«Piratas del Caribe: En el fin del mundo» (Sergio Moreira)

¡Aguante la piratería!

Que hoy en día el éxito le llegue a Disney de la mano de los piratas es algo muy irónico, pero por fin uno puede hablar bien sobre piratería sin tener a toda la ley en contra.

La tercera parte de la saga de Piratas del Caribe aumenta en cantidad de metraje pero eso no opaca su calidad. El final de la trilogía de Verbinski no solo es digno sino que es una excelente culminación de las aventuras de Jack Sparrow.

Para hacer un poco de historia, Piratas del Caribe originalmente es una atracción de Disneylandia, diseñada por el mismo Walt Disney, quien en 1967 inaugura este paseo por entre varios piratas animatrónicos. Disney quería hacer un museo sobre piratas pero cuando supo de la aparición de los animatronics, decidió que debía hacer algo distinto. Esto llevó a que fuera un éxito rotundo mucho mayor a lo esperado; desde 1967 cosecha la admiración de todos los que lo han visitado y desde 1973 también se puede disfrutar en el Magic Kingdom de la Florida.

Esta atracción cuenta con innumerable cantidad de gags, entre ellos el de un perro con las llaves de una celda en la boca y los presos desesperados por conseguirla (esto se vio en la primera de las pelis, cuando Jack lo intenta mostrandole un hueso), también existe otra en la que dos esqueletos se enfrentan en un tablero de ajedrez y su juego está empatado por la eternidad!!!

Muchas de estas bromas serían luego copiadas en el videojuego «Monkey island» y su creador Ron Gilbert dijo haberse inspirado en la diversión de Disneylandia.

El proyecto de Piratas del Caribe como filme se viene manejando desde hace mucho tiempo, uno de los posibles directores había sido el mediocre Renny Harlin (Pesadilla 4: El amo de los sueños, 1988; Alerta en lo profundo, 1999; Exorcista: El comienzo, 2004; Pacto infernal, 2006) que al no poder realizarla decidió hacer una de piratas; la insufrible La pirata (Cutthroad island, 1995) con Geena Davis, Matthew Modine y Frank Langella.

Por suerte la idea de hacer la peli quedó durmiendo por años hasta que apareció el director Gore Verbinski que logró hacer estas geniales tres pelis. Si bien no fueron pensadas como trilogía, el hecho de que la primera tuviera el éxito que tuvo, llevó a eso y también a que la atracción de Disney fuera modificada. Desde hace poco se incluyó a Jack Sparrow, Barbossa y Davy Jones a los viejos personajes que se veían en el parque.

En cuanto a la peli, si bien tiene un exceso de metraje (dura casi tres horas) la historia está tan bien contada que no molesta. Las aventuras de Jack Sparrow (que se convirtió en el verdadero personaje de la trilogía), tiene una excelente culminación.

Todo comienza como terminó en la anterior, con una sentencia para todos los piratas que ven como son asesinados masivamente por el gobierno. Hasta que, finalmente, su alma de corsarios es despertada y comienzan a cantar todos al unísono. Un muy buen comienzo que no decae y nos lleva a disfrutar otra aventuras de piratas como solo este director lo ha podido hacer. A los personajes ya conocidos se le suman los Capitanes Sao Feng (Chow Yun-Fat) y Teague (Keith Richards), en esta nueva aventura.

El hecho es que tras la muerte de Sparrow (ocurrida en la segunda entrega cuando se mete en las fauces del Kraken), todos deben ir a buscarlo porque es la forma de salvar a los piratas de su fatal destino. El problema es que entre piratas no hay códigos de honor y la traición es la clave de todo.

Verbinski se ha inspirado en muchas leyendas clásicas y en datos reales, la Isla Tortuga y Port Royal, son lugares existentes, tanto como la East India Trading Company que también existió. Así es que se agregan las leyendas clásicas del mar: (el Kraken y El holandés errante), para darle más verosimilitud a esta historia.

Esto demuestra un interés en Verbinski por esta historia quien la toma en serio, algo que no se estaba viendo en las otras pelis sobre estos personajes. El director Gore Verbinski es un tipo que estudió mucho antes de enfrentarse al tema que iba a tratar y eso se nota.

Muchos de los logros del filme están no solo en el guión, sino también en sus efectos visuales y en el manejo de los gags como si fueran caricaturas del domingo a la mañana. Realmente las tres Piratas del Caribe muestran una solidez en los personajes que los coloca entre los seres más encariñables del cine de los últimos tiempos.

No es recomendable que se levanten del cine hasta que pasen todos los títulos, ya que ahí se encuentra el epílogo de esta historia, que no es – necesariamente – un llamado a una cuarta parte, sino una dulce culminación de la trilogía.

«Yo ho – Yo ho, el pirata del Fantasticomm» «Yo ho – Yo ho, disfruto del cine chiflón»

«Piratas del Caribe: En el fin del mundo» (Pirates of the Caribbean: At world’s end, 2007) de Gore Verbinski. Con Johnny Depp (Jack Sparrow), Geoffrey Rush (Barbossa), Orlando Bloom (Will Turner), Keira Knightley (Elizabeth Swann), Jack Davenport (Norrington), Bill Nighy (Davy Jones), Jonathan Pryce (Gobernador Weatherby Swann), Lee Arenberg (Pintel), Mackenzie Crook (Ragetti), Kevin McNally (Gibbs), Stellan Skarsgård (Bill Turner), Tom Hollander (Lord Cutler Beckett), Naomie Harris (Tia Dalma), Chow Yun-Fat (Capitán Sao Feng), Keith Richards (Capitán Teague). Productor: Jerry Bruckheimer. Música: Hans Zimmer. Duración: 169′.
Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 01/06/2007)