“Gringo viejo” (Jaime Costa)

Un gringo viejo y formidable

La peripecia épico-romántica de Gringo viejo es el principal anzuelo comercial de esta producción personal de Jane Fonda, donde ella misma encarna el papel de una maestra solterona que viaja a México en plena revolución (hacia 1913) escapando de un seguro destino de soledad en un entorno familiar hipócrita y represivo, para encontrar el amor y una nueva razón para vivir. En el fondo hay una novela de Carlos Fuentes donde ésta imagina al escritor norteamericano Ambrose Bierce participando de la campaña revolucionaria luego de haber dejado atrás la fama y la adulación que le aburren. Como el dato es históricamente cierto (Bierce se perdió en México durante esa época), la ocasión era oportuna para pintar coloridamente a ese admirable viejo de 71 años (interpretado gloriosamente por Gregory Peck) como parte de una historia de amor y de confrontación entre dos culturas. Como tercer vértice de esa historia aparece un joven general de las fuerzas de Pancho Villa (Jimmy Smits) hijo bastardo de un terrateniente, que tiene sus propios conflictos interiores cuando llega justamente a ocupar la finca que había pertenecido a esa familia. Entre esos tres personajes corre fluidamente la anécdota, que tiene sus cuotas de amenidad, fragor épico, romance y sacrificio, ingredientes sempiternos del cine norteamericano de todos los tiempos.

Al frente de la empresa aparecen nada menos que el argentino Luis Puenzo y su colibretista Aída Bortnik (ambos responsables de La historia oficial) quienes demuestran haber comprendido perfectamente los mecanismos del cine comercial y de la producción internacional a gran escala. La solvencia con que están escritos los diálogos, la espectacularidad puesta de manifiesto para un par de escenas (un vertiginoso asalto a la finca, con despliegue de extras, metralla, descarrilamiento de trenes y explosiones a granel; otra escena donde se desarrolla un baile, con acción a tres puntas y notable composición visual) y finalmente la sensibilidad para construir una media docena de personajes muy vivos y creíbles, interpretados por un buen elenco, son todos elementos valiosos de Gringo viejo. El mayor acierto está representado por por la presencia de Gregory Peck en su poeta rebelde, cínico y temerario, capaz de alcanzar una profunda ternura y un encanto muy particular. La escena en que logra admirar a Jane Fonda y arrancarle un suspiro de contenida emoción, no solamente es un brillante momento de libreto y dirección, sino también un triunfo del actor, que demuestra una completa identificación con el personaje y un magnetismo que solamente los venerables representantes del viejo Hollywood suelen mantener. La presencia de Peck sostiene buena parte del filme y se hace tan entrañable como imprescindible.

Jane Fonda, productora y promotora de toda la empresa, es empero el centro del asunto, porque la experiencia de esa solterona, enriquecida por el aporte de dos hombres de diferente origen y cultura, será la que en definitiva ilumine los tramos finales del filme. Si bien el general Arroyo de Jimmy Smits aparece algo rígido y estereotipado, hay que decir en su favor, que posee el físico y el temperamento apropiados, aunque su conflicto interior trata de representar las contradicciones de la revolución y resulta esquemático y elemental. Son descuentos propios de las coproducciones internacionales, que suelen anteponer los despliegues exteriores al riguroso estudio de la realidad. De todos modos, Luis Puenzo demuestra un espléndido dominio del lenguaje cinematográfico, confirmando un talento que traspasó fronteras. Y merecidamente por cierto.

“Gringo viejo” (Old Gringo) EE.UU., 1989. Director: Luis Puenzo. Libreto de Puenzo y Aída Bortnik sobre novela de Carlos Fuentes. Fotografía en color: Félix Monti. Diseño de producción: Stuart Wurtzel y Bruno Rubeo. Música: Lee Holdridge. Producción: Fonda Films para Columbia Pictures. Productor: Lois Bonfiglio. Elenco: Jane Fonda, Gregory Peck, Jimmy Smits, Patricio Contreras, Anne Pitoniak, Jenny Gago, Gabriela Roel, Sergio Calderón, Pedro Armendáriz Jr., Jim Metzler. Estreno: California y Alfa, 1º/11/89.

Jaime E. Costa (02/11/1989)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *