«Terror en Amityville» (Sergio Moreira)

La casa embroncada

Muchas películas se han hecho sobre casas embrujadas, desde La pavorosa casa de Usher (House of Usher, 1960) de Roger Corman a Poltergeist, juegos diabólicos (Poltergeist, 1982) de Tobe Hooper. Pero esta casa, más que embrujada, parece tener una bronca terrible contra los que la habitan.

Nuevamente una remake llega a nuestras pantallas, en este caso la versión 2005 de Aquí vive el horror (The Amityville horror, 1979), una película basada en un libro que fue inspirado por un caso real. 

¡Papá… contame como era la historia!

En Aquí vive el horror se cuenta la historia de la familia Lutz, que vivió un calvario de 28 días en la casa del pueblo de Amityville. Durante esos días, se sintieron poseídos y vieron como su happy family se desmoronaba hasta casi matarse entre ellos. 

La base de esta peli había sido el relato de los Lutz, que contaron a todos los medios cómo habían sido echados y poseídos por la casa. 

La historia con esa residencia venía de tiempo atrás, cuando la familia DeFeo (nada que ver con la gente de Canal 10) fue asesinada por Ronald, el hijo mayor del matrimonio DeFeo. 

Según declaró Ronald, en la casa habían voces que le decían que matara a toda la familia y por eso lo hizo. Todo era más tenebroso aún de lo que este muchacho decía, ya que él no era un chico modelo. 

Ronald DeFeo era un adolescente que había sido criado por un padre golpeador, lo que lo sumió en la soledad y lo convirtió en una persona violenta. También se había dedicado a robar, incluso hasta a su propio abuelo; luego se vería hundido en la adicción a la heroína y esto lo llevó al desenlace ya conocido. El abogado del chico inventó lo de su relato de posesión y luego un sicólogo descartó que Ronald estuviera demente, por lo tanto fue condenado a 25 años de prisión por cada muerte. 

Al mes siguiente se mudaría la familia Lutz a la residencia de Amityville y daría a luz su historia de la casa poseída. Con el tiempo se reveló que todo era una trampa del abogado de DeFeo, para que se retomara el caso y lo declararan inocente. Aún así la leyenda de la casa embrujada de Amityville sigue hasta el día de hoy. 

Inspirados en esa historia se hicieron nueve pelis sobre el tema y dos documentales.

Aquí vive el horror de Stuart Rosenberg, la que relata el caso de la familia Lutz.

Amityville II: La posesión (Amityville II: The possession, 1982) de Damiano Damiani, con Burt Young. El director italiano había sido conocido por Confesión de un comisario a un juez de instrucción (Confessione di un commissario di polizia al procuratore della Repubblica, 1970), un filme muy interesante interpretado por Franco Nero y Martin Balsam. En Amityville II relata la historia de la familia DeFeo y como sucedió la posesión de Ronald. 

Amityville 3-D (1983) de Richard Fleischer, con Meg Ryan. Una peli hecha para aprovechar el filón de la tercera dimensión, donde se relata la historia de un periodista que decide ir a la casa embroncada.

Jessy, el anticristo (Amityville: The evil escapes, 1989) de Sandor Stern. Realizada para televisión. Al director Stern no le importaba tanto contar otra historia sobre la casa, sino que nos traía una nueva visión. Para Stern todo lo que hubiera estado en esta casa podría ser maligno. En este caso es una lámpara que es comprada en un remate y cae en un altillo, donde una niña va todos los días. De más está decir que la nena es poseída y va a querer matar a toda la familia.

Perversión en Amityville (The Amityville curse, 1990) de Tom Berry. Típica peli directa a video, acá un grupo de amigos compran la casa de Amityville y se van a vivir allí. Nuevamente uno de ellos es poseído y va a querer cobrarse la vida de todos. A partir de esta realización, las próximas serían editadas directamente en video.

Amityville 1992 (Amityville 1992: It s about time, 1992) de Tony Randel. Un reloj que viene de nuestra casa amiga, es el que se encarga de complicarle la vida al matrimonio Sterling.

Amityville 1993 (Amityville: A new generation, 1993) de John Murlowski. Aquí se cuenta la historia de un espejo que vino de la casa de Amityville.

Amityville III (Amityville: Dollhouse, 1996) de Steve White. Una casa de muñecas que no es (ni más ni menos) que una miniatura de la – nunca bien ponderada casa, hace de las suyas con la niña que juega con ella. Curiosamente aquí se editó como Amityville III, teniendo en cuenta que es la octava realización.

Existen dos documentales realizados en el 2000, dirigidos por Daniel Farrands, que llevan el nombre de: Historys mysteries: Amityville The haunting y Historys mysteries: Amityville Horror of hoax. En estos excelentes documentales para televisión, producidos por A&E Mundo, se hace un estudio sobre el hecho real que inspiró las películas. 

Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

En la nueva realización, se cuenta la misma historia narrada en Aquí vive el horror. De hecho, es una de las remakes más fieles de los últimos tiempos. El parecido de Ryan Reynolds con el James Brolin de la original está bien buscado.

En esta nueva versión, el terror está bien manejado, aún teniendo en cuenta que uno ya sabe de qué viene todo y pese a que cumple con todos los clisés de películas de casas embrujadas. Aún así, el trabajo de los actores es muy bueno y se cuida de no caer en mucha truculencia. La historia está bien narrada y tiene una coherencia narrativa, que es lo menos que se pide en estos casos.

Junto con La masacre de Texas (The Texas chainsaw massacre, 2003), es de las mejores remakes estrenadas este año. 

También Terror en Amityville puede ser entendida como el desgaste de una pareja feliz, frente a las presiones de vivir con la plata contada y los problemas de la convivencia en una zona alejada. 

Tonce vamo al cine, ¿no?

¡Claro que sí! Esta es una película que merece verse tranquilamente, acompañado de una chica o solo, pero sin adolescentes que te hablen o pateen la butaca. Esperemos que no se les ocurra realizar también las secuelas de esta peli, la mansión de Amityville no merece volver a caer tan bajo.

«Terror en Amityville» (The Amityville horror, 2005) de Andrew Douglas. Guión: Scott Kosar, basado en el guión de Sandor Stern, inspirado en la novela de Jay Anson, sobre material de George y Kathy Lutz. Productores: Michael Bay, Andrew Form y Brad Fuller. Con Ryan Reynolds (George Lutz), Melissa George (Kathy Lutz), Chloë Grace Moretz (Chelsea Lutz) y Phillip Baker Hall (Padre Callaway). Duración: 90′. Duración: RBS. 

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 21/10/2005)