Recordando películas: «Carácter» (Alberto postiglioni)

Mike van Diem era un hombre joven de 39 años cuando filmó, Carácter en 1997, su primer largometraje. Conquistando a Hollywood llevándose el Oscar a Mejor Película Extranjera en 1998. Esto no es poca cosa, porque la Academia que suele ser en ocasiones muy complaciente en el momento de elegir entre películas estadounidenses o inglesas, emplea un rigor más severo cuando premia a películas no habladas en inglés.  

La elección en estos casos se hace en base a una selección de las calidades y no pensando en la taquilla, las películas candidatas y luego la premiada tienen un atractivo exclusivamente cinematográfico. Esto es precisamente lo que ocurrió con Carácter, que reúne una cantidad de elementos que sumados dan como resultado una película intensa, que deja pensando al espectador.

                           El origen literario

Mike van Diem se basó para rodar su filme en el relato Dreverhaven en Katadreuffer (1928) y en la novela Karakter (1938) ambas del escritor holandés Ferdinand Bordewijk (1884-1965). Las dos obras dan un panorama sombrío de una Europa que se acercaba a los sufrimientos de una terrible guerra mundial (ya había padecido otro acontecimiento bélico, 1914-1918) involucrando a países de buena parte del planeta, nuevamente como un estribillo perverso los horrores vividos volvían.  

La película está ambientada en una gris Rotterdam de los años veinte del siglo pasado, en la cual una pobre mujer de escasos recursos intelectuales y su pequeño hijo deben vivir penosamente. Años más tarde el niño se entera de que es el hijo bastardo de un temido e inescrupuloso prestamista, que es el ejecutor oficial de las deudas de la gente más necesitada de la ciudad.

El director plantea el relato de tal manera que lo que llama más la atención es el feroz enfrentamiento entre el despiadado prestamista y su obcecado hijo, empeñado en salir adelante económica y socialmente.

Carácter tiene, entre otros objetivos, la finalidad de mostrar como el bienestar económico y la felicidad no siempre van juntos; el joven Katadreuffer (Fedja van Huet) logra escalar posiciones en su trabajo; además con su empeño y perseverancia se recibe de abogado, con mucho esfuerzo y sacrificio, pero le faltan afectos. Su madre (Betty Schuurman) no le demuestra cariño, aparentemente le es indiferente. La compañera de trabajo (Tamar van Den Dopy) de la cual se enamora, se casa con otro. Su padre (Jan Decleir) es incapaz de demostrar un mínimo de compresión. Los personajes del relato no tienen escapatoria, están marcados por destinos infelices.

                     El toque pesimista

Esto es un dato (la infelicidad) para tener en cuenta. Al observar las producciones cinematográficas de Europa de fines del siglo XX, en su gran mayoría el drama oscuro (preferentemente con pasajes truculentos) es elegido de directores y guionistas para sus propuestas; esto parece una contradicción entre el bienestar económico (antes mencionado) del primer mundo y las ficciones planteadas con una indisimulada carga pesimista.

Todo indicaría que los cineastas europeos de fines del siglo pasado, por lo menos un número importante, eran coherentes con una prédica que señalaba la falta de amor. En el festival Europa, un Cine de Punta, de enero de 1999 (año y mes que, en Uruguay, se estrenaba Carácter), se pudo observar como de diferentes lugares del viejo continente y de distintos directores las propuestas tenían cierto toque pesimista que las igualaba; El ladrón (Rusia-Francia, de Pavel Chujrai), Abre los ojos (España, de Alejandro Amenábar), Los amantes del círculo polar (España, de Julio Medem), La vida soñada de los ángeles (Francia, de Érick Zonca), Los que me aman tomarán el tren (Francia, de Patrice Chéreau), Pequeño ángel (Alemania, de Helke Misselwitz). De las catorce películas presentadas en el festival, producciones entre 1996 y 1998, casi la mitad tenían el común denominador de manejar la desilusión y el pesimismo como telarañas mortíferas en las cuales los personajes se enredan y no ven, muchos de ellos, una salida que los guie por un camino de esperanza.

La desintegración de la familia es otro de los temas tratados; es presentada con ferocidad por Chéreau; como una metáfora por Chujrai ; incluso una agradable comedia, Gracias por todo, de Luca Manfredi, da síntomas de que todo no es igual entre padres e hijos, hasta en la mismísima Italia, donde los lazos familiares parecen ser tan sólidos.

También Mike van Diem expone esas temáticas que sospechosamente llevan a una crisis ética, donde quizás las respuestas deberían ser buscadas por sociólogos, psicólogos y hasta teólogos. Este cronista simplemente subraya algo que hasta hoy le llama la atención.

Por otro lado, exclusivamente cinematográfico, Carácter reúne elementos que hacen de este un filme de relato sumamente interesante, con buen manejo de la progresión dramática, una buena ambientación de época y elenco parejo donde se destacan el joven Fedja van Huét y el veterano Jan Decleir.

El cine holandés tiene escasísima difusión por estos lados de América, a no ser excepciones, Oscar mediante, como Carácter. Recordarla fue un grato ejercicio memorioso. Es oportuno señalar que otra película holandesa, Memorias de Antonia (1995) de Marleen Gorris, se llevaba el Oscar a Mejor filme Extranjero en 1996.

“Carácter”, (Karakter) Holanda 1997. Dirección: Mike van Diem. Guion: Mike van Diem, Laurens Geels, Ruud van Megen (basados en, “Dreverhausen en Katadreuffé” y “Karakter” de Ferdinand Bordewijk). Fotografía: Rogier Stoffers. Montaje: Jessica De Koning. Música: Paleis van Boen. Elenco: Fedja van Huét, Jan Decleir, Betty Schuurman, Tamar van den Dop, Victor Low, Hans Kesting, Lou Landré, Bernard Droug, Frans Verstman, Fred Goessens, Jasper Gottlieb, Marius Gottlieb, Pavlik Jansen op de Haar, Marisa Van Eyle, Win Van Der Grijn. Duración: 159 minutos, estrenada el 15 de enero de 1999, en la sala: MovieCenter (Portones, inaugurando la sala).

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 11/01/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *