“El ángel” (Mathías Dávalos)

No tengo edad

La canción “El extraño de pelo largo” de La Joven Guardia, particularmente su letra más que su ritmo, abre, cierra y sintetiza una visión libre y personal del director Luis Ortega sobre el joven asesino que conmocionara a Argentina a comienzos de su turbulenta y sangrienta década de los años setenta. Carlos Robledo Puch. Un pibe de veinte años y de clase media que cayó tras asesinar a once personas, ser cómplice de al menos dos violaciones y cometer diferentes robos.

Lo primero a destacar del enfoque de Ortega en El ángel es su determinación por la ficción, con énfasis en una delicada recreación de época, vestuario, fotografía que contrasta colores fríos con cálidos (evocadora de los films de Antonioni y de Fassbinder), y en el uso de su ilustrativa banda sonora (evocadora de Scorsese y de Tarantino) con canciones de Billy Bond y La Pesada, Johnny Tedesco, Gigliola Cinquetti, Palito Ortega, Manal, Pappo, entre otros. Aunque el guion se basa en el libro El ángel negro de Rodolfo Palacios (coguionista del film), no hay una preferencia por el apoyo en el documental, posiblemente tentadora ante una figura tan enigmática como la de este asesino serial de “cara aniñada —los ojos azules y grandes, los labios carnosos y el pelo que le achica la frente—”, como lo describiera con oficio el periodista Osvaldo Soriano en sus crónicas sobre el caso (publicadas en “La Opinión”, 1972), y que respetan tanto el director como Lorenzo Ferro, actor debutante y toda una revelación que interpreta a Carlitos.

Para que resulte la propuesta de Ortega la clave es el personaje central. Ferro es un descubrimiento a reconocerle al director y que actúa como incuestionable centro narrativo ante un elenco con actores reconocidos como Mercedes Morán, Cecilia Roth, Daniel Fanego, Luis Gnecco, Peter Lanzani y Chino Darín. La interpretación de Ferro es vital por su instintiva representación de la juventud: lo que sugiere cuando oculta, su agresividad y sus sentimientos de displicencia e impunidad en su psicología y en su expresión física jamás dejan de construir al asesino ante el espectador.

La preferencia de Ortega en el enfoque del personaje es directa: toma lo que le interesa y descarta lo que no. Expresa un aura de ambigüedad psicopática en Carlitos (entre ángel y demonio) y cierta homosexualidad reprimida mientras prescinde de filmar las brutales agresiones y asesinatos a mujeres que el joven cometió con indiferencia y saña. En El ángel no hay glorificación de la vida criminal ni violencia explícita; hay una distancia del lenguaje del titular de impacto o de la primera plana de los diarios, que en cambio fue clave para forjar la leyenda de Carlos Robledo Puch con motes como “Chacal”, “El ángel de la muerte”, “El verdugo de los serenos”, “El tuerca maldito”, “Unisex”. Otra de las ironías que Ortega trabaja a lo largo del film —situado en años de combate entre policía y “terroristas”, preludio de la dictadura militar liderada por Jorge Videla— es la crítica social. Verbigracia: cuando un especialista en criminología manifiesta en televisión su estupor por un criminal que rompe estereotipos y teorías (como la lombrosiana) que han definido a asesinos y delincuentes como “feos, negros, de nariz aguileña, de frente hundida, de mandíbula prominente, orejudos”.

A casi veinte años de su debut con la experimental Caja negra, esta es la primera gran producción cinematográfica de Ortega (la distribuye la multinacional 20th Century Fox) tras siete películas y su celebrada miniserie Historia de un clan (2015), basada en otro célebre caso criminal argentino: la familia Puccio. El ángel revela el conocimiento de Ortega de las narrativas del cine industrial y de la televisión y un sugerente equilibrio entre ambas expresiones audiovisuales.

El ángel” Dirección: Luis Ortega. Guion: Luis Ortega, Rodolfo Palacios, Sergio Olguín. Fotografía: Julián Apezteguía. Montaje: Guillermo Gatti. Elenco: Lorenzo Ferro, Cecilia Roth, Mercedes Morán, Daniel Fanego, Luis Gnecco, Chino Darín, Peter Lanzani. 2018.

Mathías Dávalos (15/08/2018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *