«Los cuatro fantásticos» (Sergio Moreira)

¡Qué fantástica familia!

¡Chicos, el universo Marvel está aquí de nuevo! ¡Y ahora con la familia preferida de las historietas! Nos referimos a Los cuatro fantásticos, una peli de matinée prohibida para puristas del cómic.

Cuando Stan Lee creó a Los cuatro fantásticos, no imaginaba que iniciaba una nueva etapa en el mundo de las historietas. Fue este hecho lo que hizo que un director de arte de una compañía mediocre, se convirtiera en la mente creadora de una nueva editorial. Así nacía Marvel Comics. 

¿De qué estás hablando, viejo?

En el año 1961, a Stan Lee (quien había estado trabajando durante 22 años para la compañía Timely) le llega la propuesta de su editor para crear un grupo de superhéroes. Este pedido le llegaba para que compitiera con La liga de la justicia – un título de la National Comics (editorial que luego se llamaría DC) -, una historieta que estaba causando conmoción. Así es que Lee crea a Los cuatro fantásticos, ayudado del dibujo del gran Jack Kirby y con esto dando luz al Universo Marvel del cómic. 

La diferencia que tenían Los cuatro fantásticos con el resto de los superhéroes era su condición de amigos antes que nada. Como luego sería una constante en Marvel Comics, ninguno de los personajes de esta historieta nació con sus poderes. En el caso de Los 4 fantásticos los obtuvieron accidentalmente y, a excepción de Johnny Storm, ninguno está contento con ellos. Otra constante en Marvel son los conflictos humanos en los personajes: aquí hay un grupo de amigos que sufren una deformación en su ADN por adelantarse en sus experimentos. 

Al querer llegar al espacio antes que los rusos es que sufren la contaminación de rayos cósmicos que los convierte en rarezas. Reed Richards es un hombre cuya piel se estira (su nombre es Mr. Fantástico, aunque todos le digan El hombre elástico), Sue Storm se vuelve invisible, Johnny Storm se convierte en una antorcha humana y Ben Grimm se transforma en una Cosa de piedra o barro macizo. 

Estos personajes no serían nada si no tuvieran enemigos y así es que surgen El hombre topo (su primer enemigo), los Skrulls del espacio exterior, el Milagrero, Namor (el príncipe submarino) y el Doctor Doom. Luego de Doom vendrían otros enemigos de este cuarteto, pero este es el más importante que tienen y el que se convertiría (junto a Magneto) en el mayor representante del mal del Universo Marvel. 

El origen de Doom es bastante diferente al de la película, ya que fue un compañero de estudios de Reed que, al vincularse a la magia negra, sufre un accidente que le deforma el rostro. Luego se pierde en el Tíbet y reaparece muchos años después como el Doctor Doom, soberano de Latveria (el único malhechor del mundo del cómic con inmunidad diplomática). 

Pero una cosa es lo que nos dice la historieta y otra muy distinta lo que nos dicen sus adaptaciones. El cómic de los cuatro ha sido adaptado tres veces a la televisión (en 1967, 1978 y 1996) en dibujos animados y ya había sido adaptada en una película antes. 

En 1994, Roger Corman decidió estrenar una versión de los Cuatro fantásticos: el problema era que Corman había comprado los derechos para adaptarla hacía tiempo y como se le estaba terminando el plazo decidió hacer una peli a su estilo. Contrató al director Oley Sassone, quien venía realizando películas clase B y que luego dirigiría algunos episodios de series televisivas. Cuando Stan Lee vio esta peli pidió que no se estrenara nunca y el viejo Corman la guardó en la heladera (aunque ahora la debe haber soltado porque se consigue por internet). 

El guión de esta versión pierde un poco su calidad al colocar a un segundo enemigo, llamado The Jeweler, que le agrega un tono más de comedia infantil a la peli. No sólo el Jeweler, también los súbditos de Doom parecen salidos de una historieta para niños. Y es allí donde se empieza a desgranar la historia. Los efectos son de clase B, pero están muy bien resueltos; la Cosa no tiene nada que envidiarle al de la versión del 2005 y los poderes de Reed y Johnny también están bien realizados. 

En la versión de este año no sale ganando la fidelidad a la historieta, pero sí la espectacularidad y el espíritu de matinée. 

Pero… ¿de qué viene todo?

La historia arranca diferente, Reed es ayudado por Victor Von Doom para llevar a cabo su investigación y allí se reencuentra con una exnovia que es actualmente la asistente de Von Doom y también con el hermano adolescente de ella. Los cinco van al espacio y son expuestos a un fenómeno espacial que les da poderes. 

Cuando Doom comienza a tener cambios en su rostro, decide atacar a los cuatro compañeros de tripulación, a quienes culpa por todas sus desgracias. 

A diferencia de otras pelis basadas en el universo Marvel como X-Men (2000), El hombre araña (Spider-man, 2002) o Hulk (2003), en Los cuatro fantásticos no se profundiza en las sicologías de los personajes. En esta película se juega más a los efectos visuales, al humor adolescente y a una banda sonora vendible. 

Pero, a fin de cuentas, el público se divierte y la historia está muy bien narrada. Si hacemos de cuenta que no existe el cómic original, es un buen comienzo para estos personajes. 

Las diferencias con el cómic original son notorias y lo que se mantiene es la estructura original; por ejemplo, los poderes de los héroes y la relación de amistad que crece cual si fuera una familia. Las actuaciones están bien y la mayor cualidad es que los actores quedan muy bien en sus roles. El temor de que Jessica Alba (El ángel negro, Dark angel, 2000) no diera con el personaje de Sue Storm se disipó y, quizás, el único papel que no gusta – ya que difiere demasiado con el de la historieta sea el de Kerry Washington (Ray , 2004) como Alicia Masters. 
Imperdible la aparición de Stan Lee como Willie, el cartero. 

¿Pero, ‘tonce que hacemos? ¿Vamo’ al cine o no vamo’? 

Absolutamente. A aquellos puristas de las historietas no les va a gustar, pero si hacen a un lado eso y la disfrutan como lo que es, una peli de matinée, se van a divertir montones. 

Los cuatro fantásticos está lejos de ser una de las mejores adaptaciones Marvel, pero también está a la misma distancia de ser de las peores. Indudablemente es superior a Daredevil (2003) y a El castigador (The punisher, 2004). 

Los cuatro fantásticos en las pantallas:

Los cuatro fantásticos (The fantastic four, 1967) de Hanna-Barbera. Serie televisiva animada. 
Los cuatro fantásticos (The new fantastic four, 1978) de DePatie y Freleng. Serie televisiva animada. Esta serie sacaría a Johnny Storm y lo cambiaría por Herbie, el robot. Los productores dijeron que era para que los niños no jugaran con fuego.

La cosa (The thing, 1979) de Hanna-Barbera.

Los cuatro fantásticos (The fantastic four, 1994) de Oley Sassone. Película nunca estrenada.

Los cuatro fantásticos (The fantastic four, 1996) de Avi Arad y Stan Lee. Serie televisiva animada.

«Los cuatro fantásticos» (Fantastic four, 2005) de Tim Story. Guión: Mark Frost y Michael France, basados en la historieta de Marvel creada por Stan Lee y Jack Kirby. Productores: Avi Arad, Bernd Eichinger y Ralph Winter. Productores ejecutivos: Nicolas Atlan, Michael Barnathan, Chris Columbus, Kevin Feige, Stan Lee, Mark Radcliffe. Con Jessica Alba (Sue Storm), Ioan Gruffudd (Reed Richards), Michael Chiklis (Ben Grimm), Chris Evans (Johnny Storm), Julian McMahon (Victor Von Doom), Kerry Washington (Alicia Masters), Stan Lee (Willie Lumpkin, el cartero). Duración: 106′. Distribuye: Hoyts. 

Sergio Moreira (El Fantasticomm, Montevideo Portal, 15/07/2005)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *