«Varda por Agnès» (Alberto Postiglioni)

El adiós de una gran creativa

Agnès Varda nació el 30 de mayo de 1930 en Ixelles (Bélgica) y murió el 29 de marzo de 2019 en París.
En sus casi noventa años fue artista plástica, directora, guionista,
editora de cine, actriz, directora de fotografía, profesora universitaria y particularmente feminista. Y, por sobretodo una mujer que amaba todo lo que hacia.
Se había casado a fines de los años cincuenta con Antoine Boursellier (actor y director teatral) con el cual tuvo una hija (Rosalie Varda).
Empero, el amor de su vida fue el realizador Jacques Demy, estuvieron casados 28 años (1962-1990) año que falleció Demy, de
esa unión nació Mathieu Demy.

Clase magistral
Largometrajes y cortometrajes, ficciones y documentales alimentan
su extensa filmografía.
Esta película, que nos ocupa hoy, es un repaso a sus creaciones, que
comienza como una “Clase magistral” en un teatro con un público
atento que sigue la conversación de la anciana sabia.
Es un privilegio que tenemos los espectadores: escuchar y rememorar sus creaciones, en la voz y recuerdos de Agnès Varda.
Con un tono afable, sencilla, para que todos puedan entender, analiza algunas de sus obras contando detalles que enriquece con anécdotas.
Así descubrimos su amor por la playa, que la llevó a realizar Las
playas de Agnès
(2008). Homenajeando a su marido: Jacquot de
Nantes
(1991), El universo de Demy (1995). Encontrando lazos
familiares, estando en San Francisco (EE.UU.) alguien le presenta a
un hombre que resulta ser un tio de ella y dirige Oncle Yaco (1967).
Otro cortometraje de su estadía en América del Norte documenta la
movilización de los Panteras Negras en 1968.

“Inspiración, creación, compartir”
Sentada frente a sus espectadores, Varda dice: “He realizado muchos films en mi vida. Entonces necesito contarles que me llevó a trabajar en tantos años. Hay tres palabras importantes, para mi; Inspiración, creación, compartir. La inspiración, es porqué hacemos un film, las motivaciones, que ideas, las circunstancias y casualidades que encienden un deseo. Y empiezas a trabajar el film. Creación, es cómo haces el film. ¿qué medios usas? ¿qué estructura? ¿sola o no? ¿con color o no?, la creación es un trabajo. La tercera palabra es Compartir, no haces un film para ti. Sino para mostrarlo. En lo profundo tienes que saber porqué haces esto.
Más adelante agrega algo sumamente importante. “No es la necesidad de crear imágenes. Tengo ojos curiosos. La gente es el corazón de mi trabajo, la gente real”. En estas palabras se puede resumir toda su obra. La que la llevó a utilizar a personas alejadas de escuelas de arte dramático, (como los hermanos belgas Dardenne, el inglés Ken Loach, los italianos Taviani, el argentino Carlos Sorin, entre otros) comprometidos socialmente con la humanidad. Agnès Varda (aunque muchas veces recurrió a profesionales, Sandrine Bonnaire, Catherine Deneuve, Michel Piccoli, Robert De Niro) es con la gente común que indagaba en problemáticas donde “ellos” eran los protagonistas de sus propias historias.

Caras y lugares
La película anterior, Visages Villages (2017), es un ejemplo formidable de lo que dijo Varda. Es oportuno recordarla porque acerca a “gente real”. Agnès Varda se unió al fotógrafo Jean René (conocido por las iniciales J.R.) artista callejero francés, comenzó haciendo graffitis en las paredes y calles de París y años después se convirtió en un fotógrafo de renombre. Lo cierto que Agnès Varda y J.R. en una camioneta decorada como una enorme cámara de fotografía realizaron un viaje por toda Francia, como una “road movie”. Visitando pequeños pueblos, deteniéndose con sus mujeres, niños y hombres, descubriendo sus rostros, y en las conversaciones historias mínimas de personas sencillas; mineros, granjeros, trabajadores del puerto. También un bohemio solitario alejado de todo viviendo su propio mundo, que da el tono diferente.
Introduciendo el humor en las bromas que Varda le hace a J.R. porqué nunca se quita el sombrero, ni las gafas oscuras. Pero también J.R. le señala el doble color del cabello de Varda (que incluso lleva en Varda por Agnès).
Hay un momento para la emoción, cuando van a la casa del director Jean Luc Godard a visitarlo y éste no los recibe, mas deja una nota en la puerta que le hace recordar a Jacques Demy, provocando tristeza y melancolía. Este episodio con buen criterio no lo menciona en su último film.

“Varda por Agnès”

Todo momento en Varda por Agnès es disfrutable en su forma y rico en su contenido. Permitiendo la reflexión sobre la propuesta que incursiona sobre el arte, si. Pero, también sobre la vida. El paso del
tiempo. La política, la amistad, el amor, la vida y la muerte. Dejando
libertad al espectador para que saque sus propias conclusiones.

“Varda por Agnès” (Varda par Agnès) Francia 2019. Dirección: Agnés Varda. Guión: Agnés Varda y Didier Rouget. Fotografía: Claire Duguet, Julia Fabry. Documental de 115 minutos de duración. Estrenada el 12 de diembre de 2019.
Alberto Postiglioni
(Exclusiva para accu.uy, 19/12/2019)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *