Recordando películas: «Antes de la lluvia» (Alberto Postiglioni)

Los períodos oscuros de la historia de los humanos

La historia de los seres humanos pasa por periodos oscuros, difíciles de comprender. La guerra es uno de estos actos macabros, funestos, donde la muerte es la protagonista. Por más que se ensayen teorías y discursos que justifiquen enfrentamientos; los asesinatos de niños, mujeres y hombres siempre son hechos que no tienen razón de existir.

             Las preocupaciones de un cineasta

Milcho Manchevski (1959) es un director preocupado por la realidad de su tierra Macedonia. Como es un artista que emplea el cine como medio de comunicación, trató de interpretar la realidad histórica por medio de las imágenes, dividiendo en tres cuentos su filme, que de alguna manera repasan la historia de lo que fue la ex Yugoslavia. Es así como el cine se transforma en un instrumento útil y descriptivo.

La ficción de las tres narraciones deja paso a otras lecturas donde el espectador podrá descubrir realidades perversas, donde la violencia estalla y se asesina en nombre de libertades étnicas. Los tiempos han cambiado los adelantos técnicos son superados por otros de mayor efectividad, hasta alcanzar resultados increíbles, sin embargo, como hace miles de años los humanos buscan y encuentran diferencias para odiarse.

           Tres historias con destinos comunes  

Cada cuento muestra tres anécdotas diferentes, que empero tienen una relación que los aproxima a un destino violento y a un denominador común: el amor. En medio de muertes y odios el amor surge como el sentimiento válido que enlaza a los relatos.

El primero, llamado “Palabras”, narra como un joven sacerdote defiende hasta las ultimas consecuencias a una muchacha albanesa de las acusaciones de los macedonios, pero también de sus propios parientes.

“Rostros”, en el segundo,Manchevski, traslada la acción a Londres donde una editora inglesa se debate entre el amor de su esposo inglés y el amante, un fotógrafo de Macedonia.

El tercero, “Imágenes”, reúne, de alguna manera, los otros dos relatos, como una suerte de epílogo donde se unen los destinos de los personajes. La película está estructurada en base a estas narraciones haciendo un movimiento de círculo; une el comienzo (el sacerdote recogiendo tomates) con el final, dándole una continuidad que empieza y termina y vuelve a repetirse, como la misma historia de odios y muertes que no tiene fin. 

                     Los aciertos de la propuesta

Los aciertos de Manchevski están por el lado de encarar la narración, que fluye poderosa con una forma que combina el lenguaje visual, ayudado por una fotografía (Manuel Teran) desprovista de artificios superfluos, describiendo las tierras ásperas de una extraña belleza y los rostros sufridos de Macedonia, cortando esa escenografía desolada un Londres de calles saturadas de gente y edificios desafiantes. Este contraste entre la fragilidad que ofrece la guerra y lo que permanece aparentemente inalterable a través de los años, de pronto se ve conmovido, algo lo vuelve parecido, un atentado terrorista en Londres: “emparentando” a una y otra geografia con una realidad trágica.

El filme tiene un contenido que se interna en conflictos incomprensibles (odios religiosos y étnicos) para los que vivimos de este lado del mundo. Sin embargo, Manchesvki los plantea de manera que sea entendido por una platea de cualquier parte del mundo; el abrazo del joven sacerdote con la muchacha albanesa, el sentimiento del fotógrafo macedonio por una musulmana, vieja compañera de colegio. Todas esas diferencias étnicas y religiosas unidas por la solidaridad de los momentos vívidos a pesar de los conflictos “inventados” por intereses espurios: ese es el mensaje de armonía, a pesar de todo, entre mujeres y hombres, que deja entrever en su primer largometraje Manchesvski.  

La vieja Europa quebrada por la incertidumbre de sentimientos que se confunden, provocando conflictos, son mostrados por un relato que lleva de lo individual (como lo que siente la editora inglesa) a lo mayor que atañe a un pueblo a una nación.

“Antes de la lluvia” (Pred Dozhot-Before the Rain) Macedonia, Francia, Inglaterra 1994. Dirección: Manchevski. Guion: Milcho Manchevski. Fotografía: Manuel Teran. Montaje: Nicolas Gaster. Música: Dragan Dautovski, Zlatko Origjanski, Zoran Spasvski, Goran Trajkoski. Elenco: Grégoire Colin, Katrin Cartildge, Labina Mitevska, Josif Jositovski, Rade Serbedzija, Boris Delcevski, Dejan Velkov, Phyllida Law, Katerina Kocevski, Vladimir Jacev, Ilko Stefanovski. Duración: 113 minutos. Estrenada el 21 de febrero de 1997 en la sala: Plaza Arocena. El 18 de abril de 1997 en las salas: Beta, Libertad, El Observador. 

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 25/01/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *