Información sobre “Minions” (Nicolás Tabárez)

Minions

De secundarios a protagonistas

Minions, que hoy se estrena en los cines locales, es el último ejemplo de filmes que pasan a centrarse en los personajes de reparto más divertidos y populares.

A veces, en las obras de ficción, suele suceder que un personaje secundario (o varios) se termina haciendo más popular que el protagonista de la trama. Suelen tratarse de los encargados de aportar risas a la historia, que con su carisma y buen humor tienden a caerle mejor al público y ser el centro de las miradas en cada escena que aparecen.

Los creadores suelen tomar nota de estos personajes populares y generarles un producto propio, con el fin de complacer al público que quiere ver más de estos personajes, lo que, como contraparte, genera mayores beneficios económicos. Un escenario habitual para este tipo de derivaciones es el cine infantil, que ha desarrollado varios spin-off de personajes exitosos que surgieron a la sombra de otros.

Cabe aclarar que un spin-off es un producto narrativo que se deriva de otro ya existente. Ejemplos recientes son la película de los pingüinos de Madagascar o la futura trilogía de películas Animales fantásticos y dónde encontrarlos, que proviene del universo mágico de Harry Potter. Otro caso más viejo es el de la película Ewoks: la batalla de Endor que deriva de la saga Star Wars.

El caso más reciente es el de Minions, película que hoy se estrena en la cartelera local y que tiene como protagonistas a Kevin, Stuart y Bob, tres ejemplares de estas criaturas amarillas cuya única intención en su vida es trabajar para el individuo más malo que exista en la Tierra.

Desde su debut en la película Mi villano favorito (2010), los minions (literalmente, secuaces o subordinados) se han convertido en juguetes, ropa, calzado y todo tipo de productos, a la vez que son lo más reconocible de la saga de la que provienen.

Antes de Gru

Estas criaturas amarillas, que hablan en un idioma incoherente pero del que a veces se entienden palabras, que aman las bananas y la música, actúan en las dos películas de Mi villano favorito como los asistentes de Gru, el malvado del título. El filme que se estrena hoy transcurre 42 años antes de que los minions conozcan a Gru, en 1968.

Al inicio de la trama, los minions están tristes ya que no tienen ningún amo malvado al que seguir. Será responsabilidad de Stuart, Bob y Kevin salir a recorrer el mundo para encontrar a alguien que ocupe ese lugar.

Así llegan a Nueva York, y posteriormente a Orlando, Florida, donde entran en contacto con Scarlett Overkill (interpretada en la versión original en inglés por Sandra Bullock y por la mexicana Thalía en la versión latina) la villana más famosa del mundo, quien adopta a los tres minions para que la ayuden en su plan de robar la corona de la reina de Inglaterra.

La película está dirigida por el francés Pierre Coffin, quien también fue el responsable de las dos partes de Mi villano favorito y es el encargado de prestar su voz para los adorables seres amarillos. La versión inglesa cuenta también con las voces de Jon Hamm (Mad Men), y Michael Keaton (Birdman); mientras que la versión en español latino que también se podrá ver en los cines locales, tiene como estrella a Ricky Martin en el rol de Herb Overkill, el esposo de Scarlett.

Películas como Minions pueden tener dos resultados. Puede ser un éxito, al enfocarse en la parte más popular y divertida de una historia, o pueden no funcionar, ya que hay veces en los que este tipo de personajes rinden mejor cuando aparecen de forma breve o tienen un rol secundario. Este último no parecería ser el caso de las criaturas amarillas.

Minions promete una oferta de momentos divertidos y ser uno de los entretenimientos populares (tanto para los niños como para los adultos que los acompañen) de las vacaciones de julio que están a punto de comenzar.

Ejemplos de spin-off infantiles

Los pingüinos de Madagascar

Estos cuatro personajes terminaron protagonizando su propia serie de televisión en la cadena Nickelodeon y, a comienzos de este año, estrenaron su propia película con un buen recibimiento de la crítica y el público.

Timón y Pumba de El Rey León

El jabalí y el suricata surgieron de un clásico animado de Disney y acabaron generando su propia serie televisiva, con “visitas” de otros personajes de la película. Su encanto puede ser sintetizado en la canción Hakuna Matata.

Cars y Aviones

Con bastante menor popularidad y éxito entre la crítica (no así en la taquilla), los aviones de esta serie viven en el mismo universo que el Rayo McQueen, el remolque Mate y los demás vehículos con rostro. Ya llevan dos películas y Disney prevé una tercera.

Nicolás Tabárez (El Observador, 25/06/2016)