“El repostero de Berlín” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Sobre gustos

Un pastelero berlinés marcha a Israel, donde procurará tomar contacto con la viuda y el hijo de quien había sido su amante. Esa invisible presencia del muerto, condicionará una historia de adulterio “gay” que el film suaviza a través de un nuevo romance, cuyo incierto destino condicionará la aceptación de nuevos parámetros sociales, a los que el film contrapone antiguas normas religiosas.

A modo de nexo entre la viuda judía y el amante germano de quien fuera su marido, irrumpe la gastronomía. Para el caso, las delicias de pastelería ofrecidas en la cafetería “Kosher” de Israel y las del café berlinés, buscan convertirse en factor aglutinante, al que corresponde limar asperezas.

Rispideces en las que escasamente incide el engaño conyugal, desplazado por aquellas otras que enfrentan a sobrevivientes de la “shoa” y su descendencia, con el alemán convertido en corresponsable de los estragos ocasionados por sus padres y abuelos en los campos de exterminio de la Segunda Guerra Mundial.

El atractivo planteo en términos de amable comedia dramática donde la gastronomía será determinante para el desarrollo del relato, colocaría a este film junto a La fiesta de Babette (Gabriel Axel), Comer, beber, amar (Ang Lee), Chocolate (Lasse Hallström), Ratatouille (Brad Bird), entre otras.

En cambio la reconciliación judeo germana, cuyas reales propósitos quedan fuera del metraje, es parte de un abrazo universal donde a los integrantes de la cultura LGBT, se otorgan grandes méritos.

Son gustos.

El repostero de Berlín” (Der Kuchenmacher). Israel / Alemania 2017. Dir. y guión: Ofir Raul Graizer. Con: Tim Kalkhof, Sarah Adler, Roy Miller.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *