Recordando películas: “El sabor de la noche”

Las historias de amor que cuenta el director chino Wong Kar-wai no son para nada convencionales, ni por temática ni por desarrollo; una pareja en crisis de homosexuales chinos de visita en Buenos Aires en Felices juntos, unos vecinos (mujer y hombre) que descubren que sus respectivos cónyuges son amantes y ellos mismos terminan en una relación sentimental en Con ánimo de amar, un periodista-escritor que mantiene a través de varios encuentros y desencuentros con distintas mujeres, imaginados o reales, la esperanza que lo mantiene activo en 2046, donde además el tiempo juega un rol importante…

Son todos ejemplos del manejo de las relaciones sentimentales, convirtiéndose en el objetivo principal. Es cierto que otros ingredientes importantes se van agregando, pero si observamos veremos que lo que crece gradualmente  son las historias de amor.

                        Un café en Nueva York

El sabor de la noche comienza con un rompimiento, el novio de una mujer joven (Norah Jones) la deja por otra. En el café en Nueva York donde frecuentaba la pareja, la mujer engañada establece una amistad a fuerza de charlas, comidas y confidencias compartidas con el dueño del local (Jude Law). Hasta que una noche decide marcharse de Nueva York iniciando un viaje. Comienza entonces un periplo por otras ciudades, empleada de mesera en un bar nocturno y de moza de un restaurante de día, en un casino más tarde, conociendo a gente y otros fracasos, estos ajenos; un policía (David Strathairn) enamorado de su ex esposa (Rachel Weiz), ésta que se distrae con otros hombres, una joven jugadora (Natalie Portman) que no se lleva con su padre. Decepciones y engaños  de extraños van pautando las noches y días contados y numerados a través de las cartas que le escribe al dueño del café.

               Personajes solitarios

La soledad es un común denominador de estos personajes que de alguna manera, aunque con distintos destinos, los acerca. La falta y búsqueda de comunicación son ingredientes que se deslizan empleando elementos sugestivos; los trenes que pasan veloces sin mostrar a los pasajeros, en la primera parte son como un estribillo que acompaña los encuentros de la joven engañada y el dueño del café.

La cámara se convierte en un componente objetivo que observa los acontecimientos; se mueve con cautela detrás de los vidrios de una puerta o los de una vitrina en el café. También en la cámara del circuito cerrado de seguridad deja ver una pelea. Agranda a un primerísimo primer plano las huellas de un postre en los labios de una mujer, preámbulo de besos y de una nueva relación. Se detiene en los ojos tristes de un alcohólico y en los gestos nerviosos de los jugadores queriendo adivinar los naipes contrarios.

                           La estrategia de Wong Kar- wai

En los relatos de Wong Kar-wai los detalles son como hilos con los que teje la trama. La cámara cuidadosamente va aportando cada uno de ellos. La intención es involucrar al espectador en una complicidad progresiva. Hasta que sienta que él mismo es el que observa. Esto lo logra por el increíble talento descriptivo, valiéndose de la fotografía, no solo como elemento ilustrativo, que lo es, sino y además como parte de la narración formando una comunión, estableciendo una relación entre la historia (la imaginación) y la realidad (el espectador).

Es la primera vez que filma en inglés, la película fue rodada en los Estados Unidos con elenco occidental; la cantante Norah Jones que debuta como actriz, Judd Law, Natalie Portman, Rachel Weiz y David Strathairn, todos con excelente desempeño.

Para aquellos aficionados, es decir aquellas personas que van al cine buscando algo más que entretenimiento, tienen en El sabor de la noche un filme que reúne una cantidad de aciertos, algunos adelantamos otros los descubrirán ustedes.

“El sabor de la noche” (My Blueberry Nights) Hong Kong, China, Francia-2007. Director: Wong Kar-wai. Guión: Wong Kar-wai, Lawrence Block. Fotografía: Darius Khondj. Montaje: Willioam Chang. Música: Ry Cooder. Elenco: Norah Jones, Jude Law, David Strathaim, Rachel Weisz, Natalie Portman, Chad R. Davis, John Malloy, Benjamin Kanes, Adriane Lenox. Duración: 90 minutos. Estrenada el 5 de septiembre de 2008, en las salas: Alfabeta. Grupocine Ejido, Pta. Carretas.

Alberto Postiglioni (Exclusiva para accu.uy, 08/06/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *