«Alto el juego» (Sergio Moreira)

alto-el-juego

War: La guerra no es un juego

Hace varios años, el escritor Alfredo Alzugarat, tras ver a sus hijas e hijos de amigos jugar al juego de mesa War, se inspiraba para escribir uno de sus libros, que llevaba el título «War: La guerra no es un juego». En este caso es Walter Tournier quien se inspira en varias cosas, uno: la proliferación de juegos bélicos (que no es propio de la actualidad, sino una constante de los juegos infantiles) y dos: la infancia víctima de la guerra.

En este cortometraje, que no por corto deja de ser impactante, Tournier parte desde una publicidad de armas de plástico, pasando por una tienda que solo vende juguetes violentos para niños, para luego centrarse en lo que transmiten esos mismos chiches.

La escena de guerra entre muñecos de papel de diario, quienes manejan armas que parecen muy reales y destruyen, tanto tanques de guerra como todo lo que hay a su alrededor, es de una fuerza y realismo que atemorizan. La aparición de un niño jugando en una caja de cartón, tratando de salvar su vida como siguiendo su instinto infantil, deja la sensación de que mucho está fallando en este mundo.

Tournier logra que sus muñecos animados nos dejen un nudo en la garganta, definitivamente la guerra no es un juego y si estamos logrando que los niños crean esto, hay algo que estamos haciendo mal.

Otro gran acierto es el sonido y la dirección, la cámara temblando ante cada disparo, como si fuera parte de las paredes que se derrumban y el ruido estremecedor de las armas nos meten de lleno en la violencia de este aparente juego. Los muñecos hechos de papel de diario y los diarios que decoran todo el lugar son una buena elección del director, ya que uno puedo desviar su vista en lo que dice cada uno y puede ver palabras en ruso, árabe o inglés, países que conviven con la guerra; algo que quizás – lamentablemente – puedan llegar a naturalizar. La caja que contiene al niño, acertadamente, no tiene ninguna palabra que la pueda identificar, ese niño agredido no es necesariamente de un sólo lugar, incluso puede ser más que uno de tantos que se pierden en la guerra, podemos entenderlo como cualquier niño que fue educado con la filosofía de que las guerras son necesarias y que pueden jugar a que matan a los malos, que obviamente serían los del bando enemigo.

Walter Tournier sigue siendo el más grande animador de nuestro país, un maestro que constantemente nos trae sus inteligentes historias, pero a quien quisieramos disfrutarlo mucho más de lo que podemos.

«Alto el juego» Uruguay, 2016. Dirección, guión, animación, arte: Walter Tournier. Producción: Lala Severi y Mónica Colista. Montaje: Daniel Márquez. Escenografía: Pablo Da Silva y Daniel Randall. Postproducción: Juan Andrés Fontán, Joaquín Tournier, Daniel Márquez. Sonido: Carlos Abbate. Editora de sonido: Sofía Straface. Estudio de mezcla: Márquez Post. Música: Carlos Da Silvieira y Leonardo Croatto. Iluminación: Santiago Epstein y Diego Velazco. FILMACIÓN EN SUPERMERCADO: Producción: Mario Jacob. Fotografía: José María Ciganda. Diseños packing: Joaquín Tournier. Extras: Belén Ballesteros, Verónica Burghi, Joaquín Tournier, Juan Manuel Cayota, Cecilia Ramón, Camilo Alegari, Martina Alegari. Duración: 7′

Sergio Moreira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *