«Las aventuras del niño tiburón y la niña de fuego en 3-D» (Sergio Moreira)

Rodríguez en 3D (de nuevo)

Se estrenó una nueva peli de Robert Rodríguez -una semana después de la genial Sin City (2005) -, lo que demuestra que Rodríguez puede mantener dos pelis en cartelera con buena afluencia de público. Las dos son para públicos distintos y la que hoy nos ocupa es su segunda incursión en la tercera dimensión.

Lo bueno de tener hijos es que te iluminan la vida y te dan una nueva perspectiva de ella, lo malo es que te idiotizan al extremo y nunca sabes cuál es el límite entre padre baboso y persona objetiva. Esto es lo que le pasa a nuestro amigo Robert Rodríguez, ya que realizó su nueva película basada en una idea de su hijo Racer de siete años!!! 

¡Nene… contame cómo era la historia!

Esto parece ser lo que le preguntó Robert a su hijo. Racer Rodríguez le contó un cuentito de un niño que soñaba historias; ese niño soñador haría realidad sus sueños con la aparición de dos personajes que él había creado. 

Esta historia le gustó tanto a Robert y le quiso dar tanto ánimo a su hijo (para que fuera su nuevo guionista) que decidió hacer una película con ese argumento. Rodríguez se puso a trabajar seriamente y realizó esta peli con el aditivo de hacerla en tercera dimensión. 

La tercera dimensión no fue algo nuevo para Robertito ya que había realizado anteriormente Mini espías 3-D (Spy Kids 3-D: Game over, 2003), con muy buen éxito. Esto lo llevó a querer jugar nuevamente con el efectito (quizás esta no sea la última prueba de Robert), y así preparar otra peli para niños. 

En realidad las experiencias con la tercera dimensión tampoco fueron muchas en el cine, ya que todo esto empezó a usarse en 1952 y tuvo no más de treinta películas en este formato, aunque debemos decir que el 3-D se venía pergeñando desde fines del siglo XIX y en 1915 se presentó al mundo los primeros cortos en tercera dimensión. 

Al parecer se venían haciendo largos en este formato desde la década del 20, pero todo se lanzó con fuerza con el gran director Jack Arnold y sus muchas incursiones en el 3-D. A Arnold lo conocemos de éxitos como Tarántula (Tarantula, 1955), El hombre increíble (The incredible shrinking man, 1957), ¡Rugido de ratón! (The mouse that roared, 1959) con el genial Peter Sellers, entre otras pelis. 

Luego el furor de la tercera dimensión se desató y llega (con varias interrupciones) hasta nuestros días, aunque su momento de gloria fue en la década del cincuenta. 

Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

En Las aventuras del niño tiburón y la niña de fuego, Rodríguez nos cuenta una historia casi inéxistente para los adultos pero pensada para los niños, donde un chico que se inventa varios personajes, ve como un día se hacen realidad. 

El mensaje está dedicado a los niños y dice claramente que no dejen de soñar, que sigan imaginando. Esto es lo que puede salvar al mundo (tanto al irreal como al propio). 

Los personajes están bien definidos, el chico bueno (Alex) contra el chico malo (Linus), quienes en el fondo son muy similares. La propuesta de Rodríguez es que los niños no deben ser enemigos sino que deben unirse para luchar contra quien realmente quiera el mal. 

Rodríguez le propone a los niños buscar las cosas que los asemejen y no odiar a alguien por ser diferente (ya sea soñador, que tenga anteojos o que sea latino), el enemigo de uno puede llegar a ser la pérdida de sus propios sueños. 

No es mal mensaje y uno puede disfrutarlo aún siendo adulto. Aunque en este caso, sí está pensado para niños y para explotar el efecto tridimensional. Así que a calzarse las gafas y ver como se te viene todo arriba, que es para lo que fuimos al cine. 

OTRAS PELIS EN 3-D:

El diablo bwana (Bwana devil, 1952) de Arch Oboler. 
Llegaron de otro mundo (It came from outer space, 1953) de Jack Arnold. 
El crimen de la semana (The glass web, 1953) de Jack Arnold. 
El festival de la tercera dimensión (1953) de Luis Torreblanca. 
El museo de cera (House of wax, 1953) de André de Toth. 
El terror de la torre (The maze, 1953) de William Cameron Menzies. 
Monstruos de marte (Robot monster, 1953) de Phil Tucker. 
20.000 leguas de viaje a la luna (Cat-Women of the moon, 1953) de Arthur Hilton. 
La llamada fatal (Dial M for murder, 1954) de Alfred Hitchcock. 
El monstruo de la laguna negra (Creatures from the black lagoon, 1954) de Jack Arnold. 
El regreso del monstruo (Revenge of the creature, 1955) de Jack Arnold. 
Trece fantasmas (13 ghosts, 1960) de William Castle. 
La máscara (The mask, 1961) de Julian Roffman. 
The bubble (1966) de Arch Oboler. 
La marca del hombre lobo (1968) de Enrique López Eguiluz.
Domo arigato (1972) de Arch Oboler.
Prison girls (1972) de Tom DeSimone. 
Amor en tercera dimensión (Liebe in drei Dimensionen, 1973) de Walter Boos.
Frankenstein – En 3D (Flesh for Frankenstein, 1973) de Paul Morrisey y Antonio Margheriti.
Tobidasu jinzô ningen Kikaidâ (1973) de Hidetoshi Kitamura.
Playmates in Deep vision 3-D (1975) de Stephen Gibson.
Comin at ya! (1981) de Ferdinando Baldi.
Martes 13, 3ª parte (Friday the 13th Part 3: 3-D, 1982) de Steve Miner. 
Amityville 3-D (1983) de Richard Fleischer.
El tesoro de las cuatro coronas (1983) de Ferdinando Baldi.
Tiburón 3 (Jaws 3-D, 1983) de Joe Alves.
Pesadilla 6: La muerte de Freddy (Freddy s dead: The final nightmare, 1991) de Rachel Talalay.
Mini espías 3-D (Spy kids 3-D: Game over, 2003) de Robert Rodríguez.

«Las aventuras del niño tiburón y la niña de fuego en 3-D» (The adventures of Sharkboy and Lavagirl in 3-D, 2005) de Robert Rodríguez. Guión: Robert y Marcel Rodríguez, basados en la historia de Racer Rodríguez. Productores ejecutivos: Bob y Harvey Weinstein. Música: John Debney, Graeme Revell y Robert Rodríguez. Fotografía: Robert Rodríguez. Montaje: Robert Rodríguez. Con Taylor Lautner (Niño tiburón), Taylor Dooley (Niña de fuego), Cayden Boyd (Max), Sasha Pieterse (Marissa), Jacob Davich (Linus), George Lopez (Mr. Electricidad), David Arquette (Papá de Max), Kristin Davis (Mamá de Max), Rocket Rodríguez (Lug), Racer Rodríguez (Niño tiburón a los 7 años), Rebel Rodríguez (Niño tiburón a los 5 años). Duración: 93′. Distribuye: Movie.

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 30/09/2005)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *