«Adú» (Analía Filosi)

No descolla, pero atrapa

Es la película más nominada a los premios Goya (trece candidaturas) y está disponible en Netflix, razones que invitan a entrar en esta historia coral que dura casi dos horas. En realidad son tres historias que corren en paralelo y que tienen como leit motiv la inmigración en África. El protagonista de una de ellas es quien da nombre al film, Adú, un niño de 6 años que huye de Camerún a España, primero con su hermana y luego con un adolescente que encuentra en el camino. Luego está la historia de un guardapaques español que trabaja en una reserva de elefantes africana y recibe la visita de su hija adolescente con problemas con las drogas y con la que no se lleva nada bien. Por último tenemos a un guardia civil que trabaja en la frontera y que se ve involucrado en la muerte de un congoleño que, junto a una horda de inmigrantes, intenta saltar la valla que el guardia debe custodiar. La historia que realmente importa y mueve la aguja del relato es la primera; las otras dos parecen más como momentos de descanso de lo que verdaderamente atrapa al espectador, que es la peripecia del pequeño y simpático Adú (gran revelación Moustapha Oumarou). Si bien la historia es real, tiene todos esos clichés y condimentos que habitualmente vemos en relatos de este tipo. Aún así convence y conquista. En cuanto a las otras dos historias, su atractivo pasa mucho más por los actores que las interpretan que por lo que cuentan. Siempre es un placer ver actuar a Luis Tosar (guardaparque) y en este caso el contrapunto que mantiene con Anna Castillo es muy atractivo. En cuanto al guardia civil, si bien es el que tiene el relato que más puede mover a la polémica y a los cuestionamientos éticos del tema que se aborda, no termina de ser un abordaje profundo y acabado de lo que se está contando. Adú es una película entretenida, ágil y llevadera. Quizás se le pueda cuestionar si merece tantas nominaciones, pero es una discusión en la que no se puede entrar sin conocer la otra oferta española que había en el mercado. Por lo pronto se deja ver, es un buen film, tiene buenos actores y no defrauda más allá de algunas resoluciones algo simples de algunos de los conflictos.

Analía Filosi (Columnas de Analía, 30/01/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *