«Amante fiel» (Álvaro Loureiro)

Las relaciones particulares

No todo se manifiesta de la misma manera en la conducta de los seres humanos. Cuando alguien encara con total coherencia la mayor parte de sus acciones, no resulta difícil predecir qué haría tal persona en determinada circunstancia. Todo eso, no obstante, no significa que tamaña coherencia funcione  dentro de similares parámetros cuando se trata de llevar adelante una relación amorosa. En tal terreno, las cosas cambian. Resulta prácticamente imposible anticipar cómo la mayor parte de los hombres y mujeres que nos rodean hacen frente a un vinculo de tal tesitura que recién comienza, siendo más impredecible aún imaginar qué les puede suceder a los implicados con el correr del tiempo. Sobre tamañas dificultades para detectar cómo procede cada uno en lo que concierne a las idas y venidas del amor  gira esta historia del tal amante fiel, rodeado de gente que no luce tan fiel, sin que a nadie se le ocurra, pese a todo, calificar a esos «infieles» como condenables, ya que, en el fondo, es en el alma humana donde reside tal complejidad y ese punto, ya se sabe, se puede catalogar como impredecible.      

Prometedor punto de partida, entonces, para observar a estos protagonistas en trances que, aunque luzcan tan criticables, no dejan nunca de impresionar, desde el punto de vista del espectador, como posibles candidatos a un comentario del tipo ·»eso me podría haber sucedido a mí». De ahí que  conviene no perderse ni una sola de las reacciones y procederes de gente, en verdad, no muy diferente de nosotros. Vale así la pena seguirle los pasos a este amante fiel que Louis Garrel  retrata con la mayor convicción, a lo largo de un asunto que él mismo dirige con recursos que prueban no sólo condiciones para la tarea -se trata de su segunda película- sino también las enseñanzas transmitidas por el destacado realizador Philippe Garrel, su padre.      

Como si todo lo que antecede fuera poco, Louis se encarga asimismo de coescribir un libreto junto a, nada menos que el gran Jean-Claude Carrière. El resultado no es, nada más ni nada menos, que un film que respira sanos aires de una nouvelle vague de los tiempos que corren y que al mismísimo François Truffaut le hubiera gustado paladear. Las muy hermosas Laetitia Casta y Lily-Rose Melody Depp acompañan a Garrel en los papeles de mayor compromiso dentro de un elenco que, a cada paso, rinde pruebas de frescura y naturalidad. La fotografía de Irina Lubtchchansky y el comentario musical del consagrado Philippe Sarde brindan, por su parte, adecuado marco a esta trama que Garrel, hijo, coescribe, dirige e interpreta con linspirados bríos.

L´homme fidèle Francia, 2018  

Álvaro Loureiro (exclusiva para accu.uy, 05/03/2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *