«Me amarán cuando esté muerto»