«El guerrero americano» (José Carlos Álvarez)

El guerrero americano es tan intrascendente como las demás películas de su género; pero, al menos, el relato mantiene un desarrollo ameno, rodado en exteriores en las Filipinas, y dejando correr a lo largo de la trama algunas ironías infrecuentes en esta clase de filmes.

El guerrero en cuestión se llama Joe, está interpretado por David Dudikoff, joven atlético, que habla poco y se mueve mucho, haciendo gala de un extraordinario estado físico y de su conocimiento de las artes marciales asiáticas. Joe trabaja como soldado en una base militar de los EE.UU. y es declaradamente amnésico; alistó en el ejercito porque su rebeldía y sus dificultades de comunicación le llevaban a la delincuencia. Cuando un convoy de camiones con pertrechos militares es atacado por guerrilleros filipinos, y una extraña banda de «ninjas» ataca, a su vez, a los guerrilleros y los soldados a cargo del camión, Joe se convierte en héroes por su cuenta elimina a unos cuantos enemigos (guerrilleros y «ninjas») y salva a Patricia (Judie Aronson), la hija del Coronel, de quien él depende, en una fuga por la jungla.

Después, será mal visto por «jugar a John Wayne» y será amenazado por el Coronel y un Sargento. Felizmente, Patricia se ha enamorado de él, le ayuda y hará maravillas entre confusiones, trampas, nuevas emboscadas y persecuciones, que le llevan a tomar por asalto el refugio de un contrabandista y ladrón de armas, que vende a los «contras» de Nicaragua. Hay bromas (insinuadas a propósito de Reagan y el mencionado a John Wayne), buena utilización del paisaje, sorpresivas revelaciones y un gran final digno de Rambo. El guerrero americano no ha de pasar a la historia, pero se deja ver como un pasatiempo de acción y aventuras aunque de inmediato se lo olvide.

«El guerrero americano» (American Ninja). Realización: Sam Firstenberg. EE.UU. 1985. Productores: Menahen Golan y Yoran Globus. Libreto: Paul de Mielche, sobre argumento de Avi Kleinberg y Gideon Amir. Fotografía en color: Hanania Baer. Diseño de producción: Adriana H. Corton. Música: Michael Linn. Intérpretes: Michael Dudikoff, Guich Koock, Judie Aronson, Steve James, Tadashi Yamashita. Una producción Golan-Globus, para The Cannon Group. Sala de exhibición: Cine Trocadero. Estreno: 20/10/1986. No autorizada menores de 15 años.

José Carlos Álvarez (La mañana, 21/10/1986)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *