Monfic 17: Previa (Guilherme de Alencar Pinto)

Más acá de Hollywood

Anoche, miércoles 25, tuvo inicio la 16ª edición del Festival Internacional de Cine de Montevideo (Monfic), con una función especial para invitados de Yo soy así: Tita de Buenos Aires, el biopic argentino sobre Tita Merello. El Monfic es actualmente el cuarto mayor festival uruguayo de cine (luego de los de Cinemateca, de Punta del Este y el Atlantidoc). Se va a desarrollar, como siempre, en las salas del Movie del Montevideo Shopping, desde hoy jueves hasta el domingo 5 de noviembre.

Están programadas 45 películas. Varias de ellas tienen previsto estreno regular en Uruguay en los próximos meses, pero algunas se exhibirán por aquí quizá en esta única ocasión.

El título que suscita la mayor expectativa a priori es Zama, el cuarto largometraje de la estupenda argentina Lucrecia Martel, sensación en el más reciente Festival de Venecia. Un título así ennoblece a cualquier festival.

Zama se exhibirá como parte del Ciclo Argentino, que incluye también Yo soy así y cinco películas más. Habrá también un Ciclo Nacional (casi todos documentales, y una coproducción de ficción con Argentina) y un Ciclo Retrospectiva, también de cine uruguayo, que constituye una escueta pero bienvenida muestra de este cuarto de siglo de consolidación de la producción local, desde El dirigible, de 1994, hasta Reus, de 2011.

El Ciclo Europeo es la sección más numerosa del festival, con 17 títulos de 14 países. Se viene dando un fenómeno de acomodamiento de mercados por el cual el cine europeo viene ocupando el nicho de películas de tipo ligero pero destinadas a un público maduro, normalmente relegado en la masa de estrenos provenientes de los Estados Unidos. Buena parte de los estrenos europeos son de esa veta, de la que hay comedias sobre las dificultades de un señor en manejar la computadora, los percances de una mujer en la menopausia, o las amistades en la vejez de la reina Victoria. Pero el ciclo también incluye películas con más filo y densidad, de directores excelentes como el rumano Cristian Mungiu (La graduación) y el veterano italiano Marco Bellocchio (Dulces sueños). Entre los diversos premios cosechados por varios de esos títulos europeos, El Nuevísimo Testamento, del belga Jaco Van Dormael fue la ganadora como mejor película del último Magritte (el “Oscar” belga francófono) y La graduación ganó el reconocimiento a la mejor dirección en Cannes.

Hay también un Ciclo Internacional, que incluye películas de Palestina, Túnez y Japón. Aquí, al menos a priori, el destaque es para la sensible comedia Detrás de la tormenta, nueva realización de Hirokazu Koreeda. En el espacio excepcional del festival, por una vez, el cine estadounidense es una relativa minoría, y las películas de ese origen están confinadas a este ciclo “internacional”, y son ambas obras de directores extranjeros: el israelí Joseph Cedar (Norman, el hombre que lo conseguía todo) y el palestino Hany Abu-Assad (Más allá de la montaña).

Bueno, la afirmación anterior sobre cine estadounidense es parcialmente falsa, porque, por primera vez, este Monfic va a incluir un Ciclo de Terror, integrado sobre todo por preestrenos de películas estadounidenses del género, a exhibirse en funciones tardías, y destinadas mayormente a un público juvenil. La que suscita más expectativa es Jigsaw: El juego continúa (inesperada octava entrega de la franquicia El juego del miedo). Este ciclo incluye también, como excepción, la producción argentina Aterrados.

En comparación con anteriores entregas del festival, se extraña una mayor variedad de cine latinoamericano, aunque por otro lado es muy bienvenido el incremento en la presencia de cine uruguayo (del nuevo y del histórico).

Entre los distintos títulos hay participaciones actorales estelares: Isabelle Huppert, Géard Depardieu, Ethan Hawke, Judi Dench, Catherine Deneuve, Richard Gere, Kate Winslet, Pierre Richard y otros.

Las entradas tienen un costo rebajado, y está además la posibilidad de adquirir cuponeras de 5 entradas en que cada función vale aun menos. Es otro estímulo más para aprovechar este concentrado lapso en que el espacio del Movie Montevideo cambia de perfil y se abre a una amplia variedad de cinematografías, modos de producción y enfoques, con varios títulos de especial interés.

GAP (La Diaria, 26/10/2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *