«La odisea de los giles» (Analía Filosi)

La hora de los perdedores

«Persona lenta, a la que le falta viveza y picardía», tal la definición de la palabra «gil» para el diccionario. «Laburante, tipo honesto, gente que cumple las normas», agrega al comienzo de La odisea de los giles el personaje de Ricardo Darín. Los giles del título es un grupo de habitantes de un pueblo del interior argentino que se junta para armar una cooperativa en 2001, poco antes de que se desate la gran crisis económica en el vecino país. Su dinero, que reúnen peso a peso, queda atrapado en el banco y, lo que es peor, sale en forma de dólares como préstamo para gente que sabía lo que se venía. Los incautos, los giles, se juntan entonces para planear una venganza. Sebastián Borensztein dirige esta excelente película que mezcla drama, historias de vida, un toque de humor y relato de robos, todo con máxima eficacia y un elenco que podría definirse como «dream team». Ricardo Darín y Luis Brandoni comandan a estos «justicieros» que lo único que quieren es recuperar lo que es suyo; si hay más, lo donarán. Verónica Llinás, Rita Cortese, el Chino Darín, Carlos Belloso, Daniel Aráoz, Marco Antonio Caponi y el colombiano Andrés Parra (El patrón del mal) completan un elenco que se saca chispas y hace disfrutable cada minuto de una historia muy bien pensada y contada. Con pocas pinceladas cada personaje muestra la profundidad necesaria para que la historia se entienda y el espectador no pueda más que empatizar con lo que les sucede. Porque todos en algún momento de nuestra vida hemos sido esos giles y a todos nos gustaría devolver esa cachetada como lo hace este grupo de perdedores. Hay ironía, hay suspenso, hay emoción y hay humor involuntario. Uno de los grandes estrenos del año, con los Darín como productores, demostrando que tienen ojo para todo en lo que a cine respecta.

Analía Filosi (Columnasdeanalia.com, 24/08/2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *