“Yo soy Tonya” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Mundo deportivo

Tonya Harding (Portland, Oregon, EE.UU., 1970) fue campeona olímpica de Patinaje artístico sobre hielo, especialidad en la que asimismo destacó en otras competencias de su país. Este film es un dramático recuento de su azarosa existencia, apoyándose en una particular estructura dramática del guión, a la vez que ácido retrato de un mundo asfixiante.

A sus tres años, Tonya era una patinadora de excepción, impulsada por una posesiva madre decidida a hacer de su hija una estrella en la especialidad. Ello incluyó castigos corporales que en el fin de la adolescencia y con aquiescencia materna dispensó un marido violento. Unido por no demasiados precisos detalles a un obeso y tonto amigo, autodefinido como “guardaespaldas” de la patinadora.

El film se abre -utilizando un formato de pantalla menor- con “reportajes” (reconstruidos con actores) a la protagonista, a su madre, a su esposo, al amigo de este y algún otro personaje de la historia. Los mismos permiten que los recuerdos de los testimonios se visualicen –ahora ocupando la totalidad de la pantalla- en una sucesión acronológica de las evocaciones alternadas de los entrevistados. Despojándolas de subjetivismos, dando paso a la visión caleidoscópica, posibilitadora a su vez de una mayor concentración de las instancias más dramáticas en la vida de Tonya (marcada desde la infancia por un padre que la abandona huyendo de malos tratos de su cónyuge).

Margot Robbie, como Tonya, y Allison Janey, como su madre, ofrecen trabajos memorables. La primera como ese personaje en el que converge la sumisión de hija y esposa, con los instantes de rebelión, reveladores de discriminaciones sociales no ajenas a la representatividad del país por parte de los sectores humildes. Como en Bellissima (Visconti, 1951), esta es la tragedia de madres deseosas de proyectarse en hijas que “vengarán” así su indeseado destino. A Allison Janey corresponde dar la perversión de su figura materna, con absoluto dominio de gestos y expresiones faciales.

El australiano Craig GIllespie (1967) y el guionista norteamericano Steven Rogers (1965) no solamente han logrado la vivisección de una estrella deportiva, han ofrecido a la vez una contundente mirada sobre el medio que la albergara.

Una vez finalizado el film, ya sobre los créditos, pueden verse fragmentos originales de los reportajes con que se inicia Yo soy Tonya.

Yo soy Tonya” (I, Tonya). EE.UU.2017. Dir.: Craig Gillespie. Guión: Steven Rogers. Con: Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Julianne Nicholson.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas, 23/03/2018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *