“Iron Man 3” (Sergio Moreira)

Extremistas

El vengador metálico de Marvel vuelve al ataque, en su tercera película individual y cuarta aparición en el Universo Marvel. A priori todo nos hacía creer que era el fin de una trilogía del héroe de los colores de Progreso, con la esperada aparición del Mandarín (el enemigo mayor de Iron Man) e inspirado en la saga “Extremis”, aparecida en el 2005.

La dirección deja de ser de Jon Favreau, quien dio buenas señales como director en esta saga, pero no así en las películas por fuera de esta (Elf, Zathura, Cowboys & Aliens) y pasa a las manos de Shane Black, que nos trae su segundo trabajo como director tras Entre besos y tiros. La diferencia del nuevo director se nota a las claras, ya no hay tanta seriedad en el personaje, de hecho todo pasa a ser una gran broma con dos momentos brillantes (el reloj de Dora y el título de su autobiografía), pero que pierde peso a la hora de mostrar a los enemigos de Stark.

Podía haber sido uno de los filmes más oscuros, teniendo en cuenta que se enfrentaría al Mandarín, un malvado personaje chino que posée diez anillos de poder que lo convierten en uno de los magos más poderosos del planeta. Sumado a este, el Extremis, una droga que logra convertir a los seres humanos en seres mejorados.

Lo que hace el director en esta entrega es convertir al Mandarín en un personaje tonto e insulso, de la misma forma que casi dos décadas antes Joel Schumacher había hecho con Bane en la película Batman eternamente.

En esta entrega Iron Man pierde su armadura tras un ataque a su hogar (que también pierde) y en el tiempo que tiene, deberá reparar su armadura, luchar contra los ataques de pánico generados por su participación con los Vengadores y tratar de convivir con un niño que lo quiere ayudar.

El guión no está tan bien ajustado como debería, aún en las fallas que tenía la segunda entrega, el guión se amoldaba bien, aquí no tanto. Los efectos tampoco son excelentes, aunque tanto la banda sonora como la fotografía se ven muy bien.

Robert Downey nuevamente salva la plata, en este vehículo creado pura y exclusivamente para su participación, Ben Kingsley hace lo que puede con el personaje peor delineado del filme. El comienzo de la Fase 2 de Marvel Comics deja mucho que desear, tiene buenas escenas de acción, pero no logra la calidad Marvel ya expuesta en filmes como X-Men, Iron Man o El hombre araña de Raimi.

Iron Man 3 carece del rock’n’roll de las dos anteriores y se centra más en el personaje de carne y hueso antes que en el metálico. La vida amorosa de Tony es lo que se muestra más aquí, así como el crecimiento y maduréz del millonario. Un poco excedida en duración, esta tercera entrega es apenas un spin-off (especie de película derivada) de Los Vengadores.

Como toda película Marvel, hay que esperar al chiste final (luego de los largos títulos finales), que involucra un personaje conocido quien también milita en éste grupo de héroes.

La boletería manda y este título ha superado a las dos entregas anteriores, esto significa que Tony Stark volverá, como lo reza un cartel tras los títulos. Esperemos que vuelva pero en mejores manos que en esta oportunidad.

Iron Man 3” (2013) de Shane Black, con Robert Downey Jr. (Tony Stark), Gwyneth Paltrow (Pepper Potts), Don Cheadle (Coronel James Rhodes), Guy Pearce (Aldrich Killian), Rebecca Hall (Maya Hansen), Jon Favreau (Happy Hogan), Ben Kingsley (El Mandarín), Paul Bettany (Jarvis), Miguel Ferrer (Vicepresidente Rodríguez), Bill Maher, Joan Rivers, Stan Lee (Jurado de concurso), Mark Ruffalo (Bruce Banner). Basado en el comic original creado por Stan Lee y Jack Kirby y en “The Invincible Iron Man: Extremis” de Warren Ellis y Adi Granou. Productores ejecutivos: Stan Lee y Jon Favreau. Duración: 130’

Sergio Moreira (06/05/2013)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *