«Agua turbia» (Sergio Moreira)

Las aguas bajan turbias

Un director brasileño hace una película estadounidense basada en una obra japonesa, ¿es muy complicado de entender? Leé más para ver si le encontrás la vuelta. 

El director brasileño Walter Salles fue conocido internacionalmente por Estación central (Central do Brasil, 1998), la historia de una mujer que escribía cartas para gente analfabeta. Después de esta película que llegó a competir por el Oscar, vino Detrás del sol (Abril despedaçado, 2001) que se había estrenado en nuestro país con el título Abril desencantado y la última de este director fue Diarios de motocicleta (2004); un filme realizado cuando Salles ya estaba afincándose en los Estados Unidos. 
Agua turbia es la típica película de encargo. Si bien Salles dice que él siempre gustó del género de terror – y se confiesa gran admirador de Roman Polanski – es cierto que terror es lo que le falta a esta obra. 

¡Papá… contame como era la historia!

Agua turbia está basada en un film japonés que tuvo un reciente estreno en DVD en nuestro país. La obra original se editó como Dark water (Honogurai ai mizu no soko kara, 2002) y la dirige el capo Hideo Nakata. Nakata quien ha hecho grandes clásicos recientes del cine de horror ponja, algunos títulos son: El círculo (Ringú, 1998), The ring 2 (Ringú 2, 1999) y en tierras americanas realizó La llamada 2 (The ring two, 2005″).Quizás su peor obra hasta la fecha. 

Dark water – a su vez – está basada en una novela de Kôji Suzuki, considerado el Stephen King japonés, quien es también el autor de las novelas de Ringú

¿De qué viene Dark water? En esta peli una madre, que está en trámites de divorcio, se muda con su hija para un apartamento muy venido a menos. Mientras tanto su vida también se está viniendo abajo; su marido le pelea la tenencia de la hija (de una manera muy sucia) y su estado mental cada vez está peor; un problema que arrastra desde su niñez con padres divorciados y prácticamente siendo abandonada por ellos. 

En el edificio que se muda tampoco las cosas están mejor, su apartamento tiene una gotera que comienza tímidamente y termina casi inundándole el dormitorio. El de arriba está completamente inundado y la cartera de una niña desaparecida se le aparece por diversos lugares. Todo esto lleva a que su locura sea inminente, ¡y para empeorar la situación su hija se pierde y el fantasma de la niña desaparecida la empieza a seguir! 

Dark water fue un éxito en su país y también en los Estados Unidos cuando se editó en video, acá se puede apreciar gracias a la reciente edición de Enec.

Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

El reciente estreno de Agua turbia toma muchísimo de la original, pero le quita la historia de fantasmas. Lo que hace Walter Salles es un cuento de terror sicológico, aunque al final le agrega la historia de fantasmas planteada de una forma distinta a la versión original. 

De todas formas lo sobrenatural se sugiere, aunque Salles toma la historia de Suzuki y la racionaliza, la vuelve más realista. La gotera con aire sobrenatural de la peli original, se convierte en una gotera sucia (y poco creíble) que proviene del apartamento de arriba. Este apartamento está inundado, pero no por razones espectrales sino porque unos vecinitos malos entran siempre a abrir todas las canillas. 

El fantasma de la niña en la historia de Nakata es aquí el fantasma de una niña rusa abandonada por sus padres desamorados (¡tenían que ser comunistas!), Salles termina cediendo mucho para permanecer en Hollywood. Nadie diría que este director antes había realizado una película inspirada en el Che Guevara. 

Salles queda a medio camino entre hacer una película de autor (o auteur, como le gusta decir a algunos críticos) y una buena película de suspenso sobrenatural. Como obra de terror no asusta en lo más mínimo y tampoco tiene un sello propio para catalogarla «de autor». 

La historia de afectos entre la madre y su hija está muy bien narrada, de hecho la película está muy bien narrada, pero falla como peli de terror. 

‘Tonce vamo’ al cine, no?

Quizás no sea para un público adolescente que busca la típica película de miedo, sino para un público mayor que busca otras cosas en una peli de género. 

Si van a verla al cine, traten de hacer el combo «Agua turbia en cine + Dark water en DVD», les va a parecer más interesante.

«Agua turbia» (Dark water, 2005) de Walter Salles. Guión: Rafael Yglesias, basado en el guión de Hideo Nakata y Takashige Ichise del filme Dark Water, sobre novela de Kôji Suzuki. Música: Angelo Badalamenti. Con Jennifer Connelly (Dahlia), John C. Reilly (Sr. Murray), Tim Roth (Jeff Platzer), Pete Postlethwaite (Veeck). Duración: 105′. Distribuye: RBS. 

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 07/10/2005)

Un comentario sobre “«Agua turbia» (Sergio Moreira)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *