Balance 2020 (Sergio Moreira)

EL AÑO DE LA PANDEMIA

El 2020 ha sido un año muy extraño, el año de la pandemia va a ser un mojón de este siglo, esperemos que no sea una constante de los próximos años.

Este año fue muy complicado para las salas uruguayas, tanto así como para los distribuidores que –por ser una pandemia mundial- no tenían muchos de los estrenos más fuertes previstos para el 2020. El problema es que, por las decisiones del gobierno de paralizar las actividades culturales, se vieron aún más afectados, ya que los pocos estrenos que tenían no podían exhibirlos. El cierre de las salas, durante los meses de marzo a agosto (siendo Cinemateca la precursora en ese mes, las otras salas recién volverían a abrir en setiembre) empeoró aún más la situación tanto para las salas (y todos quienes dependen de su funcionamiento), como para los encargados de la distribución de los filmes, mucho más el golpe reiterado en diciembre (donde se acostumbra a títulos fuertes también) que duraría hasta los primeros días del 2021.

Pero en esos pocos estrenos,  hubo filmes muy interesantes, en un año caracterizado por pocos tanques y mucho cine independiente o de calidad. Aquí veremos lo que se destacó en estos pocos meses de cine. En el año en el que finalmente el gran vencedor fue el streaming.

ENERO

Jumanji: El siguiente nivel (Jumanji: The Next Level) de Jake Kasdan, con Dwayne Johnson, Kevin Hart, Jack Black, Karen Gillan, Nick Jonas, Danny DeVito, Danny Glover.

La tercera parte del éxito de 1995 demostró que podía ser ingeniosa y divertida, sin apartarse del original. El equipo conformado por los actores de la versión de 2017, vuelve para seguir riéndose de sí mismos y divertirse con el planteo del guión. Película pasatista, pero bien realizada.

El caso de Richard Jewell (Richard Jewell) de Clint Eastwood, con Paul Walter Hauser, Sam Rockwell, Olivia Wilde, Jon Hamm, Kathy Bates.

Clint Eastwood nos deja su cosecha anual de cine, con este filme que se mete de lleno en un caso de la crónica policial estadounidense. El viejo Eastwood aprovecha para lanzar sus dardos contra los medios y la manipulación de las noticias, pero también contra la gente que tiende a linchar a alguien antes de que se lleve a la justicia.

Jojo Rabbit de Taika Waititi, con Roman Griffin Davis, Scarlett Johansson, Taika Waititi, Sam Rockwell, Alfie Allen, Rebel Wilson, Stephen Merchant.

Taika Waititi es un bicho raro en Hollywood y esta comedia negra sobre un niño que tiene como amigo imaginario a Hitler, lo demuestra. Una joya con momentos magistrales y con grandes actuaciones de Rockwell y Johansson.

El robo del siglo de Ariel Winograd, con Guillermo Francella, Diego Peretti, Luis Luque, Pablo Rago.

Si bien no es lo mejor del cine argentino, es una muestra de cómo los porteños te fabrican taquillazos. La anécdota es conocida tanto allá como acá, ya que involucró a un uruguayo en una de los grandes robos de la historia mundial. Peretti y Francella divirtiéndose mostrando su gama de gestos y características propias (ya son ellos más importantes que sus personajes, muchas veces) y con momentos muy divertidos, gracias a un director que se mueve muy bien en el terreno de la comedia.

Parásitos (Gisaengchung) de Bong Joon Ho, con Song Kang Ho, Lee Sun Kyun, Cho Yeo Jeong, Cho Woo Shik, Park So Dam.

La ganadora del Oscar y gran sorpresa del año, una maravilla del surcoreano Bong Joon Ho que trata de una forma muy inteligente, la –aún- cuestionada lucha de clases. La pregunta tras ver el filme es ¿Quiénes son los parásitos en esta historia?

Mujercitas (Little Women) de Greta Gerwig, con Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence Pugh, Laura Dern, Timothée Chalamet, Bob Odenkirk, Chris Cooper, Meryl Streep.

Una gran versión de la vieja novela de Louise Mary Alcott, la cuatro veces nominada al Oscar Saorsie Ronan es una de las mejores estrellas de su generación, y en esta película demuestra su seriedad y profesionalismo, como en toda su carrera. La versión respeta la historia original, y sigue tan actual como en su publicación original.

1917 de Sam Mendes, con Dean-Charles Chapman, George MacKay, Colin Firth, Mark Strong, Benedict Cumberbatch.

La gran cosechadora de premios del año pasado, un largo travelling (aunque trucado) que sigue el viaje de un pobre muchacho para cumplir con el mensaje que debe entregar. Una oda pacifista que demuestra lo peor de todas las guerras, un gran logro de Sam Mendes.

FEBRERO

Judy Garland: La leyenda detrás del arcoíris (Judy) de Rupert Goold, con Renée Zellweger, Rufus Sewell, Michael Gambon.

La película no destaca, pero si vale la pena la actuación de Renée Zellweger quien se mimetiza con su personaje, a tal punto que nos cuesta no ver a Judy Garland durante todo el metraje.

La maldición renace (The Grudge) de Nicolas Pesce, con Andrea Riseborough, Demián Bichir, John Cho, Betty Gilpin, Lin Shaye, Jacki Weaver.

Cuando parecía que una nueva versión del clásico japonés Ju-On no podía agregar nada nuevo a la saga, aparece esta muy buena secuela, a cargo de un director joven que aporta cosas nuevas y no se apoya solo en el susto fácil.

Sonic: La película (Sonic the Hedgehog) de Jeff Fowler, con James Marsden, Jim Carrey, Ben Schwartz.

Para los fans de los juegos, no parecía muy prometedor, para el resto suponíamos que iba a ser algo parecido a aquel Super Mario Bros de los noventa. Por suerte nos sorprendió gratamente, una película amena (para toda la familia, obviamente) y con un Jim Carrey en un gran regreso a la comedia.

MARZO

Alelí de Leticia Jorge, con Néstor Guzzini, Mirella Pascual, Cristina Morán, Romina Peluffo, Walter Etchandy, Pelusa Vera, Jorge Temponi.

La mejor comedia uruguaya de este año, donde se narra los problemas tras la sucesión del padre de familia, entre los hijos de éste. Grandes actuaciones de Néstor Guzzini y Mirella Pascual (¿cuándo no?) y el sorprendentemente tardío debut cinematográfico de la gran Cristina Morán.

El faro (The Lighthouse) de Robert Eggers, con Robert Pattinson, Willem Dafoe.

Increíble desde donde se la mire, el director Robert Eggers (La bruja) trae esta maravilla fotografiada en blanco y negro, sobre un cuento inconcluso de Edgar Allan Poe. Mezcla de pesadilla onírica con locura sicopática, este viaje a la mente enrarecida de dos fareros es una de las mejores películas que el cine nos trajo el año pasado.

El precio de la verdad (Dark Waters) de Todd  Haynes, con Mark Ruffalo, Anne Hathaway, Tim Robbins, Bill Pullman.

Narración clásica de un caso de abogados, con las grandes actuaciones de Ruffalo y Hathaway y una denuncia que todos deberían ver.

AGOSTO

Aniara de Pella Kagerman y Hugo Lilja, con Emelie Garbers.

Con este filme volvimos a tener exhibición en salas después de varios meses condenados a no disfrutar de la experiencia cinematográfica. El filme, una sorpresa sueca de ciencia ficción, nos cuenta lo que sucede en un crucero espacial que viaja hacia Marte y los problemas de convivencia que se suscitan tras ocurrir un imprevisto grave. Un gran muestrario de todas las miserias humanas, encerradas dentro de una gran nave espacial.

El gran viaje al país pequeño  de Mariana Viñoles.

La documentalista uruguaya, nos presenta su cuarta obra como directora en solitario. Quizás la mejor lograda de las cuatro, contando la historia de los refugiados Sirios que llegaron a Uruguay en 2014, en el gobierno de Mujica. Lo que se cuenta aquí son los padecimientos de estas familias, que no vivieron tan idílicamente como esperaban ni como muchos uruguayos pensaban y donde se explica muy claramente el porqué de sus reclamos. Viñoles logra empatizar con la pareja con quien convive los días de rodaje y logra momentos muy sentidos frente a cámara. Uno de los documentales imprescindibles de esta directora.

SETIEMBRE

Al morir la matinée de Maximiliano Contenti, con Luciana Grasso, Ricardo Islas, Julieta Spinelli.

El otro gran estreno uruguayo del año, el gran director Maxi Contenti (Muñeco viviente V, Hélices: Revelando una tragedia) aprovecha todo su conocimiento del género de terror para desplegarlo en esta gran película de género. Con mucho de comedia y otro tanto de buen manejo del suspenso, Al morir la matinée remite a los clásicos del terror (muchos de ellos homenajeados desde la cartelería). La aparición de Ricardo Islas es un merecido homenaje al director coloniense.

Dogman de Matteo Garrone, con Marcello Fonte, Edoardo Pesce.

Muchos habíamos perdido el rastro de Garrone, desde su debut con Gomorra (aunque es cierto que Cinemateca exhibió luego su siguiente filme Reality). Por suerte vuelve a nuestras salas con esta maravilla. Basada en un caso policial italiano, el desarrollo de los personajes y la oscuridad con que narra la historia nos trae a ese realizador que todos recordamos. Un aplauso para su protagonista Marcello Fonte, una agradable sorpresa en esta gran película.

Sin dejar huellas (Fleuve noir, 2018) de Erick Zonca, con Vincent Cassel, Romain Duris, Sandrine Kiberlain.

Un relato muy interesante, donde el director se mete en la personalidad de un policía hundido en el alcohol y en sus miserias. Su redención aparece en un nuevo caso, donde cree entender la mente de un criminal. Esto lo lleva a comenzar una relación sentimental con una de las víctimas de la situación, que termina siendo abusada sicológica y físicamente por el criminal y el policía. Un gran Vincent Cassel, con un nivel actoral que parece no agotarse en ningún momento de su carrera.

OCTUBRE

Muere, monstruo, muere de Alejandro Fadel, con Víctor López, Esteban Bigliardi, Tania Casciani.

Al parecer el cine de Lynch pegó mucho en el director Fadel y este thriller argentino es una muestra de ello. Un asesino que descabeza a sus víctimas, la búsqueda incesante de este criminal y el descubrimiento de un monstruo más literal que el que buscaban.

Amanda de Mikhaël Hers, con Vincent Lacoste, Isaure Multrier, Greta Scacchi.

Un drama de nuestro tiempo; tras un estallido terrorista fallece la madre de Amanda y esta debe quedar con su tío, quien no está preparado para llevar el duelo por la muerte de su hermana y a la vez convertirse en tutor de la niña.  Muy sutil filme que nos acerca a un drama tan duro como la realidad.

La chancha de Franco Verdoia, con Esteban Meloni, Gabriel Goity, Gladys Florimonte.

El cine argentino tiene estas maravillas independientes. Una pareja va de visita a un balneario y se encuentran a un matrimonio que hace trastabillar las seguridades de un integrante de ella. El clima va en un in crescendo que, aunque haga previsible la situación, nos va metiendo cada vez más en la película. Destaca el Puma Goity y Gladys Florimonte, en este drama que toca un tema pocas veces llevado al cine.

Bacurau de Juliano Dornelles y Kleber Medonca Filho, con Sonia Braga y Udo Kier.

Este filme brasileño compensó la ausencia de esta filmografía en nuestro país en el último año. Un relato sobre un pueblo ficticio que ha desaparecido de los gps y mapas de Brasil, allí un alcalde corrupto trata de comprar los votos de este pueblo, mientras una banda de asesinos se acerca a eliminar a todo habitante. Mezcla de western y cine gore, es un ejemplo de que hay buen cine en el país norteño (y nos lo estamos perdiendo). Otra gran razón para ver este filme es disfrutar de un filme con los míticos Sonia Braga y Udo Kier.

NOVIEMBRE

Estación zombie 2: Península  (Train to Busan 2) de Yeon Sang-ho, con Gang Dong-won, Lee Jung-hyun.

La secuela de Estación zombie (también conocida como Tren a Busán), ese gran éxito del cine de muertos vivos surcoreano, nos tenía expectantes. Si bien no sorprende tanto como su primera parte, no sale mal parada de todas formas. Con mucho más de Rápido y furioso y algo de Mad Max, esta película nos mantiene entretenidos y nos da lo que buscamos, muertos vivos, una historia interesante y una secuela digna. Nadie se va descontento de la sala o, ya en esta instancia, apagará la pantalla enojado, esta secuela vale la pena.

Freaky: Este cuerpo está para matar de Christopher Landon, con Vince Vaughn, Kathryn Newton, Celeste O’Connor, Misha Osherovich.

Nadie esperaba nada bueno del director de Felíz día de tu muerte, o quizás gracias a su debut tan flojo es que esta peli sobresale. No siendo una maravilla es más de lo que el promedio de terror adolescente nos tiene acostumbrados, una historia ya conocida (el cambio de cuerpos no es nuevo en el cine) pero con una vuelta de tuerca que la hace distinta. Queda un poco forzada la elección del casting, que responde más a un esfuerzo por cumplir con la cuota cinematográfica para dejar contentos a todos que a necesidad del guión. De todas formas, dentro de las películas de género de este año, sin sobresalir, cumple más de lo que se esperaba de ella.

DICIEMBRE

La gomera de Corneliu Porumboiu, con Vlad Ivanov, Catrinel Marlon, Rodica Lazar.

El director rumano de Bucarest 12:08, Policía adjetivo, Cae la noche en Bucarest y El tesoro desembarca en las Islas Canarias para contar la historia de un policía corrupto que a su vez es informante de la mafia rumana. Con la ayuda del silbido gomero (una forma de lenguaje propia de las Islas Canarias), va a mejorar su trabajo de informante. Original relato de la mano de uno de los directores más importantes del cine rumano.

Mano de obra de David Zonana, con Luis Alberti, Hugo Mendoza, Jonathan Sánchez.

Dura crítica del trabajo ilegal y de la violación de los derechos en México, la historia de todas formas deriva en otras denuncias, como la de las miserias del ser humano en general. De todas formas es una de las películas mexicanas más duras de los últimos tiempos y cargada de una visión política muy necesaria en estos tiempos.

De las que no vimos y lamentamos no haberlo hecho, se encuentra este grupo que – por las críticas recibidas- deberían estar allí: Dulce país, Suleiman Mountain, El hombre que sorprendió a todos, Los sonámbulos, Mujer en guerra, Adiós hijo mio, El valor de una mujer, Sputnik: Extraño pasajero, Nuevo orden y El cumple.

Sergio Moreira (Exclusivo para accu.uy, 05/02/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *