“Mente implacable” (Fernán Cisnero)

El equipo estaba pero algo salió mal

Algo debe haber salido mal en el camino de la idea, el casting y la concreción de una película como Mente implacable.

Tiene un elenco que le aporta una combinación de prestigio y taquilla (Kevin Costner, Ryan Reynolds, Gary Oldman, Tommy Lee Jones y hasta la Mujer Maravilla, Gal Gadot) pero ese equipo que está para ganar el campeonato, no evita que se termine peleando el descenso.

Quizás el principal problema sea el guión (firmado por los experientes David Weisberg y Douglas Cook) que es un pastiche de ciencia ficción y película de acción innecesariamente violenta. Es sobre un agente de la CIA (Reynolds, en otra película en el que pasa al cuerpo de otra persona) que muere con un secreto que puede salvar al mundo por lo que, por razones que solo un Tommy Lee Jones avejentadísimo sabe, le pasan sus pensamientos a un psicópata (Costner, imponiendo presencia) de mucho temer. Ese experimento sale mal, claro, y aunque el jefe de la CIA (Gary Oldman, en plan desaforado) se enoje, el tiempo corre a favor del villano, que es un anarquista millonario, vegano y torturador. Eso hasta que Costner se adapte a su nuevo cerebro, incluyendo un innecesario acercamiento con la viuda. Todo es demasiado raro.

Algunas persecuciones, principalmente al comienzo, hacen pensar que la cosa va a ir por un camino si no original por lo menos interesante pero no son más que falsas alarmas. Básicamente es un entretenimiento sin muchas pretensiones y de resolución torpe.

No ayuda la incapacidad del director Ariel Vromen (sin antecedentes de los que ponerse orgulloso) por salirse de un molde que venía fallado.

Mente implacable” Título original: Criminal. Estados Unidos, 2016. Director: Ariel Vromen. Guión: Douglas Cook, David Weisberg. Fotografía: Dana Gonzales. Música: Keith Power y Brian Tyler. Con: Kevin Costner, Ryan Reynolds, Gal Gadot, Gary Oldman, Tommy Lee Jones, Michael Pitt. Duración: 113 minutos. Estreno: 2 de junio.

Fernán Cisnero (El País, 04/06/2016)