«Aeon Flux» (Sergio Moreira)

Desadaptando otra serie de TV

Otra vez llega una adaptación de una serie televisiva al cine; nuevamente con pésimos resultados. 

Salvo contadas excepciones como Los locos Addams (The Addams Family, 1991) o Los Beverly Ricos (The Beverly Hillbillies, 1993), las series televisivas no han sido bien adaptadas en el mundo del cine; de hecho fueron destrozadas en la pantalla grande. Aquí llega una nueva muestra de lo que puede hacer Hollywood con una buena idea. 

El personaje encarnado por Theron ha ganado en curvas en esta nueva versión pero ha perdido en originalidad. En Hollywood no sólo faltan ideas, tampoco tienen ingenio para no destrozar las ya existentes. 

¿Pero cómo es todo el asunto? 

Un dibujante coreano llamado Peter Chung, después de años de estar trabajando en Estados Unidos, decide lanzar una idea propia. La oportunidad se la dio el ex canal de música MTV (lo de ex es porque ahora lo que menos tiene es música), cuando creó un programa llamado Liquid television en 1991. En el marco de ese programa Chung lanza Æon Flux, unos cortos futuristas sobre un personaje rebelde que moría al término de cada misión. Ese fue el inicio de lo que sería una serie de culto, luego lanzada como una serie de episodios de 30 minutos y que es como se conocería en nuestro país (para aquellos afortunados que teníamos MTV). 

Pero ¿qué había hecho antes Peter Chung? Había comenzado trabajando con el genial Ralph Bakshi en Hielo y fuego (Fire and ice, 1983), donde se encargaría de hacer los fondos. En 1984 haría los storyboard para la serie Transformers y dos años después la misma labor para The Transformers: The movie (1986). 

Luego de Liquid television, siguió realizando cosas: animó los títulos de Rugrats: Aventuras en pañales (Rugrats, 1991), fue asistente de producción de la segunda unidad de Todo por honor (Last man standing, 1996) de Joseph Merhi, diseñó los personajes del animé Alexander Senki (1997) de Yoshinori Kanemori, dirigió la secuencia de los créditos de la comedia japonesa Party 7 (2000) de Katsuhito Ishii, diseñó los nuevos personajes de Rugrats en Paris: La película (Rugrats in Paris: The movie Rugrats II, 2000), dirigió el episodio Matriculado (Matriculated) de Animatrix (The Animatrix, 2003) y dirigió Furia en la oscuridad (The chronicles of Riddick: Dark fury, 2004). 

Pero hablemos un poco de la serie Æon Flux, ya que cuando se lanza la serie de 30 minutos cambia radicalmente lo que se había visto antes. En los cortos que duraban pocos minutos – que iban dentro del programa Liquid television -, una característica importante era la velocidad y la capacidad de mostrar sin diálogos una buena historia (aunque pequeñita). Al estirarla a media hora, necesitó de guiones y, obviamente, de diálogos que sirvieran a la historia. Es así que se crea el universo de Æon Flux y, aunque pierde en velocidad y lenguaje visual, gana por la inteligencia de sus guiones. Otra de las cosas que debió generar ese fenómeno de culto puede haber sido las dosis de sadomasoquismo y morbo que tenía el dibujo; la vestimenta de los personajes principales era del estilo de los fanáticos de este juego sexual. 

La historia era la de un futuro perfecto, en un país separado por un gran muro de las otras ciudades. Tras los muros se encontraba la ciudad de Monica, donde se concentraban quienes se rebelaban contra el sistema creado por Trevor Goodchild. Goodchild no tenía problemas en experimentar con sus habitantes y así crear armas de guerra o seres que podían servir a sus planes. Esa dictadura de Goodchild era lo que combatía Æon Flux, aunque también sentía un gran atractivo sexual hacia él. Posiblemente esa fuera la razón por la que ponía bombas y destruía todo lo que Goodchild construía, pero nunca lo quería matar. La serie animada contenía una historia de ciencia ficción compleja pero interesante. 

Pero… ¿No estábamos hablando de otra película? 

En la peli de Aeon Flux, todo lo que tenía la serie de atractivo no se encuentra acá. Tan solo es un vehículo para que Charlize Theron se pasee en una película de acción. Lo cierto es que es un intento fallido de crear un personaje atractivo. 

La trama compleja de la serie se ve cambiada por una historia del bien contra el mal y de un amor que trasciende el tiempo. El problema es que el guión está tan mal desarrollado que no se entiende la mayor parte de las cosas, y termina quedando todo muy descolgado. 

Olvídense del morbo y los guiños al sadomasoquismo característicos de la serie, nada de esto verán en esta versión cinematográfica. Tan sólo verán pasear la belleza de Charlize Theron, tratando de hacernos creer una historia incoherente devenida en un mal intento de ciencia ficción. 

Los efectos no son malos y se recuerda a la serie sólo en el primer cuadro, cuando Theron caza a una mosca con sus pestañas. 

Ir o no ir al cine… esa es la cuestión

Sinceramente, les recomendaría que fueran a ver otra peli. Y en todo caso podrían alquilar la edición en DVD de Æon Flux, la serie televisiva. 

Theron desborda de actitud pseudo punk, pero se olvida que el género es más que eso. Definitivamente se ganó unas palmadas por portarse mal… ¡ey, gente! ¡Hagan fila!! 

El Fantasticomm está generoso (nota del editor)

El Fantasticomm vino esta semana con una sorpresa. Todos los lectores amantes del cine fantástico tendrán la oportunidad -este viernes y el próximo- de participar de un sorteo especial. El Fantasticomm regala un libro con el guión de Inframundo (película actualmente en cartel) y anuncia que en la próxima entrega, junto a la crítica de V de venganza,  también ofrecerá un gorro y una remera para los lectores.

¿Qué debés hacer para ofrecer este acceso de generosidad del cronista (a ver hasta cuándo dura) y obtener alguno de estos suculentos premios? Sólo escribí a fantasticomm@montevideo.com.uy contando cuál fue la última película del genero que viste y qué te pareció, y automáticamente participás del sorteo. 

«Aeon Flux» (2005) de Karyn Kusama. Guión: Phil Hay y Matt Manfredi, basados en personajes creados por Peter Chung. Música: Graeme Revell. Con Charlize Theron (Aeon Flux), Marton Csokas (Trevor Goodchild), Jonny Lee Miller (Oren Goodchild), Sophie Okonedo (Sithandra), Frances McDormand (Handler), Pete Postlethwaite (Keeper), Amelia Warner (Una Flux). Compañías productoras: Paramount Pictures, Lakeshore Entertainment, Valhalla Motion Pictures, MTV Films, Zohar International, Colossal Pictures, Studio Babelsberg, Rai Cinema. Distribuye: RBS. Duración: 93′. 

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 07/04/2006)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *