Georgina Torello y “El pequeño héroe del arroyo del Oro” (Álvaro Sanjurjo Toucón).


Aunque pueda parecer un acto de vanidad, para referirnos a una importante comprobación de la periodista e investigadora Georgina Torello, debemos comenzar mencionando nuestro reciente libro “Los programas hablan”. Allí se dice: “Mayoritariamente, se ha coincidido en señalar 1929 como año de producción de El pequeño héroe del arroyo del Oro, hay quienes sostienen, de acuerdo a referencias en la prensa de la época, que sería de 1932. Una incógnita a dilucidar.”

En la edición de “la diaria” del jueves 24 de diciembre de 2015, Torello, al reseñar el libro, señala que nuestra cita es “es muestra de varios mecanismos. Para empezar, de lo que podríamos pensar como una historia “oficial” instalada que, sin discutir el origen de las fuentes citadas, construye una red de citas recíprocas cuyo origen se pierde en el tiempo, funcionando sin datos comprobables (el “mayoritariamente” no supone la existencia de diferentes documentos, sino la datación a posteriori del film y, a partir de ella, una cadena de reiteraciones del dato).”

Efectivamente así ocurre, y tuvimos ocasión de comprobarlo cuando, años atrás, al investigar acerca de la real ubicación del “Salón Rouge”, nuestra primera sala cinematográfica, comprobamos que diversos autores simplemente se repetían unos a otros, no haciendo más que ratificar un error sin investigar acerca de la veracidad del dato.

Torello señala nuestra duda respecto a la fecha de producción de El pequeño héroe del arroyo del Oro, a la vez que despeja la incógnita con una rotunda prueba que merece destaque, y no puede dejarse como mera referencia en la reseña de nuestro libro.

Manifiesta Torello, que con motivo de sus investigaciones sobre cine silente en el Uruguay, está directamente involucrada en el asunto, y que en lo relacionado con la fecha de producción del film en cuestión, “Tres tipos de fuentes indican, sin ambigüedades, que la película de Carlos Alonso es de 1932. La cobertura en la prensa de la época es la más inmediata (por ejemplo, el 15 de marzo de 1932 se anuncia en El País la exhibición privada de la película, un tipo de proyección usualmente realizada antes del estreno en cines comerciales), y es corroborada por los primeros programas de mano conservados (de 1932 o posteriores, como el que aparece en Los programas hablan). La segunda es de carácter bibliográfico: la publicación Monumento al Pequeño Dionisio. Iniciativa del departamento de Treinta y Tres por moción del ex edil Carlos Alonso (1953), en la que aparece una amplia cobertura de las proyecciones en todo el país, iniciadas en 1932. Y, por último, una entrevista con Hilda Quinteros, que era bebé cuando interpretó en ese film a Marina Ramos Díaz, la hermana salvada por el pequeño héroe. En 2011 Quinteros, hoy fallecida, me contó generosamente lo que su madre le había relatado de la filmación y confirmó aquello que las otras fuentes gritaban desde hacía tiempo: nacida en noviembre de 1930, cuando interpretó el personaje -me dijo- tenía un año y medio.”      

Si bien las dos primeras fuentes parecen sobradamente concretas sobre la fecha en discusión, puede hallarse en ellas un pequeño sitial para la controversia, en tanto la tercera, se corrobora con la documentación existente acerca del nacimiento de la pequeña actriz.

De esta manera, el cine nacional (exhibición y realización) posee información indiscutible respecto a que el “Salón Rouge” funcionó en uno de los salones comerciales (el situado en el extremo oeste) del edifico, aún existente, ubicado en el Padrón 3060, sito en la calle 25 de Mayo, entre Zabala y Misiones; y que el film El pequeño héroe del arroyo del Oro, fue rodado en 1932.

Dos importantes confirmaciones a no olvidar.

Álvaro Sanjurjo Toucón (06/01/2016)