“Aurora” (Álvaro Sanjurjo Toucon)

Del cine infrecuente

Un hombre tímído es “introducido” en el cerebro de una mujer, iniciando una vida fantástica. Tal el punto de partida de Aurora.

La nueva existencia dará importante lugar al sexo (muy sugerentes imágenes casi abstractas) y a controversias respecto a este impulso ancestral y sus derivaciones.

Los diálogos de denso contenido, introducen, por proximidad, diversos planteos que hacen de este un film filosófico.

Las palabras pasan a ocupar importante sitial, en tanto la extraña presencia en el cerebro, lleva al film al ámbito de la ciencia ficción, en medio de ambientes oníricos. El vínculo sexual adquiere un mayor espacio visual y conceptual. El primero con las sugerentes formas moviéndose en la penumbra, el segundo con diálogos y presencia directa o sugerida. ´

La atmósfera creada, por momentos y considerando planteos y puesta en escena, parece aproximarse al Solaris de Tarkovski, en tanto una escenografía espléndidamente construída con luces, deja la sensación de pertenencia al universo de 2001, odisea del espacio,

Una realización con amplio sitial para hacer confluir en ella los componentes más densos de sus diálogos filosóficos, con la presencia agilitadora de esos intangibles espacios construidos con luces.

Lituania se emancipó de la URSS tras la implosión de esta última. Entre 1999 y el presente, en el Uruguay se estrenaron diecisiete films de esa procedencia, la casi totalidad de ellos en Festivales de Cinemateca.

Aurora” (Aurora). Lituania 2012. Dir.: Kristina Buozyte. Con: Marius Jampolskis, Jurga Jutaite.

Álvaro Sanjurjo Toucon (Semanario Crónicas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *