“The Post: Los oscuros secretos del Pentágono” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Diarios viejos

El 9 de agosto de 1974, Richard Nixon, presidente de los EE.UU., presenta renuncia a su cargo a causa del escándalo de “Watergate”. Una serie de acciones ilegales de Nixon y su pandilla, oportunamente descubiertas y publicadas por Bob Woodward y Carl Bernstein, periodistas de “The Washington Post”. En 1976, el film norteamericano Todos los hombres del Presidente, dirigido por Alan Pakula, reconstruirá minuciosamente el caso.

Pocos años antes, a comienzos de los setenta, periodistas de “The Washington Post” –por entonces un diario en decadencia que aún se imprimía con plomo- y del poderoso “The New York Times”, dan a conocer los llamados “Papeles del Pentágono”, revelando como sucesivos presidentes estadounidenses (Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson) mintieron a su país respecto a –entre otras cosas no menos graves- la situación catastrófica de las Fuerzas Armadas norteamericanas en sus incursiones por el mundo (Un alto porcentaje de los hoy llamados “dreamers” revistaban en sus filas).

De esto trata “The Post”, de Steven Spielberg, con un ingenioso y habilidoso guión en que el proceso de divulgación periodística se enraba con la situación económica de la publicación. El film, resuelto con diálogos constantes, sin una línea que sobre, logra inusitada vertiginosidad a través de las idas y venidas de periodistas empecinados en lo ético y otros que no lo están tanto, mientras la directora de “The Washingon Post” superpone, a su vez, la responsabilidad de mantener en el dominio familiar el periódico fundado por su abuelo, que a su vez fuera dirigido por su extinto marido. La interpretación de esta mujer por Meryl Streep, ratifica, una vez más, su formidable histrionismo ante cualquier desafío, convirtiendo en trabajo encomiable aún aquellos de menor envergadura. Tom Hanks, con gran desempeño, continúa adherido a ese prototipo del ciudadano norteamericano que, por encima de algunos momentos censurables, es y será “un gran tipo” (For He’s a Jolly Good Fellow).

El entramado de personas e intereses (de la Casa Blanca, de la prensa, de la banca y de las cotizaciones de Bolsa), posee una dinámica interna y visual imprescindible para un relato casi totalmente en interiores y, como se señalara, con gravitante fuerza de los diálogos. Conviene estar atentos, pues el trajinar incesante favorece confusiones transitorias.

Allí está el pulso firme y la dominación de los “tempos”, presentes en casi toda la filmografía de Spielberg desde sus inicios en 1971 (Reto a muerte).

Spielberg es imagen del admirado “winner” norteamericano. Hace un cine formalmente impecable, comercialmente exitoso, verdaderos “shows” no ajenos a cierto atractivo cuasi circense, así se trate de una aventura fantástica, un campo de concentración, o una biografía (hagiográfica). Es también un norteamericano que busca lo positivo ante lo negativo de su país. Como muchas de las fachadas de viviendas de los pequeños pueblos norteamericanos, sus films parecen llevar al frente la enseña de las barras y las estrellas. The Post denuncia implacablemente, aunque, fiel a Hollywood, detiene su metraje en un buen momento y “tout va très bien”. La ley, una vez más protege la libertad de prensa. Sus denuncias permitirán “que todo cambie para que siga como está” (Lampedusa en Il Gatopardo).

La prensa norteamericana, para el caso de alcanzar la ética expuesta en films como este, demuestra escasa incidencia en una sociedad donde casi la mitad de los votantes apoya a Trump. Aunque ha de reconocerse, el cine de EE.UU., infinidad de veces, ha señalado que algo huele a podrido en las rotativas de sus periódicos (micrófonos de sus radios y cámaras de TV). Al respecto conviene ver una película llamada El ciudadano.

The Post: Los oscuros secretos del Pentágono: un gran pasatiempo tranquilizador, hasta que la prensa norteamericana, como se insinúa y así ocurrió, devele el próximo escándalo o (algún día) despeje ecuaciones aún sin resolver. Desde el asesinato de Kennedy, al ¿avión?, ¿misil?, ¿? que el 11 de setiembre destruyó una buena parte del Pentágono.

The Post: Los oscuros secretos del Pentágono” (The Post). EE.UU. / Reino Unido 2017. Dir. y Productor: Steven Spielberg. Guión: Liz Hannah, Josh Singer. Con: Meryl Streep, Tom Hanks, Sarah Paulson.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas, 02/02/2018)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *