“Crimen en El Cairo” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Divertido thriller

El realizador Tarik Saleh (1972), sueco de ascendencia egipcia, desarrolla este trepidante “thriller” en El Cairo, en los últimos días del corrupto gobierno de Hosni Mubarak.

Noredin (interpretado por el libanés Fares Fares), detective de la policia cairota, un hombre solitario, es uno de los menos corruptos de sus colegas, simplemente recibe sobornos, robará a algún cadáver el dinero que lleva encima y no vacila ante la oferta de una mujer hermosa. Esa dureza en la que parecen concentrarse los rasgos más oscuros y pesimistas de Mike Hammer, Sam Spade y Philip Marlowe, con un toque de Harry el sucio, se mueve en una ciudad convlusionada, amenazante, algo así como la New York de Taxi Driver (Scorsese, 1976).

En un lujoso hotel, es asesinada una mujer, Noredin es asignado al caso y contrariamente a la inmoralidad imperante, desafía a sus superiores y miembros de la policía secreta, en cuanto a desenmascarar al culpable, probablemente un hombre poderoso e impune.

Sitial decisivo corresponde a una mucama sudanesa del hotel (la “top model” Mari Malek; quien antes de ser estrella de las pasarelas fuera una auténtica refugiada sudanesa con veinte hermanos), quien logra salgan a la superficie las escasas trazas humanitarias del detective.

Saleh lleva adelante el relato a toda velocidad, un vértigo por momentos perjudicial para seguir al detalle cuanto ocurre y porqué acontece. El realizador guionista logra trasmitir que aquí importa el clima, las consecuencias y no el detalle. Con lo cual se distancia de un cine que ha tomado como modelo: el clásico “cine negro” de Hollywood en sus años de gloria de los ’30 a los ’50.

Fares Fares, de piel blanca, con rostro y actitudes en las que combinan personajes policiales de Sterling Haydn y Robert Mitchum, presupone (por parte de condicionados espectadores), algo así como una implícita supremacía racial ante sus pares egipcios y, más aún, ante unos refugiados sudaneses de piel oscura. La morena Tarik Malek –una excepción en el universo de los refugiados- cumple un papel acorde con prejuicios y realidades: es la mucama negra del hotel en El Cairo de 2011, como pudo serlo en cualesquiera de los films hollywoodianos que sirvieran de modelo.

Un espectador egipcio o conocedor de los entretelones políticos de Egipto en 2011, hará de ello un ítem de especial relevancia. Para los otros espectadores, esta coproducción multinacional, ha optado por un viejo y efectivo modelo “hollywoodiano” de probado éxito.

Mucho más que ese relato que nos atrapa desde los primeros fotogramas. Crimen en El Cairo” (The Nile Hilton Incident). Marruecos / Suecia / Dinamarca / Alemania / Francia 2017. Dir. y Guión: Tarik Saleh. Con: Fares Fares, Mari Malek, Yasser Ali Maher, Hania Amar.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *