«La masacre de Texas» (Sergio Moreira)

El loco fanático de Motosierra

Después de no cubrir la cartelera cinematográfica por cerca de un mes, el loco del FantastiComm se enfrenta a Leatherface , más conocido como «El loco de la motosierra». Veamos qué sucede con este encuentro para sacarse chispas.

Después de dos años de espera, llega a nuestras salas la remake del clásico de culto de Tobe Hooper. Después de ver La masacre de Texas uno respira aliviado, se pueden hacer buenas versiones de viejos clásicos. 

¡Papá… contame cómo era la historia!
El 1º de octubre de 1974 se estrenaba en Estados Unidos El loco de la motosierra (The Texas chainsaw massacre, 1974) la primera película de Tobe Hooper – pese a que en 1969 había realizado Eggshells, -que fue exhibida sólo en universidades y nunca estrenada en cines -. Esta película causó tal conmoción que la gente se desmayaba al ver el trailer publicitario (¡esto es muy fuerte!) e incluso en algunos cines contrataron a un tipo grandote disfrazado con una motosierra… lo que ocasionó infartos y muchas demandas. 

Lo cierto es que la película fue un boom absoluto e influyó a más de uno. Desde ese momento, los asesinos seriales se volvieron costumbre en el cine y los enmascarados más aún. Incluso en nuestra tierra hay una banda muy potente que debe su nombre a la peli (y si no es así ya se lo adjudicamos, je je). 

La ópera prima de Hooper contaba la historia de cinco chicos que por llevar a un tipo que hacía dedo, se ven involucrados en un descenso a los infiernos. El autoestopista (como se les decía en los setenta a los que hacían dedo) marca la camioneta con su sangre y desde ahí, los chicos van rumbo al matadero. Por casualidades del guión, van a parar a la casa de la familia del tipo. Así es como vemos que un grandote con su cara encapuchada – por una máscara hecha con la piel extraída de los rostros de los muertos- y armado de una motosierra persigue a todos con intención de matarlos. 

La maravilla del director fue inventar que estaba basado en un hecho real, ocurrido supuestamente un año antes, el 18 de agosto de 1973. Se dijo que la única sobreviviente de la masacre fue Sally Hardesty y que luego toda la familia caníbal fue apresada, salvo Leatherface (cara de cuero), de quien no se sabía su paradero. 

Esto llevó a que se creara un mito urbano sobre Leatherface y esta masacre. La inspiración de Hooper vino por dos lados; por una parte era Ed Gein, el asesino que también inspiró a Alfred Hitchcock para crear al Norman Bates de Psicosis (Psycho, 1960). Por otro lado, el mayor inspirador de Tobe Hooper fue Alexander Sawney Bean, un asesino que vivió durante el reinado de Jaime I de Escocia, que mató y manducó a más de 100 personas. 

El éxito de esta peli y los posteriores fracasos de Hooper (sin contar el suceso de Poltergeist, juegos diabólicos, Poltergeist; 1982), llevó a que doce años después retomara a sus personajes para la secuela Masacre en el infierno (The Texas chainsaw massacre 2, 1986). En esta nueva versión, nuestra familia caníbal favorita regresa y hace de las suyas. La diferencia se hace cuando un policía (encarnado por Dennis Hopper), hermano de dos de los muertos de la masacre anterior, decide cobrarse su venganza. 

Ayudado por una conductora radial, persiguen a los chicos malos y los matan uno a uno. Después de esto se podría decir que la historia estaba terminada, pero ¡noooo! 

Algunos años después llegaría Masacre en el infierno 2 (Leatherface: Texas chainsaw massacre III, 1990), una muy mala secuela dirigida por Jeff Burr. Aquí se trata de continuar la primera parte, eliminando todos los datos brindados por la segunda parte, Leatherface continúa vivo y otros son los que lo ayudan. La historia es la típica berretada de película ochentosa (aún siendo del noventa, arrastraba cosas de la década anterior); chicos que caen en las trampas del psycho killer y son rescatados por un héroe solitario. Parece hecha de apuro y sin cerebro, sólo para recaudar dinerillo. 

Aunque esta peli no funcionó, rindió para que en el ’94 se hiciera una más: El regreso de la masacre de Texas (The return of the Texas chainsaw massacre, 1994) de Kim Henkel. Esta última se ha visto por el canal de cable Space y no ha sido editada en Uruguay, una comedia bastante mediocre (comparándola con el original) que el único interés que nos brinda es el hecho de ser una de las primeras pelis de Renée Zellweger y Matthew McConaughey. Nuestro querido Leatherface iba en picada, pero por suerte esperó unos nueve añitos más para aparecer. 

Che Chita, ¿no te fuiste un poco por las ramas?

La peli que nos concierne ahora es La masacre de Texas, una nueva remake en esta época en que es algo muy común hacer este tipo de películas. De hecho, creo que las remakes ya deberían ser un subgénero. 

En la versión del 2003 se sigue con la idea de que está basada en hechos reales. Sin embargo, si esto fuera tan así no hubieran cambiado tanto a los personajes. 

Aquí cinco chicos que viajan en camioneta levantan a una chica que va por la carretera. Esta chica está tan aterrada no quiere volver al lugar del que salió y, sin previo aviso, se manda un tiro en la saviola. A partir de aquí todo es un caos para los chicos, que lo único que querían era fumarse un kilito de marihuana traída de México. 

Allí conocen a los habitantes del pueblo, que son una graaaaan familia y ¿a qué no saben quien es el que les lleva la comida los domingos a la casa? Si dijeron Leatherface, ¡acertaron! 

La historia va siendo parecida a las anteriores, el cara de cuero los va matando uno a uno y el clima de terror va in crescendo

La diferencia de esta versión con las dos últimas que se habían realizado es que ésta, realmente, ocasiona miedo. El clima está muy bien creado, teniendo en cuenta que su director viene de hacer clips (Faith No More y Janet Jackson están entre sus clientes). El gore, más la necesidad de mostrar el rostro de Leatherface, son algunos de los aciertos de esta peli. 

Es cierto, también, que tiene gruesos errores, ya que el diseño de arte es horrible y ningún personaje parece estar viviendo en el año 1973: las ropas y los peinados son absolutamente del siglo XXI. Salvo este detalle, el resto demuestra estar bien conducido y el duelo entre Jessica Biel y Leatherface es muy interesante. 

‘Tonce vamo al cine, ¿no?

Sí, esta peli vale la pena. Una muy buena remake de un clásico de los setenta, con ningún actor mayor (que desvíe la atención de la historia) y con un guión que viaja por los laberintos del buen terror. 

El loco de la motosierra ha vuelto a las salas, después de haber cortado cuanta leña pudo en la semana del temporal. 

Atención: Todas las pelis comentadas en esta nota se pueden conseguir en Video Imagen, que está en Juan Benito Blanco 866. Si preguntan por Rony, les va a hablar muy bien de mi.

«La masacre de Texas» (The Texas chainsaw massacre, 2003) de Marcus Nispel. Guión: Scott Kosar, sobre el guión de Kim Henkel y Tobe Hooper de su filme de 1974. Productores: Michael Bay, Mike Fleiss. Co-Productores: Joe Dishner, Kim Henkel y Tobe Hooper. Jefe de producción: Joe Dishner. Con Jessica Biel (Erin), Andrew Bryniarski (Leatherface), R. Lee Ermey (Sheriff Hoyt), John Larroquette (Voz del narrador). Duración: 98′. Distribuye: Hoyts. 

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 16/09/2005)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *