Recordando películas: «Expiación, deseo y pecado» (Alberto Postiglioni)

Esta historia de amor entre una joven de familia de clase alta inglesa y el hijo del ama de llaves, tiene ingredientes que utiliza con frecuencia las telenovelas. Vamos a ver, analicemos. Las semejanzas vienen por el lado de los escollos que se interponen a la culminación de la unión de los amantes.

La relación amorosa de la joven pareja es interrumpida por una mentira infame de la hermana menor, novel escritora, de la muchacha rica, enamorada secretamente del mismo hombre. Primer obstáculo, que origina el triángulo de amor odio.  Otros impedimentos se interponen al encuentro de los amantes, la guerra el más grande. Hasta ahí la serie de semejanzas con algunas telenovelas, con la mayoría por lo menos, son válidas.

                                        La culpa

Sin embargo, las dificultades a vencer con que se nutre cualquier telenovela común son aprovechados inteligentemente para deslizar temas que tienen que ver con la ética, la psicología de los personajes y, particularmente con la culpa como sentimiento cristiano: la mentira cometida por la chica a sabiendas del mal irreparable que provocaría. Este estado de ánimo va a acompañar hasta la vejez al personaje.

Todo este material inspirado en la novela “Atonement” (título original del inglés) de Ian McEwan, toma tres décadas; desde un día y una noche de verano de 1935 cuando se precipitan los hechos, hasta que la escritora ya anciana, y famosa, descubre posiblemente no siendo fiel a la realidad por medio de una ficción, una autobiografía novelada, en la cual deja explícito su deseo de remisión.

El pecado que la atormentó buena parte de su vida toma estado público. Ya no es una exclusividad que ella, la hermana y el novio conocían. Claro, también otros dos personajes están involucrados, pero es bueno no adelantar a futuros espectadores esa parte del relato.

La película que obtuvo el Globo de oro y siete nominaciones al Oscar, esta bien contada con flashback distribuidos adecuadamente, este recurso narrativo permite alterar los tiempos, presente y pasado. Lo cual le da al director Joe Wright la posibilidad de dotar al relato de una progresión dramática que aumenta el interés.  Agregando componentes sutiles; el detalle de un pendiente encontrado en el piso, la intriga del contenido de un sobre, la llegada de un amigo de la familia. Son aberturas que desembocan en episodios que se van uniendo a la trama fortaleciendo al relato y llenando de incertidumbre al desenlace.

Un elenco parejo que cierra el talento indiscutible y cautivador de Vanessa Redgraves, hace del filme una suma de aciertos.  

“Expiación, deseo y pecado” (Atonement) Reino Unido – 2007. Director: Joe Wright. Guión: Chirstopher Hampton (basado en la novela “Atonement” de Ian McEwan, Fotografía: Seamus McGarney. Montaje: Paul Tothill. Vestuario: Jacqueline Durran. Música: Darío Marianelli. Elenco: James MacAvoy, Keira knightley, Saoirse Ronan, Juno Temple, Romola Garai, Vanessa Redgrave, Benedict Cumberbatch, Brenda Blethyn. Duración: 123 minutos. Ganadora del Globo de Oro 2008 a Mejor Película Dramática. Estrenada el 1 de febrero de 2008, en las salas: MovieCenter Montevideo, Grupocine Pta. Carretas.

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 31/08/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *