“Amigo lindo del alma” (Pablo Delucis)

Influencia, mito y talento

El caso de Eduardo Mateo (1940-1990) es por demás pintoresco en el universo de la música uruguaya. Mientras que en vida solo una minoría informada e interesada disfrutaba y estaba al tanto de su obra, luego de su muerte, su música fue bastante más conocida y valorada. Seguramente las razones principales tengan que ver, por un lado, con esa especie de mito que se fue gestando en relación a una forma de vida y de ser al menos peculiar (en especial en sus últimos años su vulnerabilidad era por demás evidente), pero en especial, por la influencia y valoración notoria que tuvo su obra en la mayoría de los nombres más importantes de la música uruguaya de los últimos cuarenta años. Los testimonios de la mayoría de ellos están en esta película.

La idea de este documental surge por 1989 cuando Horacio Buscaglia – coautor con Mateo de uno de sus temas más conocidos, Príncipe Azul – iba a ser el director de una película que no llegó a concretarse. La idea siguió en la mente de quien iba a ser el productor del filme, Daniel Charlone, y tras muchas idas y vueltas, y luego de que algunos cineastas declinaran del asunto, el proyecto toma fuerza nuevamente en 2011, ya con la idea de que el propio Charlone sería el director y con Andrés Torrón y Marcelo Casacuberta como integrantes importantes del equipo.

La película no abunda demasiado en lo que por lo general nos encontramos en trabajos de este tipo. No hay demasiadas fechas, ni cronologías, ni citas de momentos trascendentes, lo que, sumado al poco material audiovisual referido a la figura de Mateo, genera que lo más trascendente esté en la palabra de los entrevistados y en las notables versiones de canciones que la película registra con magnífica calidad visual y sonora.

Jaime Roos, Ruben Rada, Fernando Cabrera, Hugo Fattoruso, Wilson Negreira y Alberto “Mandrake” Wolf, son sólo algunas de las figuras entrevistadas por Andrés Torrón y que no disimulan la admiración que sentían por Mateo y todo lo que su música influyó en ellos. En las palabras de esta “selección”, está el alma de la película.

Testimonio tras testimonio, el interés se sostiene ya que Charlone y el equipo editor compuesto por Mauro Sarser, Thiago Silva y Pablo Banchero, intercalan de manera por demás eficaz esas palabras, con versiones de temas que se hicieron para la ocasión y que además de la valía estrictamente musical, muestran los gestos y las emociones de músicos que en muchos de los casos lucen como imbuidos de una particular magia. La fotografía de Marcelo Casacuberta toma gran dimensión en esos momentos. Entre excelencias varias, destaco las versiones de Y hoy te vi por La Triple Nelson, Quien te viera a cargo de Litto Nebia, Lo dedo negro por Fernando Cabrera y La casa grande con Hugo Fattoruso haciendo maravillas en el piano.

Charlone ha dicho que el propósito de este documental no pasaba por un homenaje sino mediante la palabra de sus colegas, acercarnos a la figura del músico. Lo logró con creces, y luego de ver la película, lo siguiente, dicho por Fernando Cabrera, bien podría oficiar de ajustada síntesis: “Si la música uruguaya se estudiara en un conservatorio, Mateo, tendría que ser una materia de las importantes…”

Pablo Delucis (Cartelera, 02/09/2019)

Un comentario sobre ““Amigo lindo del alma” (Pablo Delucis)”

  1. Gracias Pablo Delucis. Muy concreto y sucinto comentario. Creo se acerca a lo que sentí cuando la vi. Igual la emoción desborda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *