«King Kong» (Sergio Moreira)

El mono tremendo

Peter Jackson había logrado sorprendernos con su saga de El señor de los anillos (The Lord of the rings, 2001-2003); ahora lo hace de nuevo con la remake del gorila gigante.

El director Peter Jackson hace tiempo que tenía ganas de hacer una remake del clásico King Kong (1933). Cuando desembarcó en Estados Unidos realizó Muertos de miedo (The frighteners, 1996) con los Estudios Universal, pero cuando pidió financiación para realizar la nueva versión de King Kong, prácticamente se le rieron en la cara. Jackson insistió y se le dijo que hiciera algo con el libro El señor de los anillos; después de eso podrían volver a hablar. Todos sabemos lo que él hizo con la novela conocida como infilmable, llamada así porque ya había tenido algunas versiones y ninguna funcionó bien.

Después de pasada la prueba de fuego, Jackson cumplió su sueño de hacer la del mono… gigante.

¡Papá… contame cómo era la historia!

Los directores Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack de la RKO Pictures, estrenan en 1933 una película diferente: una historia de amor entre un gorila y una actriz. Podría sonar a zoofilia extrema; pero lo cierto es que es una historia erótica de amor, porque el gorila gigante se enamora de la chica (Fay Wray) y de sus olores. Una de las escenas más controversiales de este clásico es la que muestra a Kong tocando las zonas bajas de la chica y oliéndose los dedos (salvajada y pico).

Obviamente esto enfureció a los censores que pidieron cercenar varias escenas de la peli. Así y todo, en su estreno fue un éxito rotundo y, hasta el día de hoy, permanecía como una obra insuperable.

Más de cuarenta años después en 1976 – se realiza la primer remake (antes había existido alguna secuela de King Kong). Dirigida por John Guillermin, tenía en el elenco a Jeff Bridges, Charles Grodin, Jessica Lange y Rick Baker haciendo de Kong. La historia de la original se trasladaba a los setenta y ahí perdía mucho de la magia del original: entre las cosas que cambiaban se encontraba la ausencia de dinosaurios (apenas hay una lucha con una serpiente gigante) y un final en las torres gemelas en lugar de la clásica pelea con aviones en el Empire State.

Otra gran diferencia eran los efectos visuales; si bien habían pasado casi más de cuarenta años los efectos eran notoriamente inferiores a los de 1933. En aquella época se habían realizado por stop motion (animación cuadro a cuadro), por el maestro Willis O`Brien quien venía de realizar The lost world en 1925, mientras en la versión del 76 el gran Kong no era más que el maquillador Rick Baker disfrazado.

Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

En la nueva versión, dirigida por Jackson, se logra lo impensable: superar a la versión original. Jackson toma la misma y rellena los baches que ésta pudiera tener, completando la historia, dándole una «personalidad a los personajes» y sobre todo, dándole otra participación a Kong.

El gran gorila se comporta casi como un humano, con las reacciones que tendría cualquier macho que se precie de tal, y se enoja cuando la chica no se comporta como él quiere pero la defiende, a pesar de todo, de lo que sea que la ponga en peligro.

En esta versión Ann Darrow (Naomi Watts) trata de entender a Kong, dándose cuenta que los machos son iguales en cualquier especie. El director ( interpretado por Jack Black), el guionista (que no es otro que Adrien Brody) y el resto del equipo, tienen sus personajes mucho mejor delineados.

Jackson logra hacer una peli de tres horas con un original de 100 minutos como base y no le queda largo, se convierte en tres horas de puro entretenimiento. Peter Jackson realiza un filme con las fórmulas del cine de matinée, al estilo de los viejos cortos continuados que a los 15 minutos nos lograba dejar con una intriga tal, que debía mantenerse la duda de «¿qué pasaría con los personajes? «por una semana más, hasta la llegada del nuevo episodio. Así nos tiene King Kong constantemente y, por eso, no permite que nos aburramos.

Pero el amor que siente Jackson por la versión original se deja ver en varios tramos de la peli; al inicio y al final se evoca a las presentaciones clásicas de la compañía RKO Pictures (quien fuera la productora de la versión original); la historia situada en la década del treinta respeta absolutamente a la primera, finalmente la referencia más ingeniosa de todo el filme es un chiste en el que Jack Black pide como actriz a Fay Wray y recibe por respuesta que esta está filmando con Merian C. Cooper. También Jackson aprovecha para homenajear a dos libros (El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad y La bella y la bestia de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont).

Si bien uno de los grandes ausentes es la carga erótica que tenía la primer King Kong, esto no desmerece en lo más mínimo a la producción.

Un mensaje implícito es el del ser diferente que es segregado y atacado antes de tratar de entenderlo, un mensaje que la administración Bush debería aprender a leer.

Tonce vamo al cine, ¿no?

Esta es una peli que debe verse en cine, tanto por sus efectos como por la historia que lo vale. Además al concurrir a ver este estreno, estarás yendo a ver un futuro clásico del cine y a un director que está pasando por su mejor momento.

Imaginate si sos el padre de la rubiecita de la peli: «Papá, mamá, les presento a mi novio» y aparece con este gorilote… ¡Kong!

«King Kong» (2005) de Peter Jackson. Con Naomi Watts (Ann Darrow), Jack Black (Carl Denham), Adrien Brody (Jack Driscoll), Jamie Bell (Jimmy), Kyle Chandler (Bruce Baxter), Andy Serkis (King Kong/Lumpy), Rick Baker (Piloto), Frank Darabont (Artillero), Peter Jackson (Artillero). Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens y Peter Jackson, basados en la historia de Merian C. Cooper y Edgar Wallace. Productores: Jan Blenkin, Carolynne Cunningham, Peter Jackson y Fran Walsh. Co-Productores: Philippa Boyens y Eileen Moran. Música: James Newton Howard. Duración: 187′ . Distribuye: RBS.

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 23/12/2005)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *