«El cadaver de la novia (Sergio Moreira)

El extraño mundo de Tim

Tim Burton vuelve con su mejor película de los últimos tiempos, una aventura animada cuadro por cuadro y con toques oscuros al mejor estilo del director. Con mucho humor negro, la novia cadáver llega desde debajo de su tumba.

Hace un par de meses habíamos visto – en salas de cine – la nueva versión de Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the chocolate factory, 2005), la novela de Roald Dahl. Tim Burton había realizado con ella un muy buen filme, incluso mejor que la versión que se realizara en los setenta. Ahora vuelve, por segunda vez en este año, con una peli hecha en «stop motion». 

¡Papá… contame cómo era la historia!

El «stop motion» también es conocido como animación cuadro por cuadro. Básicamente  consiste en usar muñecos de plasticina (como lo vimos recientemente en La batalla de los vegetales, Wallace & Gromit in The curse of the were-rabbit, 2005) y, a medida que se los mueve unos milímetros, se les va sacando fotos hasta completar el movimiento del personaje. Este proceso puede llevar mucho tiempo (incluso hasta años), pero se logra una animación excelente y muy artesanal. 

Con la base del «stop motion» (aunque pulido con computadoras), es que se realizó El cadáver de la novia. De todas formas no es la primera vez que Burton se mete con este formato. 

En 1993 había producido y guionado El extraño mundo de Jack (The nightmare before Christmas), que fuera dirigida por Henry Selick. En esta peli, se cuenta la historia de Jack Skellington, el rey de Halloween. Jack está aburrido de que todo le vaya de maravillas con la organización de la noche de brujas y decide agarrársela con la Navidad, está seguro de poder suplantar a Santa Claus (quien él cree que se llama San Atroz) y esto lleva a la peor de las pesadillas. 

Al ver El cadáver de la novia inmediatamente recordamos a esta excelente comedia animada de humor negro. 

Algunos años después, Burton le produce otro largo a Selick; este es Jim y el durazno gigante (James and the giant peach, 1996), una adaptación del cuento de Roald Dahl, uno de los autores que más le gusta al director. 

Esta fue la última colaboración entre Selick y Burton; luego Selick realizaría Monkeybone (2001) y haría los trabajos de animación en Vida acuática (The life aquatic with Steve Zissou, 2004) de Wes Anderson. 

 Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

En El cadáver de la novia, Burton remite al mismo universo de El extraño mundo de Jack

Aquí lo que podría considerarse tétrico se vuelve luminoso, la muerte es más divertida de lo que es la vida. Este es el mundo de Tim Burton, un mágico mundo de colores. 

El film está basado en un cuento ucraniano del siglo XIX que el director escuchaba de niño. Cuenta la historia de Víctor, un joven al que sus padres casarán con la hija de unos nobles en una boda previamente arreglada (algo que se usaba mucho en la época). 

Víctor no quiere esto hasta que conoce a Victoria – he aquí uno de los primeros homenajes de la peli, esta vez a Victor-Victoria (1982) de Blake Edwards -, alguien que es como su otro yo, una persona que lo complementa. 

En el ensayo de la boda, Víctor tiene tantos errores que luego deberá ensayar en una larga caminata que lo llevará a un cementerio donde dice sus versos a la perfección. Esto apareja que una novia fallecida se levante de la tumba pensando que los votos fueron para ella. 

Es aquí donde la peli cambia; de ser una historia de amor encontrado pasa a ser una salvajada de desencuentros con el más allá. 

Las diferencias son notorias, desde los colores opacos y tristes (con tonalidades de grises) de la vida en la superficie, al colorido enloquecido del mundo de los muertos. Bajo tierra todos se divierten y esperan siempre la llegada de un nuevo colega, en la superficie nadie se interesa más que por uno mismo. 

La historia se torna cada vez más rica, a medida que los personajes secundarios van apareciendo. 

Los padres de Víctor, los de Victoria, el enigmático Barkis Bittern y el sacerdote van dándole al filme una coherencia que la convierte en una obra mayor. 

Los homenajes abundan: el piano en el que tocan es de marca «Harryhausen», como el apellido de uno de los mejores animadores que usara el «stop motion». El personaje de Víctor tiene el mismo nombre de Victor Frankenstein; quien creara a la novia del monstruo en La novia de Frankenstein (Bride of Frankenstein, 1935), utilizando un cadáver. 

La sombra del anciano Gutknecht remiten a Nosferatu (Nosferatu, eine symphonie des grauens, 1922) de Murnau. El cabello de la Señora Everglot nos recuerda al de Drácula (Bram Stocker’s Dracula, 1992) de Francis Ford Coppola. 

Otra mención más sutil es la de Vincent Price (Víctor es mencionado como Vincent, por error), aunque también puede remitir a uno de los primeros cortos animados de Burton; Vincent (1982), en el que Price pusiera su voz. 

‘Tonce vamo’ al cine, no? 

Indudablemente. Esta es la mejor película de Tim Burton en años y, por sobre todo, es su regreso al universo oscuro y a la animación. Eso sí, recomendamos no llevar niños para ver este filme y también verlo en su versión en inglés. 

En esta peli los muertos estarán bien muertos, pero también están de parranda. 

«El cadaver de la novia» (Corpse bride, 2005) de Tim Burton y Mike Johnson. Guión: John August, Caroline Thompson y Pamela Pettler, basados en personajes de Tim Burton y Carlos Grangel. Productores: Allison Abbate y Tim Burton. Música: Danny Elfman. Con las voces de: Johnny Depp (Victor Van Dort), Helena Bonham Carter (La novia), Emily Watson (Victoria Everglot), Albert Finney (Finnis Everglot), Christopher Lee (Pastor Galswells), Michael Gough (Elder Gutknecht), Deep Roy (General Bonesapart), Danny Elfman (Bonejangles). Duración: 77′ . Distribuye: Dispel.

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 28/10/2005)