Recuerdos de cine: «El cartero» (Alberto Postiglioni)

De una pequeña anécdota, un gran filme

La película está armada en base a una anécdota pequeña; el encuentro de dos hombres, aparentemente diferentes, que empero guardan afinidad, que de alguna manera los identifica.

Uno es el celebre poeta chileno Pablo Neruda (Philippe Noiret), el otro es Mario (Massimo Troisi), un sencillo hijo de un viejo pescador que por necesidad, no le gusta el oficio del padre, trabaja de cartero.

El tema proviene de una novela, “Ardiente paciencia”, luego una pieza teatral, del escritor chileno Antonio Skármenta (también un filme anterior) que recogió una etapa de Neruda en isla Negra, en época de la dictadura, en los difíciles años setenta en Chile.

El director inglés (nacido en la India, 24/2/1946) Michael Radford, cambia el lugar geográfico lo traslada a Europa, más precisamente a Italia, y hace un corrimiento en el tiempo, ubicando la acción en 1952.

La amistad

Mario tiene como tarea preferida entregar la correspondencia al poeta. De ese trato casi a diario nace una simpatía por parte de Neruda y admiración del cartero por éste. La complicidad los une cuando el poeta ayuda a Mario a conquistar a una muchacha del pueblo.

Hay una evidente preocupación de Radford, como del italiano Massimo Troisi, que además de actuar colaboró estrechamente en la elaboración del libreto, en tratar el tema con cariño.

Es así que procuran dejar intacto de la obra literaria el culto a la amistad, que surge entre el encuentro de los dos hombres, en la cual Skármeta apoyaba el andamiaje de su novela.

Las referencias a hechos políticos están tenuemente insinuadas; una manifestación, el retrato de un líder. La película se aleja de toda vinculación con hechos de la política que puedan distraer la atención del verdadero propósito: recrear un momento emotivo en la vida de Mario y Neruda.

Conmoción de ideas y recuerdos

Buscando, y en muchas secuencias encontrando la conmoción de ideas y recuerdos. En ese hallazgo emocional, los sentimientos sumergen al espectador en una especie de nostalgia, se escucha por tres veces la voz inconfundible de Carlos Gardel cantado “Madreselvas”, ayudando a crear el clima de emotividad, sobre todo para los latinoamericanos, preferentemente por estos lados del Río de la Plata.

En ese trayecto que va de la novela a la película, y a pesar de los cambios, ésta no pierde en el “trasplante” la esencia de una historia de sentimientos, que se mantienen.

El cartero, adquirió un giro inesperado cuando una vez finalizado el rodaje, falleciera el director-actor-guionista Massimo Troisi por problemas cardiacos a la edad de 41 años. Este lamentable hecho acentuó la sensibilidad que recorre la propuesta, estableciendo con el espectador una comunicación afectiva.

El cartero” (Il postino) Italia-Francia 1994. Dirección: Michael Radford. Guion: Michael Radford, Massimo Troisi, Ana Pavignano, Furio Scarpelli, Giacomo Scarpelli (basado en “Ardiente paciencia” de Antonio Skármeta). Fotografía: Franco Di Giacomo. Montaje: Roberto Perpignani. Música: Francisco Canaro, Luis Enriquez Bacalou. Elenco: Philippe Noiret, Massimo Troisi, María Grazia Cicinotta, Renato Scarpa, Linda Moretti, Sergio Solli, Carlo Di Maio, Nando Meri, Vincenzo Di Sauro, Alfredo Cozzolino, Mariano Rigillo, Ana Bonaiuto. Duración: 108 minutos. Estrenada el 1 de enero de 1996, en las salas: Nuevo 18, Beta.

Alberto Postiglioni (Exclusivo para accu.uy, 01/02/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *