La noche de la nostalgia (Sergio Moreira)

Fantasticomm nostalgioso

Todos los 24 de agosto, los uruguayos salimos a festejar que los tiempos de antes tenían mal gusto musical (pero nos gustaban). Es por eso que se baila a ritmo de Village People, Bee Gees o Abba (aún sin haber vivido de lleno esa época). El Fantasticomm se pone a tono y nos hace un repaso por algunas cosas de su tiempo que le gustaría refregar en la cara a los purretes de ahora.

LA NOCHE DE LA NOSTALGIA

En realidad este Fantasticomm sale unas horas después de la famosa Noche de la nostalgia uruguaya. Para aquellos que nos lean de otros países, esta noche es un festejo típico de este país (ya hace más de veinte años que se festeja) y se realiza los 24 de agosto, ya que al otro día no se trabaja por ser Feriado no laborable -se cumplen años de la Declaratoria de la independencia -. 

En esa noche del 24, los boliches (antros donde la gente va a mover el esqueleto) se calzan sus mejores ropas de antaño (léase bolas de espejo, luces sicodélicas, mangueras, bandejas y vinilos) y se baila al ritmo de la música de los 60 hasta los 90, aunque en la mayoría de los casos es un revival de los 70 -quizá la mejor época para las discotecas -. 

Pero por sobre todo, en nuestro país se acostumbra a recordar cosas pasadas; ya sea desde las radios o la televisión. Tampoco debemos olvidar que esta fiesta comenzó como iniciativa de la vieja y querida CX 32 Radiomundo; con mayor éxito del que se esperaba. 

RECORDANDO VIEJOS TIEMPOS

El Fantasticomm en una gran muestra de originalidad y de subida al carro , se pone nostálgico; recordando las grandes cosas que a alguien de su generación le acercó al género. 

AL FILO DE LA MEDIANOCHE: Los viernes a la noche, no había mejor opción que sentarse frente a la tele y ver este genial ciclo que Canal 4 ponía en sus pantallas. En este ciclo, que aún es recordado por su legión de fans, se pudo disfrutar las pelis de la compañía Hammer compañía que tuvo su pico de gloria desde 1957 a 1974 -, tal es el caso de La maldición de Frankenstein (The curse of Frankenstein, 1957), Drácula (Dracula, 1958), Drácula, príncipe de las tinieblas (Dracula Prince of darkness, 1966), Ataúd para un vampiro (Lust for a vampire, 1971), Drácula 1972 D.C. (Dracula A.D. 1972, 1972) y Los siete vampiros de oro (The legend of the seven golden vampires, 1974). Pero no sólo de la Hammer; también se disfrutó de grandes clásicos del horror, de casi toda la filmografía de Roger Corman y toda peli de género que cayera en las garras de los programadores. Al filo de la medianoche era una oportunidad excelente de ver grandes obras del terror y se convirtió en un ciclo mucho mejor aún que – el aclamado – Cine Zeta del canal argentino I-Sat. 

Tampoco debemos olvidar que, antes de la película a exhibirse, teníamos una serie que nos servía de aperitivo; por este ciclo pasaron La dimensión desconocida (The twilight zone, 1985); Alfred Hitchcock presenta (Alfred Hitchcock presents, 1985) y El sexto sentido (The sixth sense, 1972). 

Finalmente el ciclo cambió de nombre, pretendiendo actualizarse y se llamó Viernes 13 y, si bien, seguía exhibiendo pelis de terror (ya de menor nivel o repitiendo clásicos de los 80), no fue lo mismo. Aún así, también fue bueno que existiera ese ciclo y, de hecho, aún ningún canal abierto ha tomado la posta de realizar un nuevo ciclo de nuestro género favorito. ¡Vamos, pónganse las pilas! 

BONOS LICEALES Y CINE GRAND SPLENDID 

Los bonos liceales y escolares, resultaba ser un gran alivio a la hora de ir al cine. Por poco dinero te veías tres pelis (obviamente, muy recortadas) y se disfrutaba de la experiencia junto con gente de tu edad. Con los bonos escolares iban niños y a las funciones liceales se concurría desde los 12 en adelante, en plena adolescencia se disfrutaba de filmes de terror o acción. Lo bueno era que uno salía empachado de cine y queriendo volver, la experiencia de compartir una sala llena de chicos de tu edad (o cercanos a tu edad) era muy interesante; uno podía gritar, bailar y patalear sin que un adulto te hiciera callar. Y te transmitía una sensación de estar con amigotes, impensada hoy en día. 

Inolvidables son las noches en que se exhibían Martes 13 (Friday the 13th, 1980), Martes 13, 2ª parte (Friday the 13th Part 2, 1981) y Martes 13, 3ª parte (Friday the 13th Part III, 1982); seguidas al día siguiente de Martes 13, capítulo final (Friday the 13th: The final chapter, 1984), Martes 13: 5ª parte, un nuevo comienzo (Friday the 13th: A new beginning, 1985) y Martes 13, Parte 6: Jason vive (Friday the 13th Part VI: Jason lives, 1986). Eso sin contar que al regreso a casa teníamos que pasar por la puerta de un cementerio, jeje, algo que aumentaba la experiencia del horror. 

El cine Grand Splendid era otra cosa; fue un cine que duró solo cinco años y que exhibió casi exclusivamente pelis de terror y fantástico; por sus pantallas desfilaron Enemigo mío (Enemy mine, 1985), Galería del terror (1987), La criatura (The kindred, 1987), La tiendita del horror (Little shop of horrors, 1986), Cuando cae la oscuridad (Near dark, 1987), Depredador (Predator, 1987), Príncipe de las tinieblas (Prince of darkness, 1987), La pesadilla mortal (Bad dreams, 1988), La séptima profecía (The seventh sign, 1988), El superfantasma (Beetle juice, 1988), Corriente mortal (Pulse, 1988), Pesadilla en lo profundo de la noche 3 (A nightmare on Elm Street 3: Dream warriors, 1987), La mancha voraz (The blob, 1988), La hora del espanto 2 (Fright night Part 2, 1988), Terror a bordo (Dead calm, 1989), Los cazafantasmas II (Ghostbusters II, 1989), Abismo del terror (Deepstar six, 1989), Querida, encogí a los niños (Honey, i shrunk the kids, 1989), La historia sin fin 2 (The neverending story II: The next chapter, 1990), El inquilino (Pacific Heights, 1990), El joven manos de tijera (Edward Scissorhands, 1990), Corazón salvaje (Wild at Heart, 1990) y Las tortugas ninja II: El secreto de Ooze (Teenage Mutant Ninja Turtles II: The secret of the Ooze, 1991). 

Esto es sólo parte de lo que se vivía en las décadas de los ochenta y noventa; el año que viene el viejo Fantasticomm les traerá más cuentitos sobre estos adorados años. 

FANTASTICOMM RESPONDE:

Otra vez la sección que demuestra que la gente quiere saber cosas, en este caso sugerir cosas. El amigo Milton Rodríguez nos dice: 

«Sr. Fantasticomm… acá estaba yo en cama y con gripe pensando: ‘estaría bueno ver una peli’. Pero sinceramente no tengo muchas ganas de estar 20′ en un video club leyendo tapas de dvd/vhs… ¿sería mucho trabajo adicional el agregar un parrafito o una lista con ‘los recomendados del mes del fantasticomm’?».

Mi querido amigo Milton, tomo su sugerencia y le comento que a partir de la próxima semana habrá una sección del Fantasticomm con los estrenos en video y DVD. Al resto de los lectores, sigan enviando sus preguntas al correo que figura al pie de la nota (o en algún lugar cercano). 

FANTASTICOMM REGALA

Hoy nos mostramos totalmente sueltos y generosos; por eso es que regalamos UN llavero de la peli Click, perdiendo el control (Click, 2006), la última de Adam Sandler (sí, leyeron bien, UN MÍSERO REGALITO). ¿Qué tienen que hacer para obtenerlo? Contarnos para que usarían un control remoto universal, si este les cambiara el universo. La respuesta más alocada y original, se hará acreedora de tan magno premio (hay que darle color, sino…). 

Sergio Nostalgia’s night Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 27/08/2006)