el Último Dragón propone un relato plagado de personajes habilidosos, y su protagonista, a diferencia de las antiguas princesas de Disney, es capaz de valerse por si misma y enfrentar al mundo en una peligrosa aventura. Sin embargo, hay un subtexto importante que toca temas como la pérdida, la soledad, la unión y el perdón. En primer lugar, hay que reconocer el excelente casting para las voces de sus protagonistas. Los personajes de la versión original son llevados a nuestros oídos por Kelly Marie Tran (Rose, en la última trilogía de Star Wars) y Awkwafina (Locamente millonarios, The Farewell). Mientras que en la versión doblada tenemos a la cantante y actriz Danna Paola (Élite) y a Carla Medina, quien le ha dado voz al personaje de Gamora en el Universo Cinematográfico de Marvel. El trabajo de voz no es para nada menor, y aquí se destaca, sobre todo, el trabajo de Awkwafina a quien uno puede ver y escuchar a través del personaje de Sisu incluso viendo la versión doblada.

Aunque no explícitamente, esta película decide tomar, homenajear o referenciar diferentes aspectos de la cultura e historia oriental. Decisión por la cual Disney se ha inclinado en varios de sus proyectos de los últimos años. Sea por marketing, o por interés artístico, la introducción de una cultura ajena a los productos cotidianos de la empresa es acertada, sutil, y visualmente atractiva. Si bien mantiene el estilo de animación de sus predecesoras, el énfasis y la calidad de realización y animación en las secuencias de acción es excelente, son fluidas y logran evocar la idea de artes marciales orientales que combina con elementos ceremoniales y clásicos de la mitología china.

El guion de Adele Lim (Locamente millonarios) no es ostentoso en cuanto a referencias culturales y mitologías ajenas para el espectador de occidente, sino que es justamente lo que la película necesita para tener ese dejo de atractivo extranjero, pero sin descolocarnos o hacernos sentir ignorantes. Y sí, es cierto que la película recae, en parte por esto, y por la imperante necesidad de definir las reglas de su diégesis, en una serie de momentos expositivos y sobre explicativos. Pero estos terminan siendo necesarios cuando recordamos que esta película también esta destinada al público infantil. Aparte de que son enmascarados con un uso del humor y un relato dinámico que entretiene a cualquier espectador de principio a fin, sin importar su edad.

Y como mencioné anteriormente, Raya recupera elementos ya vistos hasta el cansancio en películas de Disney: protagonista femenina, la ausencia de la figura paterna por diferentes motivos o un personaje con un conflicto interno que terminará por ser resuelto como parte de una amenaza mucho mayor que funciona de manera metafórica para nuestra sociedad actual. Pero Raya también es un punto de inflexión y un importante paso en este proceso de reescritura y reestructuración sobre las películas de Disney. Aquí no hay ni princesas ni príncipes, ni canciones para el recuerdo que funcionan con el fin de explicar lo que esta sucediendo o a que lugar quiere ir la película. Raya tiene voz propia, todos sus personajes tienen una función específica y son necesarios para el avance de la trama aparte de que pasan por procesos de transformación reales. Hay amor, alegría y diversión en Raya, pero también hay nostalgia, angustia y soledad, pero toda esta complejidad se trata de una manera tan exacta que termina llegando a buen puerto.

Todo esto hace que, a pesar de que recién empieza el año, Raya y el Último Dragón sea una fuerte candidata para la temporada de premios del año siguiente (más que merecido). Pero a su vez, Raya no solo intentará salvar a su mundo en esta película, sino también intentará salvar al circuito de exhibición comercial que tiene un calendario de estrenos atrasado y golpeado por la pandemia.

Dentro de los estrenos prometedores cada estudio tiene sus contendientes para el año. Disney apuesta por Black Widow (Marvel Studios), Luca (Pixar) y Cruella (Disney). Warner acaba de estrenar Mujer Maravilla 1984, y espera para estrenar Godzilla vs Kong, Dune, y El Escuadrón Suicida. Mientras que Sony Pictures apunta sus fichas a Cazafantasmas: El Legado y la película más esperada del año para todos los fanáticos de Marvel, la tercera entrega de el hombre araña: Spider-Man: No Way Home la cual traerá de regreso a actores de las sagas anteriores de Spider-Man, lo cual ha llevado a los fans a pensar en la posibilidad de ver a más de un Spider-Man en la cinta.

«Raya y el Último Dragón» (Raya and the Last Dragon, 2021) Director: Carlos López Estrada, Don Hall. Reparto: Kelly Marie Tran, Awkwafina, Danna Paola (Versión Doblada), Carla Medina (Versión Doblada) Guion: Adele Lim. Banda Sonora: James Newton Howard, Producción Ejecutiva: Jared Bush, Jennifer Lee, Peter Del Vecho, Osnat Shurer. Productoras Walt Disney Pictures, Walt Disney Animation Studios Distribuye: RBS. Duración: 114 Estreno: 05/03/2021

Nicolás Medina (Original para ACCU.UY, 05/03/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *