Recordando películas: «Sensatez y sentimientos» (Alberto Postiglioni)

La literatura ha tenido una poderosa influencia en el cine. Desde los comienzos los hombres y mujeres que hacían cine miraron con respeto las páginas de novelas, cuentos y otros géneros literarios. Trataron de reproducirlas a través de la imagen, a veces con aciertos y otras no logrando su objetivo. Pero siempre teniéndola como un buen ejemplo. 

La escritora británica Jane Austen (1775-1817), ejerce una indisimulada fascinación en los estadounidenses, que encuentran un ejemplo culto y refinado a sus necesidades intelectuales-artísticas.

Austen, reúne las condiciones para que sus novelas lleguen a un público masivo a través de la pantalla: las desdichas de mujeres sufridas pueden convertirse en tema atractivo de una película.

Eso es precisamente lo que ocurre con “Sense and sensibility”, novela escrita por Jane Austen en 1809, que Emma Thompson, actriz de prestigiosa carrera, tradujo a un lenguaje cinematográfico escribiendo un libreto que tiene un equilibrio preciso entre el origen literario y esta versión.

           Las mujeres en los siglos XVIII y XIX

El eje de esta historia es la mujer por donde fluye el relato, los hombres acompañan el acontecer; un marido y padre moribundo, que deja a su mujer e hijas sin posibilidades económicas; un hermanastro que las estafa dejándolas sin hogar y lo que es peor sin dote, ni presencia social; los pretendientes que no se deciden, algunos, o la abandonan por cuestión de dinero, otros.

Lo cierto que las Dashwood (así se apellidan las protagonistas), una señora con tres hijas, se tienen que arreglar como pueden en medio de los sinsabores domésticos y sociales.

Jane Austen ponía a sus heroínas en la campiña inglesa de los siglos XVIII y XIX. Por medio de ellas desarrollaba una crónica de la condición de la mujer en la sociedad, pero además reparaba en la intimidad de esas mujeres; sus deseos ocultos, la fuerza para luchar y seguir adelante. También la dignidad de sobrellevar la situación a la que inesperadamente se ven enfrentadas.

                    La sombra de James Ivory

El tema trae a la memoria de los aficionados el nombre del director James Ivory (92), un especialista en visualizar literatura (La mansión Howard, Un amor en Florencia, Maurice), dotándola de refinamientos y minuciosas reconstrucciones de época.

Sin embargo, en esta versión de la muy británica Jane Austen se encuentra un director taiwanés, Ang Lee (El banquete de bodas, Comer beber, amar, entre otras). Pero a pesar de la aparente distancia cultural encuentra puntos de coincidencia con una coherencia ética que ha mantenido en sus filmes, donde no son ajenas las dificultades generacionales, la búsqueda de un “lugar” en la sociedad. En ello acorta distancias de tiempo y también étnicas: adaptando el pasado con sus prejuicios y valores morales a una idiosincrasia de fines del siglo XX (la película es de 1995). Claro, que algunas siguen vigentes en este siglo XXI.

            Estructura de una buena adaptación

 Ang Lee cuenta, por supuesto, con el respaldo del libreto de la también inglesa Emma Thompson, que demuestra una fina sensibilidad e inteligencia, encarando el guion con sutilezas y con esmeradas propiedades (así en plural).

En la descripción de los personajes, utilizando sugestivos recursos; la sosegada aptitud de Elinor (también actúa Emma Thompson) la mayor de las hermanas, los impulsos arrebatadores de Marianne (Kate Winslet), la aparente frialdad del coronel Brando (Alan Rickman); y, hasta cierto humor en el atildamiento de Edward Ferris (Hugh Grant), que no se decide en declarar su amor. Todas estas presentaciones están logradas con una síntesis de recursos que demuestran un singular dominio del “tiempo” y lenguaje visual. Hasta los personajes secundarios son delineados con clara nitidez y una esmerada interpretación; unos parientes buenos, pero cargosos y en ocasiones molestos; una arpía que convence a su marido (el hermanastro) para dejar a las Dashwood sin dinero; un seductor que cae en su misma trampa. 

Sin dudas, el mérito de los brillos del filme es un esfuerzo colectivo, aunque se destaca el libreto de Thompson (Oscar a mejor guion adaptando), la interpretación de Kate Winslet y la acertada dirección de Ang Lee.

                   El toque británico 

La película sigue una estética que ha caracterizado al cine inglés. Con el invalorable apoyo de la implacable fotografía, en este caso de Michael Coulter, que registra la campiña de verdes intensos, cielos plomizos y lluvias que mojan cuerpos y tierras, presagiando o subrayando estados de ánimos.

La obra también revela un aspecto curioso, y es la notoriedad por una literatura de principios del siglo XIX, en los conflictivos y neuróticos fines del siglo XX, esto asimismo vale para el actual XXI donde la indiferencia es el común denominador y la escala de valores que tanto ha cambiado desde entonces. Esta temática de mujeres atormentadas por varios problemas incluyendo malos tratos (agresiones físicas, hasta la muerte en algunos casos, no en esta ficción si en la cruda realidad) sigue vigente.

Quizás las repuestas a esas interrogantes habría que buscarlas en necesidades de nuevas generaciones por encontrar valores perdidos. Posiblemente los sociólogos y psicólogos encuentren otras respuestas más acertadas.

Lo cierto es que esta escritora está de moda (¿o estuvo?), por lo menos el cine se ha ocupado muchas veces de ella. Algunos escritores, como el argentino Jorge Luis Borges (1899-1986) y el inglés Martin Amis (71), no le tenían mucha simpatía. Amis dijo que las novelas de Jane Austen están formuladas todas de la misma manera: “…la heroína, el héroe y un obstáculo que siempre es el dinero”.

Pero a pesar de las críticas adversas Austen mantiene un encanto añejado que el cine, en ocasiones, desempolva y lo pone en “pantalla grande”, adornándola con los esplendores de una atractiva puesta en escena.

La historia de las hermanas Dashwood sigue (mal que les pesaba a Borges y Amis) interesando a espectadores/as de estos descreídos años.

“Sensatez y sentimientos” (Sense and Sensibility) Reino Unido-EE. UU. 1995. Director: Ang Lee. Guion: Emma Thompson (basado en la novela “Sense and sensibility de Jane Austen). Fotografía: Michael Coulter. Montaje: Tim Squyres. Vestuario: Jenny Beaven, John Bright. Música: Patrick Doyle. Elenco: Emma Thompson, Kate Winslet, Harriet Walter, Gemma Jones, James Fleet, Tom Wilkinson, Alan Rickman, Hught Grant, Emile Francois, Elizabeth Spriggs, Robert Hardy, Ian Brinble, Isabelle Amyes, Greg Wise, Alexander John. Duración: 2h. 16 minutos. Estrenada el 22 de marzo de 1996 en las salas: Alfa, Carrasco y Trocadero.

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 04/01/2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *