«La primera tentación de Cristo» (Álvaro Sanjurjo Toucon)

LAS RELIGIONES PULVERIZADAS: Cristo Gay y otras alternativas

La primera tentación de Cristo, una vitriólica, iconoclasta e ingeniosa creación del grupo humorístico brasileño “Porta dos Fundos”, sacude a los mayores adormecedores de la inteligencia humana: las religiones.
Las ofertas de Netflix generalmente nos desubican ante su multiplicidad de opciones, las más de las veces llegadas sin mayor información. Sin embargo, un titular de la prensa, insólitamente publicado por el diario católico “El Observador”, cuyo director Ricardo Peirano es miembro del “Opus Dei”, lleva ineludiblemente a ver el film La primera tentación de Cristo. En el mencionado periódico, en su edición “on line” del martes 17 de diciembre del
corriente año, puede verse, junto a un logotipo de Netflix de considerables dimensiones, el siguiente titular: “Polémica en Brasil por comedia de Netflix sobre “Jesus gay”.
El hecho se desdobla. Por un lado sorprende, y hay que reconocerlo, la pluralidad informativa (¿publicidad paga?) del medio de prensa. Por otro lado, descubrimos que en el Brasil homófobo de Bolsonaro –militante de esa causa- existen quienes puedan producir este film. Lo cual a su vez estaría hablando de un bienvenido aflojamiento de las presiones habituales de la Iglesia Católica a lo largo de la Historia; donde el cine con apenas 124 años de existencia, ha sido
víctima frecuente de sus iras. Seguramente el descrédito del Vaticano a causa de la difusión de casos de pederastía canónica, ha incidido en cuanto se señala precedentemente.
Ya Buñuel en sus inicios surrealistas y bastante después, se encargó de estigmatizar lo religioso, particularmente católico, con su cine y acotaciones personales. Así, en su autobiografía, recordaba cuando en el colegio religioso al que asistió “los chicos se masturbaban ante imágenes de la Virgen María, en vez de correr tras chicas de carne y hueso”.
Y algo de aquel Buñuel de Un perro andaluz y La edad de oro se
respira en La primera tentación de Cristo, pero el referente más directo es, indudablemente Macunaíma (1969) de Joaquim Pedro de Andrade, e incluso, yendo más atrás en el tiempo, las comedias conocidas como “pornochanchada”.

La primera tentación de Cristo, manteniendo su muy “sui generis”
ambientación de época (el interior de la vivienda donde Cristo celebra su trigésimo aniversario), confiere dimensiones terrenales a las figuras de la “Historia Sagrada”, al tiempo que mantiene la leyenda que las origina.
El humor irreverente se aleja del que los Monthy Python despliegan en La vida de Brian (1979), dirigida por Terry Jones, por la elemental causa que estos construyen su “blasfemia” con la herencia de la cultura británica y Rodrigo van der Put (un nombre con olor a seudónimo) y su elenco, son expresión fílmica de la vertiginosidad y desparpajo de esa nación continente llamado Brasil, donde
las diversas culturas coexisten en delirante sincretismo.
Por cierto, las líneas de abordaje al film son infinitas –por ahí anda el
católico- Martin Scorsese y La última tentación de Cristo– y ese es otro de sus méritos.
Si hay lectores suficientemente añosos, digamos que aquí reina, con la consecuente evolución, la diversión del elenco que disfruta de cuanto hace, como a su modo, ocurrió en el Uruguay de las Troupes Oxford y Ateniense, de Telecataplum (el de sus primeros años), y de las entrañables murgas que a bombo y redoblante llegaban al tablado del barrio en camión (y con vino en las venas).
Dios me perdone.

«La primera tentación de Cristo» (Brasil 2019). Programa especial de Navidad del grupo “Porta do fundo”. Dir.: Rodrigo van der Put. Con: Gregorio Duvivier, Fabio Porchat, Thaty Lopes, Antonio Tabet, Evelyn Castro.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Exclusiva para accu.uy, 17/12/2019)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *