BuenCine.com.uy (Guilherme de Alencar Pinto)

Sitio uruguayo de cine de arte

Hace pocos días entró en funcionamiento BuenCine (https://buencine.com.uy/), un sitio web dedicado al streaming de cine alternativo y autoral, que tiene una doble afiliación: es una nueva rama de la distribuidora uruguaya Buen Cine, especializada en ese tipo de filmes, cuyo coordinador, Gabriel Massa, es también el programador de la Sala B; y, por otro lado, es el brazo uruguayo de un sistema internacional llamado Eyelets, y opera según el mismo esquema. No funciona por suscripción, sino que se paga por título (se requiere tarjeta de crédito internacional). El costo varía, según la película, entre uno y tres dólares. Desde el momento en que se alquila, el film queda disponible para el espectador durante 48 horas.

El sitio inauguró con un modesto repertorio de cien películas, pero a cada jueves se agregan tres estrenos absolutos para el Uruguay, junto a 15 incorporaciones de películas nuevas, con lo cual la oferta va a crecer mucho rápidamente. Hay películas de los cinco continentes y, junto a una gran mayoría de cine reciente, hay películas del siglo XX (incluso alguna muda). El diseño permite buscar por modalidades (Comedia, Drama, etcétera) o por nacionalidad, con una sección aparte que destaca las incorporaciones nuevas. Hay para distintos gustos, y la selección es bastante buena. Si uno estuviera condenado a ver una película elegida en forma aleatoria, las chances de encontrarse con un bagayo en BuenCine son muchísimo más bajas que en Netflix. Por ejemplo, la selección de cine brasileño, que por ahora es de sólo cuatro películas, es formidable. Está la justamente consagrada Aquarius (2016, de Kleber Mendonça Filho) y las interesantísimas Benzinho (2016, de Gustavo Pizzi) y Los buenos modales (2017, de Juliana Rojas y Marcos Dutra). La cuarta (Trabalhar cansa, 2011) no la vi, pero es de los mismos realizadores de Los buenos modales, lo cual es prometedor.

La programación incluye realizadores que cuentan entre los más interesantes de la actualidad (los franceses Claire Denis, Philippe Garrel Olivier Assayas,, Laurent Cantet y Stéphane Brizé, el alemán Wim Wenders, el polaco Paweł Pawlikowski, el rumano Cristi Puiu, el coreano Hong Sang-soo, el chino Jia Zhangke, el colombiano Ciro Guerra). Está la deliciosa y sensible película de animación Virus tropical (2017, de Santiago Caicedo, sobre dibujos de la colombiana-ecuatoriana Power Paola). Y hay clásicos de Charles Chaplin, Orson Welles, Frank Capra, Michael Curtiz, Frank Borzage, William Wellman, René Clair, Vincente Minnelli, Roger Corman, Satyajit Ray, Stanley Kubrick, Agnès Varda, François Truffaut, George Romero, Peter Bogdanovich, Francis Coppola, Leonardo Favio y Krzysztof Kieślowski. La única uruguaya, por ahora, es Mr. Kaplan (2014, de Álvaro Brechner).

En mi breve experiencia con el sitio, me parece que queda por ajustar algún aspecto de la estructura, ya que a veces el usuario se ve atrapado en un círculo vicioso (el intento de entrar a la película devuelve a la ventana para hacer login, aunque éste ya se haya efectuado). Finalmente logré ver la película, pero al segundo intento ya no recordaba cómo era, porque no es evidente.

Los estrenos

Los tres estrenos de esta semana incluyen una película excepcional. Hacia la luz (Hikari, 2017, de Naomi Kawase, Japón / Francia), fue exhibida en Uruguay únicamente en el Festival de Cinemateca. La personaje principal, Misako, escribe descripciones de películas para personas con discapacidad visual, y está realizando los testeos para el texto de un film de arte relativamente complejo. El proceso involucra cuánto decir, cuánto dejar librado a la imaginación, cómo dar cuenta del clima de una imagen sin interferirla con componentes subjetivos y sin acotar su potencial de significaciones. El proceso va a ser afectado por dos líneas emotivas para Misako: las visitas a la madre con Alzheimer en un precioso pueblito en las montañas, y el involucramiento con Nakamori, un fotógrafo famoso que quedó casi ciego y atesora su vieja Rolleiflex porque es, dice él, su corazón. La concepción visual nos acerca un poco a los personajes ciegos: la película está tomada mayormente en planos muy cercanos de sus rostros, que valorizan cada tensión de cada músculo, cada parpadeo y cambio en la dirección de mirada. Nos zambullimos en la belleza de esos rostros (su interioridad), y también en la belleza de los retazos de imágenes alrededor de ellos. Los muchos crepúsculos se nos comunican sobre todo por la luz reflejada en las pieles, en las miradas extasiadas, y es como si la película nos comunicara la tibieza de los rayos del sol. Hay frases poéticas (“La luz del prisma aterrizó en su mano”) y sentimientos inefables. Como siempre, Naomi Kawase es delicadísima y esta obra tiene el efecto purificador de una sección de meditación.

Las otras dos películas son totalmente inéditas en el país. Maravilloso Boccaccio es una buena oportunidad de retomar el contacto con el cine de los hermanos Taviani. Cigarrillos y chocolate caliente, de Sophie Reine, 2016, es una comedia francesa con el cada vez más popular Gustave Kervern.

Guilherme de Alencar Pinto (La Diaria, 22/07/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *