“Park” (Alvaro Sanjurjo Toucon)

Juventud vs. Gasto público

Cuando decimos “cine sobre adolescentes”, surgen de inmediato dos grandes divisiones –a su vez subdividibles-: las ñoñas, anodinas y falsas comediolas “hollywoodianas” y sus epígonos de diversa procedencia, y los abordajes maduros del tema –que pueden ser comedias-, enfocándolo desde disímiles perspectivas, siendo la relación de los jóvenes con el entorno, una de ellas. Nítidamente identificada por films como Los olvidados (Buñuel, 1950), Los 400 golpes (Truffaut, 1959), Crónica de un niño solo (Favio, 1965), Los golfos (Saura, 1960), Deprisa, deprisa (Saura, 1980), La ciudad y los perros (Lombardi, 1985), Estación central (Salles, 1998), y un largo etcétera donde no faltan más recientes ejemplos latinoamericanos, europeos y del lejano oriente.

Las naciones suelen albergar eventos que requieren ingentes gastos de infraestructura, justificando los mismos con infaltable y frecuentemente no cumplida muletilla: “una vez finalizada/o (la Olimpíada, el Congreso, el Campeonato, la Exposición, etc. etc.) las instalaciones (estadios, piscinas, albergues para las delegaciones, etc. etc.) serán destinadas a cumplir funciones en beneficio del país y sus habitantes.”

Se sabe que son más las veces que el destino final es otro menos loable, cuando, peor aún, son ruinas que albergan a familias e individuos a los que no se sabe donde ubicar.

Los restos edilicios de la Villa Olímpica de Atenas (2004), se entregaron a familias humildes sin vivienda, que así se convirtieron en habitantes de unas ruinas menos gloriosas que las del Partenón, en medio de la nada.

En ese entorno, adolescentes de ambos sexos, aprisionados” por el hábitat, vagabundean, se aburren, descubren la sexualidad, crean su propio mundo de riguroso presente, y ocasionalmente bordean los sitios de quienes poseen cuantiosos recursos.

La realizadora Sofía Exarchou (Atenas, 1979), irrumpe en el largometraje con este título que rescata principios fundamentales del más puro neorrealismo italiano, ofreciéndonos este testimonio reconstruído, podría decirse este documental que, sin una historia en el sentido tradicional, atrapa por la autenticidad material, social y psicológica de cuanto recrea. El suyo es cine que sin estridencias ni embanderamientos, desmitifica falsos fulgores, dejando ver la sordidez existente por detrás.

Park” Grecia / Polonia 2016. Dir. y guión: Sofía Exarchou. Con: Dimitris Kitsos, Dimitra Vlagopoulou, Thomas Bo Larsen.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas, 26/01/2018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *