«Parásitos» (Alberto Postiglioni)

Los unos y los otros

Según diccionario, “Del latín parásitos, aunque el origen más antiguo es un vocablo griego que significa, comensal. Un parásito es un organismo que vive a costa de otra especie, El parásito se alimenta del otro debilitándolo”.

Esta definición el director surcoreano Borg Joon-Ho la traslada a la sociedad humana actual, dando un retrato cruel de “la guerra de clases”. Si, aunque para muchos es un término pasado de moda de del siglo XX, el cineasta lo reivindica en este siglo XXI.

Las diferencias

Para ello construye una metáfora alimentada con humor negro y en situaciones con drama sórdido. Toma a dos familias, los Kim (matrimonio, un hijo y una hija adolescentes), son muy pobres. Y, los Park, también un matrimonio con dos hijos, una jovencita y un niño de diez años, la diferencia está en que son muy ricos. Los primeros viven en algo parecido a un sótano que da a un callejón con mucha suciedad, tomado como baño por algunos transeuntes. Los Park se alojan en una amplia casa con ventanales a un hermoso jardín.

Esas diferencias son marcadas en los primeros minutos en tono de comedia, los contrastes de una familia que se las ingenia para utlizar el “wi-fi” de los vecinos y aprovechar la fumigación callejera para matar los insectos domésticos, abriendo la pequeña ventana. Las preocupaciones de los Park están por el lado de que ordenar a la cocinera, que auto usar ese día, la ropa que se van a poner, las clases de inglés de la chica, y de pintura del niño. Los pobres, quizás como superviviencia, son astutos. Los ricos son algo ingenuos (particularmente la señora) y confiados.

Las complicaciones progresivas

Las maneras de introducir los personajes en las vidas de los otros, son parte de un juego perverso. La simulación de roles, mintiendo ser lo que no son, permite que los Kim “entren” a la mansión de los Park. A partir de ese momento una silenciosa y progresiva invasión se produce que es interrumpida por una ex empleada, que no es bueno adelantar a futuros espectadores. Pero resulta el detonante de una serie de acontecimientos que precipitan el desenlace.

Bong Joon-Ho lleva el ritmo del relato por vaivenes sorpresivos, nada hace sospechar del comportamiento de los distintos personajes (incluidas la bromas al régimen de Corea del Norte), de una escena a otra, de una secuencia a otra. Esto da un caracter diferente que lo torna exclusivo. Su contenido es directo nada queda a la especulación, nada es gratuito todo tiene un por qué; la forma atractiva (comedia, suspenso, drama) acompaña armoniosamente al contenido serio trágico y comprometido con una realidad que deja la reflexión como mensaje final, sobre situaciones de desigualdades que existen en sociedades modernas.

Candidata al Oscar (Mejor Película y mejor extranjera, además de otros). Ya obtuvo la Palma de Oro del festival de Cannes y el Globo de oro a mejor film no hablado en inglés. Todos galardones bien merecidos. La mejor manera de saber si este cronista, que están leyendo, tiene razón, es verla. Claro, es una película diferente con una propuesta que se aleja de las ofertas habituales, por eso mismo hay que ir al cine: como se debe ver una película, en una sala.

“Parásitos” (Gisaengchung) Corea del Sur, 2019. Dirección: Bong Joon-ho. Guión: Bong Joon-ho. Fotografía: Hong Kyung- pyo. Montaje: Yang Jin-ho. Música: Jeong Jae-il. Elenco: Song Kang-ho, Lee Sun-Kyun, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-shirk, Park So-dan, Jang Hye-jin, Jung Ji-so, Jung Kyeon-jun, Park Seo- jeon. Duración: 132 minutos. Estrenada el 23 de enero de 2020.
Alberto Postiglioni (Exclusivo para accu.uy, 30/01/2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *