“En el pozo” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Cautivante “thriller” psicológico

Si este film procediera de cualquier cinematografía del mundo, destacaría por la precisión de sus planteos, el constante y logrado clima de tensión, la estupenda creación de ámbitos opresivos en base al montaje y expresivos encuadres, una ajustada actuación que combinada con los recursos señalados, resuelve con mínimos diálogos un universo existente fuera de ese amplio paisaje, que empero encierra y atrapa a las cuatro figuras centrales. Como cine uruguayo, donde la condición de debutantes en el largometraje recorre a todos los participantes, es un sorprendente logro aparte.

El solitario lago de una cantera abandonada, en el interior del país, alberga a cuatro jóvenes de picnic en el lugar: una sensual mujer, ataviada con un breve bikini o un breve buzo astutamente utilizado para resaltar su sex-appeal, ex habitante de un pueblo cercano, abandonado para vivir en la capital, su novio montevideano, y dos amigos de infancia y adolescencia, anclados en el “pago natal”, con uno de los cuales mantuvo pasadas relaciones amorosas.

El encuentro generará celos, en un crescendo donde ya las primeras imágenes, correspondientes a la preparación de un asado, se encargan de sugerir potencial violencia posterior.

La frase breve, a veces cortada por prudencia de quien la profiere o una intempestiva pregunta, ilustra en base a su contexto, al tono en que es dicha, o en un duelo donde juegan notablemente las fugaces presencias de acentos “canarios”, enfrentando el habla del petulante montevideano. Son estos pequeños “toques” los que hacen de los enfrentamientos personales, un diseño abarcador de las realidades sociales innegablemente uruguayas.

El fortuito “encierro” en el lago, crea un acertado contrapunto entre la amplitud del panorama y el clásico “huis clos” sartriano. Recurso al que el cine acudiera en reiteradas ocasiones, destacando El cuchillo bajo el agua (1962, Roman Polanski). Título que los autores de En el pozo reconocen conocer, aceptando similitudes que empero no fueron parte de las referencias. Y efectivamente En el pozo es un “thriller” psicológico que puede hallar referentes temáticos, aquí desarrollados con un sentido narrativo que aporta su sello personal.

La cámara define a los personajes. Las miradas que durante una caminata y en torno a la ingesta del asado, se depositan sobre los glúteos de la joven, y la contraparte pertinentes, logran diseñar el potencial erótico de esta pareja de inconfundible hembra y macho alfa.

El erotismo y en particular la atracción con que el cine mundial ha acudido al cuerpo femenino como parte de su oferta, tiene aquí su adecuado sitial. La mujer objeto de deseo, aceptada por todos hasta que surgen nuevos parámetros cuestionadores, es la que con sutileza introducen los hermanos Antonaccio, a través de Paula Silva. Una actriz que aporta “physique du rol”, innegable talento personal, y un anzuelo de erotismo comparable al de Bardot en el cine de Vadim o, en un terreno más personal, Anna Karina para su admirador Godard.

La violencia latente, contenida, estalla en el instante preciso, como ineludible consecuencia de lo previo, sin permitir el más mínimo desmayo al relato. Y una vez que eclosionó, no escatima algunas imágenes que obligan –divertidamente, porque este es también un film de humor (y amor) negro- a apartar los ojos de la pantalla.

En el elenco no hay puntos flojos, si bien deben señalarse como estupendas las labores de Beltrán, Silva y Pazos.

El perfecto ritmo del film está en el montaje ya apuntado, y también en la magistral utilización de la luz y sus cambios naturales (comentados por los propios personajes).

Ante el éxito de un director debutante del cine argentino, un productor amigo se acercó y le dijo: “Te jodiste, comenzaste por todo lo grande, en el futuro tu carrera será comparada con ese film.”

El sorprendente equipo que nos dio En el pozo, enfrenta ese desafío a si mismos.

En el pozo” (Uruguay 2018). Dir. y guión: Bernardo Antonaccio y Rafael Antonaccio. Con: Paula Silva, Rafael Beltrán, Agustín Gordillo, Luis Pazos, Natalia Tarmezzano.

Álvaro Sanjurjo Toucon(03/3/2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *